Asad institucionaliza la guerra civil

Los penachos de humo que asoman por encima de los tejados de las ciudades sirias y el recuento incesante de muertos han sepultado bajo un manto de oprobio y repulsa internacional el calendario anunciado la semana pasada por el presidente Bashar el Asad: celebración de un referendo el día 26 de este mes para aprobar una nueva Constitución y elecciones legislativas para 90 días después. Más que adentrarse por la senda de la reforma, las matanzas diarias en todo el país, especialmente en el triángulo suní -con Homs y Hama en primer lugar-, llevan al régimen a institucionalizar la guerra civil como un mecanismo para perpetuarse o, por lo menos, prolongar la agonía. En verdad, nada es demasiado nuevo en la crisis siria, incluido que corra la sangre: en febrero de 1982, Hafez el Asad, padre del dictador ahora en el puente de mando, ordenó un ataque sin piedad contra la ciudad de Hama, donde celebraban una reunión los Hermanos Musulmanos, en el que murieron 20.000 personas.

 

Mural de víctimas

Mural de víctimas de los bombardeos de Hama entre el 2 y el 28 de febrero de 1982.

Las esperanzas de primera hora manifestadas por intelectuales árabes se han desvanecido. Difícilmente el escritor marroquí de expresión francesa Tahar ben Jelloun, podría escribir hoy en los mismos términos que lo hizo hace un año en las páginas del libro L’étincelle (la chispa): “Desde que Barack Obama evocó el respeto de los derechos humanos ante su visitante chino en enero del 2011, ha dejado de ser fácil hacer que los negocios pasen por delante de los derechos del hombre”. Puede que haya dejado de ser fácil, pero entre el veto ruso-chino en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y los riesgos inherentes a una implicación sin cautelas -hablar de Siria es hablar del Líbano, de Hizbulá, de Irán, de los altos del Golán-, Estados Unidos y la Unión Europea han dejado de ser actores decisivos.

El profesor Mark Lynch, director del Institute of Middle East Studies y coautor de un informe elaborado para el think tank Center for a New American Security, sostiene en las páginas de Foreign Policy: “Fui un partidario decidido de la intervención en Libia. Pero desviar el debate acerca de Siria hacia las opciones militares ha sido contraproducente”. En resumen: Lynch forma parte de la larga lista de politólogos que estiman un despropósito repetir la experiencia de Libia por dos razones: los riesgos son mayores y la oposición a la dictadura está lejos de constituir un bloque histórico sólido.

La debilidad debida a la división es un asunto crucial, el resorte que probablemente da más margen de maniobra al presidente Asad. Al menos, deben tenerse en consideración tres organizaciones opositoras: el Comité Nacional Sirio, mayoritario; la Coordinadora Nacional Siria, que incluye algunos paniaguados del régimen alarmados por la derrota que toman los acontecimientos, y el Ejército Sirio Libre, heteróclita alianza de desertores del Ejército y de partidarios de la acción directa, pobremente armados, cuya adscripción ideológica resulta aventurada. A lo que hay que añadir el mosaico confesional -sunís (mayoritarios), chiís afectos a la secta alauí (la minoría a la que pertenece Asad), cristianos y drusos- y la comunidad kurda, con su propio memorial de agravios.

Todo lo cual lleva al economista libanés y analista de la primavera árabe, Nadim Shehadi, profesor de la Chatham House, a sostener lo que sigue: “Uno de los asuntos más complicados en matemáticas, economía, política, leyes electorales, etcétera… es el método de agrupación de una preferencia individual en el grupo preferente. De hecho, el asunto no está resuelto. La mejor prueba de que es así es la diversidad de sistemas electorales y leyes que intentan sumar el individuo al grupo. Esta es probablemente la cuestión de fondo en el debate sobre el sectarismo”.

Es justamente el temor a una guerra sectaria el gran freno que mantiene a las clases medias de Damasco encerradas en sus casas y lo que explica que, comparativamente, la tensión en la capital sea menor que en otros lugares. El arabista francés Gilles Kepel lo analiza así en Alternatives Internationales Hors-série: “Líbano e Irak han conocido guerras civiles sangrientas estos últimos decenios y una de las razones por las cuales la burguesía suní de Damasco no se ha inclinado del lado de los revolucionarios no es solo el temor a que la masa suní empiece a atacar a una burguesía aliada al régimen de Bashar el Asad, sino que la caída de este último se traduzca en una nueva guerra civil interconfesional”.

Tampoco puede desdeñarse el testimonio recogido en Al Qardaha, la aldea natal de Hafez el Asad, por la periodista Sara Daniel, del semanario progresista francés Le Nouvel Observateur. “Si Bashar no hubiese sido tan popular, hace tiempo que el régimen se habría hundido”, le dijo a Daniel un habitante de Al Qardaha. Desde luego, no es un factor nada desdeñable tener en cuenta la popularidad de que gozó el presidente durante sus primeros años de mandato. Al suceder a su padre en el 2000, hubo quien atisbó señales de cambio que permitían esperar una larga transición desde la república hereditaria recibida por Asad a otra presidencialista y pluripartidista con limitaciones, tutelada por el Ejército y la omnipresencia de los funcionarios del partido Baaz, los dos puntales del régimen. Todo fue un espejismo que se desvaneció en cuanto los blindados abrieron fuego y los escuadrones de la muerte se adueñaron de la calle.

La realidad es hoy la dislocación de la sociedad siria, la fractura en la comunidad internacional a causa de la guerra civil, la utilización que de la crisis hace Irán, con dos buques de guerra en el puerto de Tartus, los paños calientes de la Liga Árabe y el temor a que el conflicto histórico entre el mundo suní, encabezado por Arabia Saudí, y el chií, pilotado por los herederos de la tradición persa, se adueñe de la situación. Abdel Bari Atwan, editor del diario Al-Quds Al-Arabi, que se publica en Londres, describe en el liberal The Guardian, de la capital británica, qué amenazas se ciernen sobre el arco de crisis que va del Mediterráneo oriental a la república de los ayatolás: “El problema es que al aislar al régimen de Asad, la Liga Árabe arriesga una polarización de las alianzas con potencial para ampliarse: el conflicto sectario en Siria puede extenderse más allá de sus fronteras y al resto de la región; en el peor escenario, vemos posible un regreso a la guerra fría, alineando posiciones en el chia -la comunidad chií-, respaldada por Rusia y China, contra los países sunís, apoyados por Occidente”.

Mientras, los muertos superan largamente los 10.000. Entre ellos, siete periodistas, de los que dos perdieron la vida el miércoles, alcanzados por un bombardeo en Homs: la estadounidense Marie Calvin y el francés Rémi Ochlik.

Tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario