Siria, la matanza crónica

El revés sufrido por la Casa Blanca en un tribunal de apelación de San Francisco ha reducido en parte el impacto del informe difundido por Amnistía Internacional sobre las ejecuciones masivas de opositores en la cárcel de Saidnaya, al norte de Damasco. Mientras el presidente Donald Trump intenta poner en pie una nueva política de acogida de refugiados y de seguridad –ambas cosas en un mismo paquete–, la causa primera y principal de los flujos migratorios con origen en Oriente Próximo se aborda con la indecisión exhibida por Occidente desde que estalló la guerra en Siria, va para seis años. Ante la dificultad de abordar en origen las razones de la crisis sin pagar un elevado precio político, la matanza se convierte en una enfermedad crónica y el régimen de Bashar al Asad quiere presentarse a la opinión pública como un mal de difícil curación o incluso necesario para no empeorar las cosas.

A decir verdad, la situación presente es hija de la incapacidad que caracterizó a la Administración de Barack Obama para reaccionar con determinación cada vez que el régimen sirio cruzó las líneas rojas dibujadas por la propia Casa Blanca. Pareció que la decisión de Asad de deshacerse de su arsenal químico conjuró para siempre la exigencia estadounidense de apartar del poder al autócrata y su camarilla, como si cuanto ha sucedido después en todos los frentes no fuese suficiente para buscar la complicidad de la comunidad internacional y, de paso, adelgazar la corriente de refugiados rumbo a Europa en busca de futuro. Aquel cambio de estrategia de Estados Unidos a principio del 2014 tuvo una doble consecuencia: consagró el papel de Rusia en la gestión del conflicto y dejó a Asad con las manos casi libres para proteger el cometido del ISIS –luego Estado Islámico– como el enemigo ideal para legitimar su continuidad en el poder.

Es improbable que el informe de Amnistía Internacional lleve a alguna de las partes a cambiar su política o a maquillarla. Son escalofriantes los testimonios aportados por quienes han vivido en directo los ahorcamientos masivos, resulta angustioso este trasiego de sentenciados en farsas de juicio, pero dentro de un conflicto que supera de muy largo los 400.000 muertos, los seis millones de refugiados y los seis millones de desplazados dentro de Siria, la movilización de recursos en nombre de los derechos humanos hace tiempo que dejó de invocarse cuando los medios no están presentes. Pesan más las diferentes teorías del mal menor –es preferible el régimen de Asad que la consolidación del Estado Islámico–, que rigen con más o menos efectividad desde que el terrorismo global hizo saltar por los aires las certidumbres en el orden internacional.

Las negociaciones de Kazajistán, tuteladas por Rusia en el bando gubernamental y por Turquía en el bando opositor, son reflejo vivo de esa opción por el mal menor cuyo resultado final, en el mejor de los casos, no puede ser otro que una solución menor. Ni Vladimir Putin, portaestandarte de un neoimperialismo a la rusa que entusiasma a sus conciudadanos, ni Recep Tayyip Erdogan, artífice de una autocracia con urnas que sueña con la hegemonía regional, son mucho más que aliados ocasionales en una crisis que repercute en todo el mundo árabe, inquieta a la OTAN y debilita la cohesión interna de la Unión Europea. De esta forma, mientras los apologetas de las Realpolitik creen más prudente esperar y ver, sin comprometerse ni mucho ni poco, los profetas del final del orden liberal temen que la crisis se enquiste y dé alas a los populismos de extrema derecha, cuyo mayor interés es mantener viva la llama del desafío exterior para sumar votos en el interior (de cada país).

Un minucioso trabajo de campo realizado por el think tank británico Chatham House revela que una media del 55% de los habitantes de la UE son partidarios de detener los flujos migratorios y en ningún país los favorables a acoger a más demandantes de asilo supera el 32%. Cifras ilustrativas que dan un apoyo indirecto a la política de restricciones radicales promovida por la Administración de Trump, a pesar de no ser el presidente del agrado de la mayoría de los europeos, y que disuaden a los gobiernos de implicarse de forma activa en la gestión de conflictos lejanos que, se mire por donde se mire, son el motivo principal de la presión migratoria, pero están erizados de riesgos. Quizá no sea exagerado decir que el lamento por los ahorcamientos en masa marca el límite de la disposición a revisar lo hecho hasta ahora para detener la sangría; nadie quiere ir más allá de los comunicados de condolencia.

Es justamente lo contrario de lo que analistas independientes de variada orientación ideológica creen que debería hacerse. Así Shlomo Ben Ami, exministro israelí de Asuntos Exteriores, que el 23 de enero explicó en Barcelona por qué cualquier tratamiento del conflicto de los refugiados que no actúe en origen está llamado al fracaso. Así las advertencias del pensador Edgar Morin, que advierte de la ceguera que afecta a los grandes partidos de Francia, empeñados en acercar sus programas de control de las migraciones al de Marine Le Pen para atenuar su predicamento en auditorios alarmados por la proliferación de atentados, votantes cada día más inclinados a otorgar un mismo significado a inmigrante y a sospechoso. Así también las advertencias del alcalde de Londres, Sadiq Khan, que advierte sobre el error de proteger la frontera y soslayar cuál es el origen del mal que expulsa de su hogar a multitudes de desposeídos.

Si todo en Siria ha estado marcado por una gravedad extrema desde el principio de su primavera (marzo del 2011), la pasividad inasequible al recuento de cadáveres presagia un futuro inestable, convertidas la guerra y la paz en herramientas multiuso. La ausencia de Occidente más allá de las campañas de bombardeos sobre enclaves yihadistas apenas afecta a la continuidad del régimen sirio, mientras la garantiza el sistema de alianzas pergeñado por el Gobierno de Asad, aunque sea en un escenario devastado. Y ni siquiera informes como los de Amnistía Internacional tienen el poder de cambiar el signo de los acontecimientos en año electoral en Francia y Alemania, donde el nacionalismo xenófobo impone su agenda, o eso parece al menos, respaldado por las cuentas de Donald Trump en las redes sociales y sus discursos incendiarios sobre los peligros que acechan a la nación. Tan alejados, cabe añadir,  de los análisis desapasionados que convienen al momento.

 

 

Trump pone la directa

Nada tiene de particular o sorpresiva la elección de Donald Trump como personaje del año por la revista Time. Sí lo tiene, en cambio, el titular de la portada: Donald Trump, presidente de los Estados Divididos de América. Al cumplirse un mes de la elección, una extraña mezcla de sorpresa, desorientación e incertidumbre se ha adueñado del periodo de transición que se prolongará hasta el próximo 20 de enero. En un país inclinado a las rivalidades políticas irreconciliables desde los días de Bill Clinton, la sucesión de Barack Obama no ha hecho más que agravar el clima de confrontación. A nadie puede asombrar cuanto Trump lleva dicho y hecho desde que ganó, pero aun así encrespa los ánimos la búsqueda de futuros integrantes de la Administración en el conservadurismo más polvoriento, sectario y retrógrado, en quienes se disponen sin mayores disimulos a hacer tabla rasa y a dañar varias constantes vitales del sistema, a laminar la herencia de Obama.

Si nunca fue en la práctica una realidad indiscutible que el presidente lo es de todos los estadounidenses y no solo de quienes lo votaron –es una declaración casi obligada al proclamar la victoria, pero nada más–, en el caso de Trump todo induce a pensar que el presidente lo será más que nunca y en exclusiva de sus electores. Con el factor añadido de que llegará a la Casa Blanca con dos millones de votos menos que Hillary Clinton, ganadora en las urnas, pero perdedora en votos electorales, un sistema que nadie discute, aunque resulta chocante visto desde fuera. Una situación de minoría social que no importa demasiado a Trump a juzgar por aquello que es de prever a la luz de sus declaraciones, de la interpretación de sus primeros gestos, de la alarma en el ecosistema liberal, incapaz de discernir “si esta elección será un reto terrible en el que las instituciones estadounidenses sobrevivirán o un paso irreversible hacia otra cosa” (James Fallows en el semanario The Atlantic).

Al mismo tiempo que los conservadores que se han distanciado de Trump acusan a Obama de “haber puesto las bases” del autoritarismo que exhibe el presidente electo, Brian Beutler, editor de The New Republic, un prestigioso altavoz progresista, los señala como responsables del desaguisado: “Perdón, conservadores –escribe Beutler–, Trump está con vosotros”. Podía muy bien haber añadido que con él tendrán que apechugar aunque no les guste, aunque la bisoñez política del vencedor y su tendencia a disparar contra cuanto se mueve presagien días difíciles y un descrédito de la nación de modo similar al de los peores días de George W. Bush a raíz de la guerra de Irak (abundan los diplomáticos que recuerdan aquella deslucida etapa).

“Estoy seguro de que no hará todas las cosas que prometió en campaña, pero sí muchas de ellas”, se recogió de labios de un integrante de la campaña de Clinton. La capacidad de contención de Trump es una incógnita y al menos cinco de sus anuncios más llamativos no entrañan demasiados problemas para hacerse realidad. Según The New York Times, son estos: retirarse del TPP (acuerdo comercial transpacífico), cancelar el programa de protección de los inmigrantes menores simpapeles, permitir la construcción del oleoducto Keystone XL entre Canadá y Estados Unidos, cubrir una vacante del Tribunal Supremo (la de Antonin Scalia) y reducir los impuestos federales para empresas y familias. Es decir, en estos apartados es impensable que rectifique o corrija lo anunciado antes de ser elegido.

En otros cinco apartados, acogerse a la moderación se antoja indispensable, pero Trump evita en todo momento comportarse de forma que pueda dar impresión de debilidad. Prever sanciones para la deslocalización de industrias, reactivar la producción de acero con el recurso a la minería del carbón, alcanzar un crecimiento anual del PIB por encima del 4%, invertir en infraestructuras para crear empleo y construir un muro en la frontera con México son objetivos cuyo solo enunciado desborda –al menos, lo parece– la capacidad del presidente, aunque disponga de mayoría en el Congreso. Aún más si se analiza cómo puede afrontar un programa de activación del empleo con un plan de obras públicas sin aumentar el déficit habida cuenta de que, al mismo tiempo, se dispone a bajar los impuestos. E incluso más si se sopesan las crisis sociales presumibles asociadas a políticas con un componente alarmante de autoritarismo y erosión de los derechos humanos.

Esa intranquilidad ante lo venidero no es solo un fenómeno de puertas para adentro. Jeet Heer, otro editor de The New Republic, teme que Trump “está listo para aplicar una política exterior autocrática”; una política que puede desestabilizar el mundo, añade. Se remite a esa llamada telefónica de Trump a la presidenta de Taiwan, Tsai Ing-wen, que ha incomodado a China, aunque disimulara el enfado y dejara la sal gruesa para un comentario en Global Times, pero la inquietud se puede hacer extensiva al nombramiento del negacionista del cambio climático Scott Pruitt para dirigir la Agencia de Protección del Medio Ambiente, que parece el preámbulo de la retirada de Estados Unidos del Protocolo de París para frenar el aumento de la temperatura media de la tierra, y quizá puede remitirse también al nombramiento del general James Mattis para dirigir la Secretaría de Defensa, un tipo duro al que se le conoce con el expresivo sobrenombre de Perro Loco (el mote lo dice todo).

No hay precedente de tanta inquietud desasosegante en un relevo presidencial desde la elección de Abraham Lincoln en 1860 (tan cerca la guerra civil). Ni siquiera la sucesión de Herbert Hoover por Franklin D. Roosevelt, con el país empobrecido por la depresión de 1929 y el mundo conservador alarmado por el New Deal, alteró tanto los biorritmos de una sociedad enfrentada a una profunda crisis de identidad. Entonces hubo un asomo de esperanza, de regeneración del sistema; hoy conviven una atmósfera de revancha histórica entre quienes auparon a Trump y otra de preocupación profunda por lo que puede significar para el sistema quedar en manos de lo que en Europa, sin ninguna reserva, se califica de populismo de extrema derecha. Encierra en sí misma una incógnita esa mezcla de supremacistas blancos, fundamentalistas cristianos, racistas (no todos encubiertos), víctimas de la crisis económica y ultraliberales, recelosos todos ellos del poder federal y añorantes de un individualismo sin cortapisas.

Dice el intelectual canadiense Michael Ignatieff que “el Estado es la solución, no el problema”. En cambio, la impugnación real u oportunista del establishment hecha por Trump, sus acólitos, electores y seguidores viste los ropajes de la nueva derecha libertaria, desreguladora, enfrentada a las prorrogativas redistributivas del Estado, que acepta el darwinismo social como resultado inevitable de la eficacia del sistema, cuando no como justa penalización para cuantos no han hecho lo suficiente para salir a flote en el proceloso mar de la selección económica, que no natural. Ahí radican muchos temores acerca de lo que puede venir los días siguientes al 20 de enero, cuando todo el poder sea para Trump y un Partido Republicano sometido a sus designios, aunque estos anden tan lejos del libro de ruta del conservadurismo clásico.

 

Trump, un líder para tiempos oscuros

Solo las encuestas de Los Angeles Times sin asomo de duda, el profesor Allan Lichtman, acertante invariable desde hace 32 años, y el documentalista Michael Moore el pasado mes de julio pronosticaron que el vencedor del 8 de noviembre sería Donald Trump. En el caso del periódico californiano, su muestra demostró ser la mejor de cuantas manejaron los medios para vislumbrar el futuro; en el del universitario volvió a funcionar su cuestionario de 13 preguntas; en el acierto de Moore se concretó el conocimiento profundo que tiene de su país, tan presente en Capitalismo: una historia de amor. La sorpresa de la madrugada del miércoles fue una impugnación sin precedentes en Estados Unidos acerca de la utilidad de los sondeos, pero fue también un baño de realismo social que hubieron de encajar a un tiempo todos los grandes medios informativos, salvo Fox News, favorable a Trump, la gran mayoría de la comunidad académica y los defensores de la teoría del mal menor, que debía allegar votos a Hillary Clinton, poco apreciada por sus conciudadanos, pero preferible siempre al candidato republicano. Pocos, como Moore, supieron medir la intensidad del mar de fondo que sacude a las sociedades occidentales y ha llegado con fuerza inusitada a las costas de Estados Unidos para teñir el mapa de la nación con el rojo característico de los republicanos a pesar de la división profunda del partido, un dato nada desdeñable.

Vio Moore cinco razones para la victoria futura de Trump:

  1. Las ‘mates’ del Medio Oeste o bienvenidos a nuestro ‘Brexit’ del cinturón de óxido. Fueron determinantes en la victoria de Trump los estados que en el pasado precisaron mano de obra intensiva en la gran industria: automóvil, acero, bienes de equipo y otros sectores.
  2. La última batalla del hombre blanco enojado. El voto del hombre blanco golpeado por la salida de la crisis y que afronta el futuro con una sensación de incertidumbre y vulnerabilidad cayó del lado de Trump, reforzado por el del 54% de las mujeres blancas.
  3. El problema Hillary Clinton. El perfil de una mujer preparada e inteligente, pero casi siempre distante y a menudo soberbia, tenida por la viva imagen del establishment en un ambiente poco propicio para las familias patricias y las élites políticas, señaladas por los estrategas de campaña de Trump como las responsables de todos los males de la nación. Una encuesta reveló que el 70% de los electores la consideran “mentirosa y deshonesta”.
  4. El voto deprimido de Bernie Sanders. Los seguidores del senador en las primarias se dividieron el martes entre los que hicieron un gran esfuerzo para optar por Clinton y los que prefirieron quedarse en su casa. Para estos últimos, careció de sentido la opción del mal menor.
  5. El efecto Jesse Ventura. Esto es, muchos de cuantos decidieron votar por Trump entendieron que la elección permitía enviar un mensaje de protesta contra sus victimarios o contra quienes creen que lo son, de la misma manera que la victoria en Minnesota del luchador Jesse Ventura en 1998, que fue elegido gobernador del estado, se interpretó como la consecuencia de un acto de rebeldía de la mayoría de votantes contra el establishment local.

Algo consustancial con los equilibrios sociales en los países occidentales se ha quebrado y no lo detectan las encuestas. Se respira una atmósfera de profunda contrariedad por el precio desorbitante de la salida de la crisis después de pagar un precio asimismo desorbitante cuando estalló –paro, recesión, inseguridad, fragmentación del mercado de trabajo, entre otras causas de desasosiego–; el pacto social de la posguerra ha saltado por los aires y la economía global da la impresión –acaso es más que una impresión– de que persigue solo la eficacia (la rentabilidad) y renuncia a la equidad. Mientras tanto, arraigan en sociedades castigas, envejecidas, desorientadas y sin grandes líderes la entera gama de prejuicios asociados a las crisis de identidad: racismo, xenofobia, islamofobia, miedo al otro, oposición a los flujos migratorios, proteccionismo y nacionalismo exacerbados y otras lacras propias de tiempos oscuros.

Es cierto que Trump carece de experiencia política, que no es un líder con la cultura cosmopolita y refinada que distingue a Clinton, pero ha demostrado poseer el instinto primario de un presentador de reality show que sabe echar sal a la herida para que salten las lágrimas cuando decae la audiencia. Trump hizo “una campaña que se parecía más al nacionalismo europeo que al conservadurismo estadounidense”, escribió uno de los cronistas de The New York Times al día siguiente de la elección, y ese fue un acierto suyo porque ajustó el mensaje a la reclamación perentoria de volver a las esencias, intuida en las filas de la baja clase media blanca, que no ha sacado partido del éxito macroeconómico de Barack Obama durante sus dos mandatos.

Ese enojo extremo, inductor de un voto oculto no detectado por las encuestas, no fue percibido por Clinton o no fue tenido en cuenta por su equipo de campaña. Lo que Clinton no entendió es el título del análisis electoral publicado por la escritora Kathleen Parker en The Washington Post. La idea central de Parker, y con ella la de muchos otros, es que la elección de 2016 se planteó como un referéndum sobre la herencia de Obama, y la candidata demócrata insistió en que ella era la depositaria del legado del presidente saliente. “La promesa de Clinton de continuar las políticas de Obama fue una agenda suicida –escribe Parker– para una mayoría de estadounidenses, especialmente para aquellos cuyas vidas no mejoraron durante la recuperación económica en los últimos ocho años”. Insistir en la preservación de la herencia recibida no era solo innecesario, sino que a la postre fue contraproducente.

Dicho de otra forma, la elección se planteó como “la batalla entre lo rural y lo urbano, entre quienes quieren dejar las cosas como están y quienes no forman parte de tal orden y quieren uno nuevo”, sostiene el analista Andrew Rosenthal. En ambos casos ganó Trump: en la llamada América profunda, por la sensación de que la tierra se mueve bajo sus pies sin que nadie haga nada; en los degradados paisajes urbanos del cinturón de óxido, porque el sueño americano –un eslogan o una ilusión– parece haberse desvanecido en la densa atmósfera de las nuevas tecnologías y de las finanzas globales, concentradas en los prósperos estados del noreste y en la costa del Pacífico. Basta contemplar el mapa político que ha dejado la elección de presidente para colegir que Clinton fue sobre todo la candidata de la nueva economía, de los nuevos empleos, de la sociedad posindustrial, y Trump fue en especial el líder proteccionista que quiere cambiar las reglas del juego, sin que se sepa, por lo demás, cómo y con quiénes piensa hacerlo sin poner a Wall Street en un grito.

Tampoco hay demasiadas pistas ciertas acerca de qué propósitos animan a Trump en otros campos, salvo las vaguedades difundidas durante la campaña. Solo algo es seguro: la mutación ideológica del republicanismo iniciada con la revolución conservadora de Ronald Reagan se ha consumado este último martes con una intensidad y en unos términos que solo los neocon muy convencidos, los ideólogos del Tea Party y los profetas de las nuevas iglesias evangélicas pudieron vislumbrar en el pasado. Ese partido de Donald Trump y Mike Pence es tan diferente del de John McCain y Mitt Romney, de Colin Powell y de George H. W. Bush, que se reflejan en él la división social, la fractura que atestigua el cómputo de votos populares –un empate técnico con unos miles de papeletas más para Clinton–, las protestas contra el vencedor que siguieron al escrutinio y esa alarma generalizada ante un personaje imprevisible, del todo desconocido, capaz hasta ahora de cualquier descortés inconveniencia sin que le tiemble la voz.

A cambio de no saber qué futuro deparará el relevo en la Casa Blanca, el populismo ultraconservador dispone desde el martes de un líder de referencia a escala planetaria. De Marine Le Pen a Vikton Orbán, por citar a dos entre muchos, la ultraderecha tiene un espejo donde mirarse, tiene una técnica electoral en la que inspirarse para porfiar en ese gran cambio en curso que desafía los usos democráticos, la convivencia entre diferentes, el mestizaje cultural y el recurso al pacto para no caer en el autoritarismo destemplado. Este parece ser el signo de estos días confusos: proveer de argumentos a la extrema derecha para que sume cada día nuevos adeptos a su causa, que no es la de la mayoría aunque sus líderes así lo venden. ¿O acaso Trump no es tan del establishment como Clinton, como todos los presidentes desde George Washington? Como ha dicho el escritor Richard Ford, pronto echaremos en falta a Obama.

Esperando a Marine Le Pen

Los resultados obtenidos por el Frente Nacional (FN) en la primera vuelta de las elecciones regionales celebradas en Francia el día 6 no hicieron más que confirmar que Marine Le Pen, más pronto que tarde, puede ser una candidata con posibilidades reales de ganar la presidencia de la República. El hecho de que la abstención llegase el último domingo al 50%, voto más voto menos, y el vaticinio de las encuestas para la segunda vuelta de este fin de semana, que otorgan a la derecha y a la izquierda tradicionales capacidad de reacción para moderar la victoria de la extrema derecha, son datos insuficientes para no admitir que el viento sopla de popa en el campo ultra mientras que para sus adversarios sopla de frente. El cansancio político se ha adueñado de una parte de la Francia profunda, de aquella que ve con desconfianza, cuando no con temor, la articulación de una sociedad multicultural, con riesgos cada vez mayores de fractura, con el pacto republicano puesto en discusión por minorías cada día más activas, menos dispuestas a asumir como propios los valores constitutivos de la nación.

Nada de eso es poca cosa en una comunidad poseída históricamente por el debate político y el don de la palabra. De ahí la sorpresa de muchas voces que critican a los socialistas y a los seguidores de Nicolas Sarkozy, su propensión a las soluciones de emergencia cuando se tuercen unas elecciones y su nula disposición a analizar qué sucede en Francia hoy sin perderse en estériles discusiones ideológicas o, lo que es peor, en rectificaciones sobre la marcha encaminadas a neutralizar a la extrema derecha mediante propuestas inspiradas en la prédica ultra. Así los republicanos de Sarkozy, con su conservadurismo extremo, y así también el insistente recurso de François Hollande a la palabra guerra a partir del ataque terrorista de París del 13 de noviembre.

“A riesgo de parecer ciegos y sordos, el primer ministro [Manuel Valls] y el presidente de los republicanos [Nicolas Sarkozy] han cerrado secamente la puerta a todo examen de conciencia inmediato y se han parapetado en su postura de ‘mejor fortaleza’ ante el Frente Nacional”, se afirma en un editorial del diario progresista Le Monde. No hay sitio para la autocrítica, todo se aplaza hasta después de la segunda vuelta, pero entonces, habida cuenta de que las elecciones regionales apenas atraen el interés de los electores, es improbable que alguien vaya más allá de la retórica. Mientras, Marine Le Pen pronostica que el auge de los suyos contaminará el comportamiento electoral de otros países hasta poner en jaque la idea misma de la unidad europea, que la extrema derecha, ultranacionalista y xenófoba, denuesta mañana, tarde y noche.

Nadie puede llamarse a engaño: Francia es uno de los pilares esenciales del proyecto europeo y Martín Schulz, presidente de la Eurocámara, está en lo cierto cuando afirma que la multiplicación de resultados como los de Francia pone en peligro la construcción europea. La suposición expresada por Sarkozy en el periódico conservador Le Figaro de que los suyos “son la única alternativa creíble” resulta tan discutible como el convencimiento de Valls de que el posibilismo del Gobierno corregirá la tendencia de un electorado cada día más alejado de las fuerzas convencionales, de las que creen, quizá equivocadamente, que serán ellas las que se disputarán la jefatura del Estado la primavera del 2017.

Hay suficientes instrumentos de análisis sobre la mesa para pensar que el futuro puede ser muy otro. Después de los impactos de la diversidad cultural, de la zozobra de la crisis económica y de los síntomas de fractura social, el periodo transcurrido entre el atentado contra Charlie Hebdo y la noche de pesadilla del 13 de noviembre, más la crisis de los refugiados y la concentración de simpapeles en Calais, han llenado de argumentos el zurrón de la demagogia populista del Frente Nacional, en una atmósfera de inseguridad colectiva y de crisis de identidad. Si se dijo en el 2002, cuando Jean-Marie Le Pen disputó el sillón del Eliseo a Jacques Chirac en la segunda vuelta de la elección presidencial, que el éxito del líder ultra respondía a la reacción de una sociedad envejecida y asustada por un futuro incierto, ¿qué decir hoy, a qué atribuir ese lento, pero permanente afianzamiento de Marine Le Pen como cabeza visible de un segmento social cada vez más amplio?

Una respuesta verosímil se encuentra en el reportaje publicado por el semanario de izquierdas L’ObsLe Nouvel Observateur para los clásicos– antes de la primera vuelta de las regionales. Consistió en una recopilación de las opiniones de doce nuevos electores del FN que dio pie a una conclusión de quien lo firmaba: “De entrada, su carburante, el motor de sus sentimientos, aquello que los arroja en brazos de Marine Le Pen, ha quedado desvelado: el miedo. Siempre, en todas partes”. En el último número del mismo semanario, Jean Daniel llama a votar para evitar que cambie completamente el rosto de Francia, para que no quepa preguntarse a partir del lunes, “al cruzarse con alguien en la calle, si él es o no un elector del FN”. Pero el miedo está ahí y el escepticismo también, ese estado de ánimo que induce a muchos a quedarse en casa y a entender su ausencia de las urnas como un castigo al establishment.

Otra respuesta verosímil se oculta detrás de la campaña de relaciones públicas emprendida por la líder de la extrema derecha para limar las aristas más cortantes del programa de su partido y para alejarse de la figura de su padre, compendio absoluto del peor pasado de Francia. El Frente Nacional ha dejado de tener a ojos de muchos el perfil ominoso de la extrema derecha; se ha convertido en una formación nacionalista conservadora, con algunas inquietudes sociales y dispuesta a poner a salvo de la globalización, de la unidad europea, de la multiculturalidad y del mestizaje los rasgos esenciales de Francia. Se ha despoblado a ritmo constante el bando de cuantos, desde diferentes registros ideológicos, creen que la llegada de Marine Le Pen a la presidencia cambiaría el ADN de la República más allá de todo cálculo; la hija de Jean-Marie Le Pen no es la figura exótica que fue su padre desde 1974, cuando se presentó por primera vez a unas presidenciales, y hasta el 2002.

A muchos a quienes el futuro les inspira miedo, el Frente Nacional no se lo da. Por el contrario, ven en él la estabilidad emocional y cultural que asocian con el pasado, cuando debates aventados hoy por todos los partidos como los silbidos durante la interpretación de La Marsellesa en un campo de fútbol, el uso del velo, la discriminación social o la islamofobia, por citar solo algunos, apenas traspasaban los muros de los recintos académicos. Y esos añorantes del pasado esperan que la primavera del 2017 sea la de Marine Le Pen, la de su llegada al Eliseo para preservar la nación de quienes están dispuestos a disolverla, suelen decir, en un universo que les resulta indescifrable.

El racismo una vez más

Hay algo profundamente inmoral, desalentador y enfermizo en la decisión de un gran jurado del estado de Misuri de no llevar a juicio por falta de pruebas al agente de policía Darren Wilson, que el 9 de agosto mató de varios disparos en la pequeña ciudad de Ferguson a Michael Brown, de 18 años, negro o afroamericano, como ahora gusta decirse. La víctima iba desarmada y, según el testimonio de uno de sus amigos y de algunos transeúntes, levantó las manos y no hizo ademán de encararse con el agente o amenazarle, pero este sostiene, en cambio, que actuó “para salvar su vida”, que siente lo ocurrido, pero que volvería a reaccionar de igual forma. Los nueve blancos y tres negros que formaron el gran jurado han entendido que, más allá de la tragedia, no hay material probatorio para instar procedimiento penal contra Wilson, de piel blanca, y secundan de hecho la posición del fiscal Robert McCulloch, asimismo blanco, que desde el principio se sintió más inclinado a proteger al policía que a atender los requerimientos de los familiares de la víctima en el seno de una comunidad de mayoría negra, pero gestionada mayoritariamente por blancos, en especial en cuanto se refiere a la seguridad y a la administración de justicia.

Dice Wilson que tiene la “conciencia tranquila” y al decirlo a pesar de la muerte del joven, por al descubierto una especie de seguridad a priori sobre la bondad de la misión que se le encomendó, aunque al cumplirla perdiera la vida alguien desarmado. Hay en esa tranquilidad de conciencia admitida por el policía el rastro de un aire viciado, respirado desde siempre y que alimenta el principio de sospecha generalizada aplicado a la sociedad negra por la blanca –al menos por una parte de ella– de la ciudad de Ferguson. Hay también el rastro y la creencia de una sociedad inducida a pensar desde siempre que el mundo de los blancos está llamado a cumplir una tarea trascendental, indeclinable, intransferible, que forma parte del destino mesiánico alentado por la tradición del pensamiento más conservador y menos permeable a las virtudes del mestizaje.

Disturbios en Ferguson (Misuri) en los que intervino la Guardia Nacional después de conocerse la decisión de un gran jurado de no procesar al policía Darren Wilson, que disparón contra Michael Brown.

Disturbios en Ferguson (Misuri) en los que intervino la Guardia Nacional después de conocerse la decisión de un gran jurado de no procesar al policía Darren Wilson, que disparó contra Michael Brown.

En cierto sentido, pervive en todo ello la justificación moral del racismo que se fundió con modelos puritanos extremos y una acusada inclinación por los hábitos aristocráticos, algo que influyó en la configuración de la cultura de las sociedades poco industrializadas del sur de Estados Unidos, donde la tradición –el estilo del sur, decían los confederados que se levantaron en armas en 1861– quedó contaminada por el esclavismo. El eco de aquella división social tajante, insuperable, llega hasta hoy y sube de tono cada vez que se da una situación como la de ahora en Ferguson. Quizá se ha superado la fase aguda de la dolencia, quizá las aristas más cortantes no tienen del filo hiriente de episodios como el reconstruido en la película Arde Misisipi, quizá el Ku Kux Klan esté más cerca del recuerdo ominoso que de otra cosa, pero se asaltan comercios en Ferguson y la Guardia Nacional ocupa la calle porque la confrontación racial pasa de generación en generación un siglo y medio después de la emancipación de los esclavos y del final de la Guerra de Secesión en 1865.

“Todo racismo es sustancialismo”, escribió hace 30 años el diplomático marroquí Abdalá Laraui, y esa simplificación implícita en el sustancialismo, ese acercamiento receloso a la realidad del otro, de quien es diferente, es una poderosa arma de división social, de segregación, de sectarismo profundo. Es, se quiera o no ver así, una enfermedad social que obliga, como en el caso de Ferguson, a sopesarlo todo a través del prisma del color de la piel. Resulta casi repulsivo contar las circunstancias de la muerte de Michael Brown, la actuación de la policía, del fiscal y del gran jurando con referencias constantes a los blancos y negros implicados en el caso, pero es esa reiteración inevitable la que pone de manifiesto que el racismo sigue siendo una dolencia de la que una parte no pequeña de la sociedad de Estados Unidos no logra curarse. No importa que el presidente del país sea negro, que el fiscal general también lo sea, que en la comunidad académica y en el mundo de la cultura estén cada día más presentes los rostros de color, lo que Laraui llama sustancialismo sigue contaminando las relaciones sociales en muchos lugares y las estadísticas revelan con harta elocuencia que la comunidad negra aún es aquí y allá un colectivo estigmatizado. He aquí algunos datos:

  1. Los jóvenes negros tienen 21 veces más posibilidades de morir por disparos de la policía que los jóvenes blancos, con independencia del segmento social al que pertenezcan o del que procedan.
  2. La población negra constituye el 13% del total, pero alcanza el 42% la población penitenciaria negra.
  3. El grado de vulnerabilidad social de blancos y negros en situaciones de pobreza extrema es similar, pero la vulnerabilidad penal es muy superior entre los negros pobres que entre los blancos en idéntica situación.

No es exagerado decir que en partes importantes de Estados Unidos, a pesar de las leyes de derechos civiles aprobadas hace medio siglo y de la cultura de la discriminación positiva seguida en muchos lugares, los negros siguen siendo sospechosos habituales; se hallan en una situación desventajosa que puede derivar en tragedia y en disturbios, como sucede ahora en Fergunson y, desde allí, al resto del país. O como sucedió en el pasado en Los Ángeles (caso Rodney King, en 1992) y en Sanford (Florida) hace dos años a raíz de la muerte del joven Treyvon Martin, abatido a tiros por el vigilante voluntario George Zimmerman, que fue declarado inocente. Esa sensación de falta de ecuanimidad de los funcionarios públicos encargados de aplicar las leyes, esa atmósfera cargada de prejuicios que condiciona a los jurados, esa administración vengativa de la justicia –el mantenimiento de la pena de muerte en 32 estados–, que pesa como una losa sobre amplias capas de la comunidad negra, el entramado que antepone el color al principio de ciudadanía, se manifiestan de forma radical en cuanto se colocan en un platillo de la balanza los derechos presumiblemente ultrajados de un ciudadano de color y en el otro, los derechos o las garantías en riesgo de un funcionario público blanco (para el caso, un policía).

El presidente Barack Obama, que en el caso de Treyvon Martin se unió a la desolación que sentían los allegados del muchacho, tiene que afrontar un momento de crispación extrema y neutralizar las declaraciones poco meditadas –o puede que sí lo fueron– del gobernador de Misuri, Jay Nixon, del Partido Demócrata para mayor complicación, dispuesto antes a hacerse eco de los estragos causados por una multitud airada que a analizar el sentimiento de frustración alentado por el gran jurado al dejar sin cargos al policía que disparó. Cuando Obama fue elegido por primera vez en el 2008, se insistió en la condición transversal del candidato, pero las inquinas del universo estadounidense más conservador y la desconfianza hacia el presidente en sectores de su propio partido cuando la cuestión racial anda de por medio atestiguan que la transversalidad del presidente es un atributo que está lejos de serle reconocido por todos los ciudadanos. Si no fuese así, muchas de las críticas dirigidas a la Casa Blanca desde que se instaló en ella el primer presidente negro hubiesen tenido un registro más contenido, menos desabrido.

“Debemos limpiar nuestra casa de racismo”, declaró Bill Clinton en 1995, después de que en diferentes estados del sur ardieran iglesias de congregaciones negras. Y añadió: “Hay demasiados blancos y negros, en la izquierda y en la derecha, en las esquinas y en las ondas de radio, que quieren sembrar la división”. La siembra prosigue, aunque en los periodos de paz entre dos episodios de racismo, visible o encubierto, parezca que se remansan las aguas, que ha perdido vigencia la más abyecta de todas las divisiones posibles. El día de la primera victoria de Obama, el reverendo Jesse Jackson describió el momento como de éxtasis. “Muchos blancos han elegido la razón en lugar de la raza, la esperanza en lugar del miedo –dijo–. Para muchos ha sido la ocasión de decir: somos mejores de lo que hemos sido”. Pero la siembra no se ha interrumpido y aún son poderosos los resortes que maneja la cultura del racismo para temer sin asomo de duda que habrá más Ferguson, más momentos en los que se desvanecerá en la memoria el éxtasis y tomará cuerpo de nuevo el espectro de la confrontación racial.

 

Los republicanos preparan la victoria

La decisión de la mayoría de candidatos demócratas que se presentan a las elecciones del próximo martes en Estados Unidos de evitar la presencia del presidente Barack Obama en sus campañas ilustra la desazón que se ha adueñado del partido. Con índices de aceptación que en el mejor caso superan ligeramente el 40%, la compañía de Obama se ha convertido en un mal punto de partida para neutralizar la euforia de los republicanos, que confían en recuperar la mayoría en el Senado y están seguros de renovarla en la Cámara de Representantes. No hay un solo dato que no pronostique dos años extremadamente difíciles para la Casa Blanca, encajonada entre una opinión pública descontenta y un Partido Republicano dueño del Congreso y sometido muy probablemente a la estrategia de tierra quemada del Tea Party.

La primera gran preocupación del Partido Demócrata es la desmovilización del arcoíris de minorías que llevaron a Obama al Despacho Oval en el 2008 y lo mantuvieron en el puente de mando en el 2012. Aunque las elecciones legislativas de midterm (entre dos elecciones presidenciales) suelen tener una participación más baja, la falta de un gran asunto a debate en las del día 4 aún las hace menos atractivas a ojos de una parte considerable de los ciudadanos, instalados en la atonía a pesar o causa de una mejora muy visible de la economía. Y las clases medias de la América tradicional, zarandeadas por la crisis, han recuperado el instinto conservador y la desconfianza en la Administración federal, y no han dejado de poner en duda las virtudes de una reforma sanitaria que, entienden, es una intromisión inaceptable del Estado en el libre albedrío de los ciudadanos.

Cartel en el que se asocia ‘tea’ y ‘republican’ con el elefante, mascota de los republicanos, que para el caso luce una enorme bolsa de té en el lugar de la oreja.

La analista Marisa Abrajano, de la Brookings Institution, al remitirse a los índices de participación en las midterm del 2010 –latinos, 31,2%; blancos, 48,6%; negros, 44%; asiáticos, 31%– pone de relieve que de los caladeros de votos demócratas, solo el afroamericano puede mantenerse en índices parecidos a los de hace cuatro años, mientras que la movilización entre latinos y asiáticos puede ser incluso menor. Es esa una perspectiva que vaticina una derrota demócrata, junto con una constante histórica: en las midterm, los mayores y los segmentos sociales más prósperos –voto conservador en ambos casos– acuden en mayor medida a las urnas que los jóvenes y, en general, los ciudadanos con unos ingresos por debajo de la media.

¿Por qué la figura de Obama ha decaído hasta el punto de contaminar las expectativas electorales demócratas? Cuatro son las razones entre otras muchas:

1. Las elecciones a mitad de un mandato presidencial suelen castigar al partido que ocupa la Casa Blanca. Si los índices de aceptación del presidente son además modesto, por no decir bajos, el castigo es mayor. Si, por añadidura, el presidente –caso de Obama– es un pato cojo (lame duck), apelativo que se aplica a quien no puede ser relegido por decisión propia o por imperativo legal, la pérdida de votos suele ser aún mayor.

2. El martes se renueva el último tercio del Senado surgido de las elecciones del 2008, cuando Obama ganó la presidencia. Fue aquel un gran año de ascenso demócrata y en cambio el 2014 lo es de reflujo, de acuerdo con los ciclos típicos de la política de Estados Unidos, con los dos grandes partidos instalados permanente en una montaña rusa.

3. El aumento del voto militante, ajeno a los resultados y comprometido solo con la adscripción a una idea hace cada día más difícil la transferencia de sufragios de republicanos a demócratas y viceversa. El martes se someten a elección siete escaños del Senado ocupados por demócratas que corresponden a estados donde en el 2012 ganó Mitt Romney, candidato republicano a la presidencia. Seis de estos estados son tradicionalmente republicanos –Alaska, Arkansas, Dakota del Sur, Luisiana, Montana y Virginia Occidental– y el séptimo –Carolina del Norte– está a tiro de los republicanos a poco que flaquee la participación entre las minorías. En cambio, los republicanos solo se encuentran en una situación parecida en Maine, un estado de largo historial demócrata y donde Obama ganó hace dos años.

4. La intensidad de los ataques dirigidos directamente a Obama, no exentos en ocasiones de prejuicios raciales más o menos explícitos, han desgastado la imagen de líder reflexivo que proyectó durante sus primeros años. Al mismo tiempo, se ha extendido la impresión de que el presidente es un político dubitativo, que ha ofrecido una débil imagen exterior de Estados Unidos y no ha sido capaz de neutralizar los obstáculos planteados por una oposición republicana desacomplejada.

Cartel elaborado por una partidaria de Hillary Clinton para promover su candidatura en la elección presidencial de 2016.

¿Es posible que la resurrección del conservadurismo compasivo enunciado en el 2001 por George W. Bush sea la gran herramienta republicana para dejar a los demócratas en minoría en las dos cámaras del Congreso, se pregunta la analista Melissa Deckman? La seguridad absoluta de que encadenará una tercera mayoría en la Cámara de Representantes, una asamblea acostumbrada a la sal gruesa y la bipolarización permanente al estar sometida a renovación cada dos años, da alas al Partido Republicano para confiar en hacerse con la mayoría en el Senado. Como se dijo a propósito de Bush, la simplicidad de los enunciados no afecta a la eficacia de los mismos, y varios candidatos han vuelto en esta campaña sobre la idea central del expresidente en los inicios de su primer mandato: “El Gobierno no puede solucionar todos los problemas, pero puede estimular a la gente y a las comunidades para ayudarse a sí mismas y ayudar a otros. A menudo la forma más auténtica de compasión es ayudar a los ciudadanos a construir sus propias vidas”.

Según analiza la situación la web estadounidense político.com, el estado de ánimo del electorado permite pronosticar que una versión del conservadurismo compasivo actualizada por el Tea Party es suficiente para lograr la victoria. La gran contradicción es que uno de los mayores logros de la presidencia de Obama, la reactivación de la economía, poco tiene que ver con el individualismo disfrazado de compasión y mucho debe a la intervención directa del Estado para rescatar a la clase media de la postración a la que la condenó el curso de la crisis económica a partir del desbarajuste de las subprime (2007) y de la quiebra del banco Lehman Brothers (2008). El neokeynesianismo contenido que inspiró las medidas de estímulo que permitieron inyectar dinero al sistema para promover el crecimiento, el empleo y el consumo anduvo bastante alejado de la prédica neocon, pero llegado el 2014, con un aumento previsto del PIB por encima del 3%, el efecto electoral de la mejora de la economía se antoja amortizado.

Detrás del esfuerzo de los republicanos por controlar el poder legislativo, de obstaculizar al máximo los dos últimos años de gobierno de Obama, y del empeño de los demócratas por alejar al presidente de los mítines se desliza el perfil de Hillary Clinton, la candidata demócrata mejor situada para disputar la Casa Blanca en el 2016. Los republicanos carecen, de momento, de un posible cartel electoral tan sólido para dentro de dos años, y en el seno del partido la división entre el establishment clásico y los apóstoles del Tea Party es fácilmente detectable. Los demócratas quieren evitar a la posible candidata tener que pechar con las consecuencias de una derrota electoral, con el efecto en la opinión pública de un relato que la asocie con los previsibles aprietos de Obama hasta el final de su mandato. Pero es esta una operación llena de obstáculos porque los republicanos, a su vez, se preparan para mostrarse intransigentes con cuanto proceda de la Casa Blanca y para proyectar sobre el futuro la sombra de un Partido Demócrata sin margen de maniobra.

Esa concepción binaria de la política, muy presente en los medios informativos conservadores, donde se reclama al Partido Republicano –léase Tea Party– desmantelar los programas sociales puestos en marcha por Obama, configura una situación de bloqueo político. En el quincenal National Review, el muy conservador Ramesh Ponnuru sostiene que “el recurso a la reconciliación para conseguir que sea promulgado un proyecto de ley sería un desperdicio del proceso”. En general, las publicaciones neocon entienden que el resultado del martes es la estación intermedia del trayecto que lleva a la Casa Blanca, pero entre bastidores surge la pregunta: ¿es posible imaginar un candidato que en el 2016 pueda enfrentarse con posibilidades de vencer a la brillante Hillary Clinton si hasta entonces se ha prodigado en actitudes sectarias? Y al buscar la respuesta surgen las dudas en cuanto al techo electoral y la capacidad de gestión política del Tea Party a escala nacional, convertido el Partido Republicano en correa de transmisión de un conservadurismo hermético.

Heidegger o el prejuicio antisemita

¿Es posible fragmentar el pensamiento de un filósofo y separar su obra de su compromiso cívico? En términos generales, ¿cabe considerar la aportación de los intelectuales a la cultura como un material separado de su comportamiento como ciudadanos? La publicación en Alemania de los Schwarzen Hefte (cuadernos negros, por el color de sus tapas, de hule negro) del filósofo Martin Heidegger ha puesto una vez más de actualidad ambas preguntas, pues en ellos asoma de nuevo la adscripción de su autor al nazismo durante los 12 años que transcurrieron desde la llegada de Adolf Hitler al poder en 1933 y la derrota del III Reich en 1945. La comunidad académica se muestra dividida entre los que tienden a ser comprensivos con Heidegger, porque lo conocieron o porque entienden que la dimensión de su obra lo redime de sus errores, y quienes estiman insalvable la incongruencia entre su aportación al pensamiento y su antisemitismo militante. Y hay quien se aventura incluso a afirmar, como hace el profesor alemán Thomas Meyer, que Heidegger “puede imaginar y de hecho imagina un mundo sin judíos”.

Martin Heidegger (Messkirch, 26 de septiembre de 1889-Friburgo, 26 de mayo de 1976).

La discusión no pasaría de ser una digresión reservada a especialistas si no se diese la circunstancia de que la Europa de hoy acoge el renacimiento de algunos de los argumentos manejados por Heidegger para explicar los orígenes de la decadencia de la modernidad a causa de la adulteración de la herencia clásica griega a través de ingredientes tan variados como la romanización, el cristianismo y, claro, el judaísmo. El rebrote antisemita aquí y allá justifica sobradamente la discusión provocada por la publicación de los cuadernos, porque las reflexiones del autor de Ser y tiempo constituyen una mercancía de gran valor para los aventadores del desarraigo de los judíos y su no pertenencia a ninguna comunidad nacional en concreto. Las referencias de Heidegger al “judaísmo internacional” abonan toda clase de prejuicios, pero tendrían un efecto nocivo limitado si su autor no tuviera el prestigio intelectual propio de uno de los grandes filósofos del siglo XX.

Hoy resulta de nuevo necesario analizar si es posible la existencia de un pensamiento fragmentado, en cuyo seno el gran artificio académico de naturaleza discursiva transita por un camino diferente a la praxis en la vida cotidiana. Piénsese en Jean-Paul Sartre y sus grandes construcciones teóricas en El ser y la nada y Crítica a la razón dialéctica, por citar solo dos títulos, y a los ataques a menudo despiadados con los que fue castigado por sus diferentes militancias políticas, casi siempre desconcertantes. Y, en sentido contrario, recuérdese la honda capacidad autocrítica de Albert Camus en el ambiente intelectual del París de la posguerra, con una parte muy significativa de la izquierda dispuesta a pasar por alto las barbaridades del estalinismo.

Hannah Arendt, pensadora judía alemana, discípula y amante de Martin Heidegger, en una imagen de los años 30.

Es preciso hacer recuento de todo eso antes de afirmar que, en efecto, es posible la pirueta de los defensores de Heidegger a pesar de todo o la de sus detractores a causa de la naturaleza por lo menos sectaria de sus juicios políticos. Pero se tengan o no argumentos para disculpar a Heidegger, es difícil soslayar las consecuencias que en la consideración de su pensamiento tienen afirmaciones como la del profesor Peter Trawny, editor de la obra completa del filósofo: a su modo de ver, Heidegger equiparó los objetivos del nacional-socialismo –dominar el mundo– con los de la comunidad judía, “mientras que los verdaderos alemanes van en busca de su auténtica esencia”, una forma de equiparar a víctimas y victimarios. Como es muy difícil olvidarse de que Heidegger nunca se refirió al Holocausto ni tuvo el mayor gesto de proximidad hacia los muertos en los campos de exterminio, un silencio ruidosamente elocuente.

Hay otros datos que llevan a pensar que la militancia nacional-socialista no fue un accidente o un gesto oportunista de quien en 1933 se convirtió en rector de la Universidad de Friburgo. Gaëtan Péguy recuerda que, en el transcurso del año académico 1933-34, Heidegger enardeció a los auditorios de estudiantes y profesores con llamamientos “al exterminio total del enemigo interior, que puede estar incrustado en las raíces más profundas de un pueblo”. ¿De qué enemigo interior se trataba? Sin duda, de los judíos alemanes, a los que desposeyó de su condición de alemanes para transformarlos en adversarios de la nación que hunde sus raíces en el pasado. Los partidarios de una Europa recluida en sí misma, aunque con menos riqueza expresiva que Heidegger, justifican hoy con parecidos argumentos su oposición a los flujos migratorios y al subsiguiente mestizaje cultural.

Puede decirse, incluso, que en la fundamentación del pensamiento de Heidegger con posterioridad a la publicación de Ser y tiempo (1927) alienta cierta predisposición a abrazar el ideario nazi. Sus referencias a la “degeneración de la visión del mundo” datan de 1929, y aunque siempre vio en Mein Kampf una obra de “pensamiento vulgar”, hay una cercanía manifiesta entre el libro de Hitler y algunas de sus manifestaciones públicas inmediatamente anteriores y posteriores a la eclosión del régimen nazi. Esa proximidad lleva al filósofo francés Emmanuel Faye al siguiente razonamiento relativo a la adscripción de Heidegger al nazismo: “Se trata de una versión ontológica y mitificada de la visión del mundo nacional-socialista”. Que el paciente sanara hacia 1950, cuando, según Trawny, las referencias al antisemitismo desaparecen de los cuadernos negros, no quita para que siga sin resolverse la primera de las incógnitas: ¿contaminó el pensamiento nazi la obra del filósofo más allá de la apariencia estrictamente académica, sistemática y especulativa? ¿Escapó Heidegger a la nazificación del pensamiento o, como tantos de sus compatriotas, sucumbió a la nazificación y nunca pudo afrontar la crítica abierta, pública y sin reservas de aquel régimen ominoso?

Herbert Marcuse, aquí en una imagen de 1968, alabó la dignidad de Martin Heidegger al final de su vida después de haber mantenido con él una larga controversia política.

Resulta harto difícil negar sin más el antisemitismo de Heidegger, como lo hace el profesor Silvio Vietta, que lo conoció, recurriendo al simple hecho de que fue profesor admirado de varios jóvenes judíos que acudieron a sus clases y fue amante de Hannah Arendt, asimismo judía, deslumbrada por la inteligencia de su maestro. En alguien que aplicó la Machenschaft (maquinación universal) a la comunidad judía, entendida esta como una estructura supranacional, no hay forma de favorecerle con el beneficio de la duda y suponer que sustentó tal opinión como resultado de una reflexión académica sin consecuencias ulteriores; parece más verosímil suponer que todo fue fruto de un prejuicio estrictamente ideológico, asumido como parte del ideario político personal. Sacar una conclusión más benévola del relato biográfico de Heidegger obligaría por fuerza a aplicar a nuestros días la pregunta del profesor Hadrien France-Lanord referida a los años 30 del pasado siglo: “¿Qué significado tiene una época en la que uno de sus más grandes pensadores se encuadra temporalmente en el movimiento nacional-socialista en el momento de llegar al poder?”

Incluso si la conclusión final es que Heidegger se sumó al nazismo por simple cálculo, habrá que concluir que, por lo menos por comparación con otros nombres ilustres, la conducta del filósofo fue deleznable. Y el silencio político que guardó a partir de la victoria aliada dista mucho de concordar con el peso de su obra. ¿Por qué el verbo concordar? Porque el propio Heidegger eligió el concepto de concordancia como aquel en el que se asienta la verdad, lo auténtico. “Lo verdadero, ya sea una cosa verdadera o una proposición verdadera, es aquello que concuerda, lo concordante”, escribió en cierta ocasión. De lo que es fácil inferir que lo discordante se corresponde con la mentira, con aquello que se tiene por falso. ¿Quiso advertirnos el propio Heidegger de que en él tenía acomodo un fondo discordante barnizado con la solvencia de su obra? Herbert Marcuse fue especialmente enigmático al final de sus días cuando, después de haber mantenido durante años una agria controversia política con Heidegger, rindió un homenaje a la dignidad con la que este vivió el final de su existencia. ¿Animó a Marcuse la necesidad de advertirnos de que en Heidegger no todo fue lo que pareció en su día y no estuvo a salvo de contradicciones? Y, si así fue, ¿es posible establecer algún tipo de conexión entre las contradicciones que le persiguieron y las que ahora encuentran cobijo en las debilidades ideológicas de la posmodernidad?

Mandela, un punto de apoyo

“La verdadera paz no es simplemente la ausencia de tensión; es la presencia de justicia”.

Martin Luther King

Los admiradores de Nelson Mandela, los seguidores del pensamiento del gran líder, los inspirados por él, se multiplican a gran velocidad, espectacularmente, con una prodigalidad muy por encima de la que se recoge en el pasaje evangélico de los panes y de los peces. Se trata de la una extraordinaria ceremonia de la confusión consistente en que nadie quiere perderse la foto al lado del féretro, la gloria de la frase redonda reproducida en letras de molde, difundida por la red en la aldea global. La densidad de políticos registrada en la ceremonia del martes en el Soccer City de Johannesburgo tiene poco que ver con la emotividad a flor de piel del homenaje popular que continuó luego en Sudáfrica a través de una manifestación de luto bulliciosamente sincera. Su significado se entiende mejor a la luz de lo que cabe considerar un culto a la personalidad post mortem organizado a beneficio, como es obvio, de quienes rinden el homenaje y no del homenajeado.

El titular de portada dice:

El titular de la portada dice: “El conquistador de la Sudáfrica del ‘apartheid’ como luchador, prisionero, presidente y símbolo”.

Todo esfuerzo es poco en las prisas por incorporar referentes morales a la biografía de cada gobernante para, acto seguido, proyectar sobre multitudes desorientadas –las de cada país– una guía moral actualizada. Claro que no todo fue oportunismo aquel martes lluvioso, pero se dio en dosis considerables, que quizá al propio Mandela le hubiesen movido a risa, como apunta Simon Jenkins, del periódico progresista británico The Guardian, en uno de los artículos más provocadores publicados a raíz de la agenda funeraria oficial que se sigue en Sudáfrica. “Ya es suficiente –escribe Jenkins–. La publicidad de la muerte y el funeral de Nelson Mandela se han convertido en un absurdo. Mandela fue un líder político africano con cualidades adecuadas para una coyuntura crucial en los asuntos de su nación”. Y añade: “Secuestrado por políticos y celebridades, de Barack Obama a Naomi Campbell y Sepp Blatter , ha tenido que ser deificado a fin de sacar el polvo a los demás con su gloria. En el proceso se le ha deshumanizado. Oímos hablar mucho de la banalidad del mal. A veces hay que destacar la banalidad de la bondad”.

El articulista no duda del gran líder fallecido, duda de muchos de quienes se han sumado al homenaje fúnebre; abomina de presencias irritantes a contar a partir de Robert Mugabe, presidente de Zimbabue. ¿Por qué se da una situación tan paradójica: un hombre que evitó siempre el gesto presuntuoso de ponerse como ejemplo es la referencia ideal para una multicolor variedad de perfiles ideológicos: gestores honrados, dirigentes llenos de contradicciones, muñidores del poder, luchadores abnegados y a saber cuántos registros más? ¿Acaso se debe a la escasez de referencias morales transparentes y a un superávit angustioso de moralistas estomagantes? Quizá esta sea la razón.

"Mandela, el combatiente de la libertad", títuló 'Le Monde'

“Mandela, el combatiente de la libertad”, títuló ‘Le Monde’.

La última entrega del International Herald Tribune Magazine, distribuida antes de la muerte de Nelson Mandela, recoge la respuesta de varios personajes notables en su área de actividad acerca de quiénes son los líderes morales de nuestro tiempo. Solo uno de ellos, Salam Fayad, expresidente del Gobierno de la Autoridad Palestina, menciona a Mandela, y lo hace además para relacionarlo con la siembra de la no violencia realizada por Martin Luther King en los años 60. Otros entrevistados transitan por caminos muy distantes de la praxis política de Mandela: la escritora turca Elip Shafak cita a Rumi, poeta de expresión persa del siglo XIII, que en su funeral reunió a cristianos, judíos y musulmanes; el obispo anglicano Rowan Williams menciona a Dag Hammarskjold, segundo secretario general de la ONU, porque “ofreció una perspectiva sin la que todo político está vacío”; el poeta chino Liao Yiwn se remite a Confucio y se acoge a una frase de Mencio, su seguidor más preclaro, para quien “si Confucio no hubiese nacido, la larga noche no tendría ninguna lámpara brillante”.

¿Puede aventurarse que Shafak, Williams y Liao no sienten interés o aprecio por la epopeya de Mandela? No, con toda seguridad, pero a diferencia de muchos de los gobernantes que viajaron a Johannesburgo, no tienen necesidad de hacer ostentación de ello. La remisión al icono es una operación de cirugía estética tentadora, porque tras la imagen del héroe desaparecido, libre de toda sospecha, reconocido por todos, se concentra una masa crítica de utilidad política aún más tentadora: Andrei Sajarov, Václav Havel, las revueltas en las antiguas repúblicas soviéticas, la primavera árabe, la resistencia sin aspavientos de la birmana Aung San Suu Kyi, la teocracia posmoderna del dalái lama y la escuela pacifista que, puestos a citar símbolos ilustres, se remonta a Mahatma Gandhi. 

Para 'The Independent', el titular era innecesario. Se limitó a reproducir en la portada un frase de Mandela: "

Para ‘The Independent’, el titular era innecesario. Se limitó a reproducir en la portada un frase de Mandela: “Ser libre no es simplemente librarse uno de las cadenas, sino vivir de forma que se respete y realce la libertad de los otros”.

A eso se refiere la directora del diario francés Le Monde, Natalie Nougayrède, al enumerar la descendencia civil más conocida de Mandela, el autor de frases redondas del estilo “la libertad no se negocia porque solo un hombre libre puede negociar”. Escribe Nougayrède: “Las aspiraciones a la dignidad y a los valores universales deben encarnarse para superar los peores obstáculos”. Y al seguir por esta línea es fácil tener la impresión de que una cierta religiosidad cívica envuelve los elogios fúnebres suministrados estos días por los redactores de discursos, al mismo tiempo que cobra sentido la prevención que expresa Simon Jenkins ante todo lo visto y leído: “El concepto de bondad en un líder político ha fascinado a los estudiosos, de Platón a Nietzsche y más allá. Tenemos que creer en él, no sea que nos deslicemos por el cinismo, pero hemos de tener cuidado para no deslizarnos hacia la idolatría”.

¿Es todo una gran farsa televisada en directo? No lo es, pero la banalización de la bondad de la que habla Jenkins ahí está. ¿Hay que practicar el escepticismo ante todos los discursos? Sin duda, no, pero al beatificar a Mandela en el altar de los grandes valores universales, la peripecia personal se convierte en un relato mágico del que desaparecen algunas referencias obligadas para comprender que entre la condena a cadena perpetua del abogado Nelson Mandela y la elección del primer presidente negro de Sudáfrica transcurren decenios de sinsabores, sacrificios, periodos de ostracismo, contradicciones personales, errores, ausencias, tragedias familiares y, al mismo tiempo, acontecimientos políticos en el plano interior e internacional que hacen posible el gran momento de gloria de la liberación en 1990. El relato mágico acelera la construcción del mito, al que se le otorgan todos los atributos, pero desaparece la historia; la exaltación de la ejemplaridad desdibuja al ser humano.

Las multitudes que se han movilizado para acudir a Pretoria a despedir a Madiba no precisan recurrir a la exaltación de lo sobrehumano. Han rendido tributo a quien sienten que le deben algo, que fue como ellos, que pasó por las mismas angustias que ellos, del apartheid a las matanzas en los suburbios, de la violencia de todos los días al largo olvido a que fueron condenados por la realpolitik durante la guerra fría. En esas largas colas del último adiós la mayoría sabía, desde mucho antes de que lo dijera Barack Obama en Johannesburgo, que Mandela no solo fue su libertador esclarecido, sino el libertador de los carceleros. Y en este gesto supremo se labró su derecho a pasar a la historia como un gobernante sin ira.

 

 

 

 

El Tea Party divide a los republicanos

“Han sido las dos mejores semanas del Partido Demócrata en los últimos tiempos porque estuvo fuera del centro de atención y no tuvo que mostrar sus ideas”.

Linsay Graham, senador republicano por Carolina del Sur

 Es difícil imaginar una operación política más desventajosa, estéril y arbitraria que la desencadenada por el ala ultraconservadora del Partido Republicano de Estados Unidos para poner al presidente Barack Obama contra las cuerdas. Aunque el parche aprobado por las dos cámaras del Congreso no es más que un remedio provisional, seguramente insuficiente, ha resultado vencedor el gran adversario a batir a ojos del Tea Party, ninguna de las exigencias republicanas ha llegado a buen puerto y, lo que es peor, una profunda división se ha adueñado del partido. Lleva razón un clásico del republicanismo conservador como el senador por Arizona John McCain cuando reclama, no sin retranca, que alguien le cuente qué ha sucedido.

Al mismo tiempo, la derrota republicana ha dejado al descubierto los límites del poder del Tea Party. Ha saltado por los aires la convicción de que las finanzas se sienten más cómodas con el liberalismo a ultranza de los ultraconservadores que con el intervencionismo moderado de la Casa Blanca: en realidad, para la trabajosa salida de la crisis, Wall Street prefiere un capitalismo ordenado a un crecimiento sin tutela. Voces tan influyentes como George Soros, Bill Gates y Warren Buffett han insistido en la necesidad de promover un capitalismo pautado, custodiado por un Gobierno solvente que pueda salir al rescate del sistema cuando zozobra, como sucedió en el bienio 2008-2009. Todo eso desoyó el Tea Party cuando creyó que podía supeditar la aplicación de una ley socializante como la de asistencia sanitaria, aprobada por el Congreso y en vigor, a través de la impugnación a las bravas de la política del presidente.

Publicado en el diario conservador ‘The Christian Science Monitor’.

El desenlace de esta crisis de perfiles a menudo grotescos ha resultado en una “rendición casi incondicional” de los republicanos, como subrayaron The New York Times y, con él, todos los medios liberales, incluso aquellos que optaron por la neutralidad, si es que esta fue posible mientras la Administración federal permanecía cerrada y se aproximaba el día en el que Estados Unidos se iba a declarar en suspensión de pagos. El tiempo que ha ganado la Casa Blanca para negociar y evitar que las crisis fiscales se conviertan en una tradición malsana es el mismo del que dispone el Grand Old Party (GOP), apodo del Partido Republicano, para restañar las heridas dejadas por la pugna interna. Tan urgente es para Obama encontrar una solución definitiva al riesgo de cierre gubernamental antes del 15 de enero y al techo de gasto antes del 7 de febrero, como para los republicanos evitar el desgaste de un nuevo espectáculo de radical intransigencia. Pero para superar la imagen dejada ahora precisan recuperar los conservadores –la extrema derecha, más apropiadamente– el sentido de la realidad, y aceptar que menos del 30% de la opinión pública secunda su comportamiento.

Por de pronto, el Tea Party ha suministrado abundante munición a los adversarios del GOP. En términos estrictamente contables, porque la crisis fiscal ha tenido un coste de 17.700 millones de euros (24.000 millones de dólares), equivalentes, según Standard and Poor’s, al 0,6% de la tasa de crecimiento calculada para el cuarto trimestre del 2013 (0,5%, según los cálculos de Moody’s). En términos políticos, las bolsas y el mercado de la deuda han secundado el enfoque demócrata del problema. En términos personales, porque figuras relevantes republicanas como John Boehner, presidente de la Cámara Representantes, y varios senadores de largo recorrido han visto erosionada su imagen a causa de la obstinación de los ultras, que han impuesto al Partido Republicano una estrategia de tierra quemada. Mientras tanto, Eric Cantor, estrella rutilante de los neo neocons en la Cámara de Representantes, y otros actores de la misma compañía han salido casi indemnes del lance gracias a su habilidad para prodigarse lo justo en público y limitarse a porfiar entre bambalinas.

Son minoría los que comparten hoy la reflexión de William Kristol, uno de los gurús del pensamiento neocon, en el semanario The Weekly Standard. Sostiene Kristol que, “incluso si se considera que el presidente ha obtenido esta semana una victoria a corto plazo”, sus efectos se desvanecerán rápidamente porque prevalecerán los del “lanzamiento catastrófico” del Obamacare, del Estado del bienestar, de la debilidad liberal en el extranjero, y “la gran arrogancia del Gobierno y el desprecio por el pueblo estadounidense”. Lo cierto es que en un país donde el 15% de la población –45 millones de personas– carece de seguro médico, es difícil imaginar una reacción generalizada contra la reforma sanitaria, salvo en medios que se han impuesto la misión histórica de acabar con Obama. Para la mayoría, el presidente ha impuesto su criterio y los demócratas han gestionado la crisis sin sufrir apenas rasguños. Aunque Boehner repita una y otra vez que quiso negociar hasta el final, “pero la respuesta siempre fue no, no, no”, la impresión que ha prendido es que los republicanos quisieron poner a la Administración a los pies de los caballos, aunque fuera a costa de provocar otra recesión.

Cartel de una de las campañas contra la reforma sanitaria. Arriba, recoge una frase de Barack Obama de septiembre del 2009: “No firmaré un plan que añada un solo céntimo a nuestro déficit, ahora o en el futuro”. Abajo, avanza el supuesto coste de la implantación del Obamacare, calculado en febrero del 2013: añadirá 6,2 billones de dólares a las estimaciones de déficit.

Si el principio de ejemplaridad forma parte del ethos democrático, y “escandalizarse demuestra la vigencia de la ejemplaridad”, de acuerdo con la formulación del filósofo Javier Gomá, entonces la reacción de la sociedad estadounidense se ha atenido a lo que cabía esperar, incluso admitiendo que el Tea Party no es un fenómeno pasajero o una anomalía política abrazada por una minoría. El paso de la “estupidez ideológica”,  citada alguna vez por Mario Vargas Llosa, a la banalización de la política, o al menos el intento de banalizarla en nombre de un individualismo sin fisuras, ha alarmado de tal manera a un segmento tan amplio y variado de la comunidad que el futuro del Partido Republicano pasa forzosamente por la revisión del reparto de papeles en su interior.

“La ley de la política, que es la ley del amigo-enemigo” –otra vez Gomá– se ha adueñado del debate, también en el campo demócrata, y conduce directamente a la fractura, a una configuración binaria de la realidad, con dos frentes irreconciliables que pretenden ocupar todos los espacios de poder para evitar el pacto, consustancial a la política en las sociedades complejas y los sistemas deliberativos. Y en este ambiente permanentemente crispado, como el de ahora mismo en Estados Unidos, surgen profetas de la desregulación, del Estado insignificante y del Gobierno maniatado, como Sheldon Adelson, zar del juego, los hermanos Charles y David Koch, magnates del petróleo, y otros activistas de la extrema derecha para quienes toda ley que limite sus negocios es excesiva, gastan millones de dólares en difundir la utopía reaccionaria y desprecian los instrumentos más elementales de redistribución de recursos.

Cuando Paul Ryan, destacado miembro republicano de la Cámara de Representantes, intenta delimitar los objetivos del partido –“poner la deuda bajo control, hacer una reducción inteligente del déficit y tomar medidas que pensamos harán crecer la economía y permitirán a la gente volver a trabajar”–, enumera objetivos tan sensatos como alejados de la praxis de las últimas semanas. De ahí la presunción ampliamente difundida de que lo que de verdad importaba era lograr que Obama doblara la rodilla. La sospecha es que la distancia entre las declaraciones solemnes y los movimientos sobre el terreno se debía –se debe– a la animadversión hacia el presidente por motivos no solo ideológicos, sino también por prejuicios raciales, eludidos siempre en intervenciones públicas, medios de comunicación y foros de toda índole, pero presentes aquí y allá en una atmósfera viciada por la herencia histórica de las tragedias asociadas al color de la piel. Dicho en pocas palabras: para el Tea Party, Obama constituye una presencia insoportable.

Echar la cuenta de cuál ha sido el coste de 16 días de incertidumbre nacional e internacional es algo que ocupará los análisis durante las próximas semanas. Pero cabe afirmar desde ahora mismo que la superpotencia ineludible no puede depender de los biorritmos ultraconservadores ni poner la economía mundial en jaque a causa de una legislación, la que regula el techo de gasto del Gobierno, que se remonta a 1917. Ni siquiera la posibilidad de que Obama se hubiese acogido a la sección cuarta de la 14ª enmienda de la Constitución –la validez de la deuda pública de Estados Unidos no se discute– habría zanjado la sensación de inseguridad colectiva. En primer lugar, porque es muy posible que, de haber escogido el presidente ese camino, el litigio habría acabado en el Tribunal Supremo; en segundo lugar, porque las medidas excepcionales son útiles para salvar una situación de riesgo, pero no suelen tranquilizar los espíritus. Lo que en verdad reclaman la UE, los inversores, las potencias emergentes, organizaciones internacionales como el FMI y el Banco Mundial y, en general, todos los actores económicos de peso es que Estados Unidos deje de pasar la maroma cada pocos meses –verano del 2011, fin de año del 2012, ahora– porque, al hacerlo, perturba la salida de la crisis.

El momento para Obama no es el mejor para intentar que no se repita una secuencia de hechos como el de las últimas semanas. Sucede que el año próximo es electoral –se renuevan la Cámara de Representantes y un tercio del Senado– y, en el fragor de la campaña que se avecina, es difícil que alguien se atenga a la contención y renuncie a la sal gruesa, algo que conviene en toda negociación política. Pero sucede también que a partir de noviembre del 2014 el presidente será el pato cojo (lame duck), etiqueta aplicada al inquilino de la Casa Blanca durante los dos últimos años de su segundo mandato, cuando no puede aspirar a una nueva reelección. Sucede, en suma, que los republicanos, contra lo que aconseja la prudencia, pueden verse obligados a seguir los dictados del senador Ted Cruz, figura del Tea Party que aspira a disputar la presidencia en el 2016, pero antes debe demostrar que su intransigencia atrae votos y que el club del té puede fijar el rumbo de la nave con posibilidades de éxito. El plan de Cruz y los suyos tiene todas las trazas de ser un envite al todo o nada, algo que para Obama puede constituir un obstáculo insalvable para restablecer la confianza mediante la negociación de un programa presupuestario de una década de duración. Algo que es tan necesario para Estados Unidos como para el resto del mundo.

 

El fantasma del racismo asoma de nuevo en EEUU

Trayvon Martin

Trayvon Martin

El demonio familiar del racismo conmueve una vez más los espíritus en Estados Unidos. Los peores fantasmas reaparecen en los debates políticos, en las tertulias de los medios de comunicación y en las secciones de opinión de los grandes periódicos. En la red resuena el debate apasionado relativo a la igualdad de los ciudadanos ante la ley. Y, entre tanto, los padres de Trayvon Martin, el adolescente negro de 17 años que el 26 de febrero murió en Sanford (Florida) de un disparo efectuado por el vigilante voluntario blanco George Zimmerman, de 28 años, piden que prevalezca la justicia; piden en suma que Zimmerman comparezca ante el juez.

El propio Zimmerman reconoce que disparó contra Martin. La policía admite que el joven iba desarmado, que regresaba a su casa después de comprar unas golosinas y un refresco y que se cubría la cabeza con la capucha de su sudadera porque llovía. Es decir, que las razones que indujeron a usar el arma al vigilante voluntario son harto confusas y su testimonio –también el de su hermano y el de los portavoces de la policía– resulta muy poco convincente, por no decir francamente sospechoso, y aun así, Zimmerman sigue en libertad en un lugar secreto después de pasar por comisaria y declarar que actuó en legítima defensa. Por si esto fuera poco, una grabación de Zimmerman y los policías que le detuvieron, realizada por las cámaras situadas en el interior de la comisaría y emitida por la cadena de televisión ABC, desmiente al homicida y a sus familiares, que sostienen que recibió un puñetazo en la nariz y dio con la cabeza contra el suelo (en un momento de la grabación parece que se aprecian unos cortes en la parte trasera de la cabeza de Zimmerman).

George Zimmerman

George Zimmerman.

Como es de imaginar, aunque estos y otros detalles forenses son fundamentales para dilucidar el caso en los juzgados –el día 10 un gran jurado decidirá si se procesa o no a Zimmerman–, lo que realmente tiene conmocionada a la sociedad estadounidense es la pulsión racista de cuanto ha sucedido hasta la fecha y, al mismo tiempo, la inseguridad manifiesta que se deduce de la aplicación de la ley Stand your ground (manténgase firmes), aprobada en el 2005 en el estado de Florida. Se trata de dos vertientes aparentemente inconexas, pero que en realidad están íntimamente relacionadas. ¿Por qué? Porque la Stand your ground autoriza a recurrir a la máxima violencia –utilizar un arma– a quien se siente amenazado o sospecha que lo está, y ahí desempeñan un papel principal los prejuicios raciales que aún alientan en la sociedad estadounidense. A la luz de las estadísticas, se diría que la ley es más un coladero penal promovido por la Asociación Nacional del Rifle que un instrumento legal: entre el 2005 y el 2010, la Stand your ground fue invocada en Florida en 93 casos de homicidio, según ha recogido el periódico Le Monde.

Un análisis exhaustivo de la psicóloga Erika Christakis, publicado por la revista Time, resulta esclarecedor: “Los detalles de este caso ocultan una preocupación mayor. La ley manténgase firmes, que permite a una persona usar la fuerza como primer recurso en casi cualquier situación en la que se sienta una amenaza, no tiene en cuenta las importantes limitaciones y distorsiones de la percepción humana (…) Es incomprensible que los legisladores confíen en el buen juicio de los ciudadanos. Por desgracia, nuestros cerebros no están preparados para ser lo suficientemente razonables cuando disponemos de un arma de fuego. Empuñar un arma puede alterar nuestro contacto con la realidad”.

El comedimiento académico de la profesora Christakis se desvanece más allá de las aulas. Para Frederica Wilson, miembro demócrata de la Cámara de Representantes por un distrito de Florida, cuanto ha sucedido en Sanford “es un ejemplo de perfil racial”. La entrevista con Wilson emitida por la CNN durante el pasado fin de semana contiene la misma contundencia argumentativa desplegada por el periodista Jonathan Capehart, prestigioso editorialista de The Washington Post: “La carga de la sospecha sigue pesando sobre nosotros”.

Capehart, autor de una interesante indagación dedicada a las contradicciones en que han incurrido Zimmerman, su hermano y la policía, y Wilson tienen la tez tan oscura como el malogrado Trayvon Martin. Pero ese dato adquiere un valor relativo cuando se observan las imágenes de las manifestaciones que han puesto en tensión a la opinión pública en todo el país: la presencia de blancos en todas ellas, incluso en los estados del sur, es muy nutrida. Para algún comentarista político, la composición social de las manifestaciones “es una foto de la América que eligió a Obama”; para algún otro, el mensaje que transmite la calle es el de la división social entre liberales y ultraconservadores, mientras una mayoría silenciosa prefiere mantenerse al margen, esperar y ver.

Sea como fuere, el caso de Trayvon Martin es para la minoría negra –afroamericana, como gustan decir en Estados Unidos– motivo de alarma justificada porque transmite la idea de que la fractura racista está lejos de haberse superado, de que el reloj de la historia, de repente, atrasa. “Trayvon es un mártir, no va a regresar. Es un mártir, fue asesinado y martirizado y ahora debemos iluminar la oscuridad con la luz que viene del mártir”, dijo el reverendo Jesse Jackson el último domingo en una iglesia de Eatonville (Florida), acompañado de Al Sharpton, histórico activista por los derechos civiles. Jackson y Sharpton compararon al adolescente muerto en Sanford con Emmett Till, un chico negro de 14 años brutalmente torturado y asesinado en Mississippi en 1955, y con Medgar Evers, un veterano de la segunda guerra mundial asesinado en el mismo estado por el Ku Klux Klan en junio de 1963 después de que el presidente John F. Kennedy pronunciara su famoso discurso en defensa de la igualdad de los derechos civiles. En el entorno del reverendo Jackson y en algunos campus han resonado también los nombres de Selma y Brimingham, ciudades sudeñas que son una referencia permanente en la historia de la defensa de los derechos de la comunidad de color.

Robert Gooding-Williams, profesor de Ciencia Política de la Universidad de Chicago, sostiene que las explicaciones dadas por Bill Lee Jr., jefe de policía de Sanford cuando Zimmerman fue puesto en libertad, remiten a la ley del esclavo fugitivo, que se remonta a 1850 y que hizo posible la siguiente perla de un juez de Michigan: “Si un hombre blanco persigue a un hombre negro, no intervengas”. Cuesta encajar la opinión del profesor de Chicago con la tranquila vecindad de Retreat at Twin Lakes, donde se desarrolló la tragedia, pero el ejemplar reportaje publicado por The New York Times el 1 de abril sobre las circunstancias y el entorno social en el que se produjo la muerte de Trayvon Martin –con un titular tan contundente en la portada del diario como En el ojo de una tormenta de fuego– ayuda a admitir que todo es posible todavía en Estados Unidos aunque el presidente sea Obama y, como ha dicho él mismo, “si tuviera un hijo, se parecería a Trayvon”.

Tracy y Sybrina

Tracy Martin y Sybrina Fulton, padres de Trayvon Martin

Los sentimientos están tan a flor de piel que Geraldo Rivera, un popular presentador de la cadena conservadora Fox, hubo de disculparse en directo con los padres del adolescente muerto después de insinuar que llevar una sudadera con la capucha levantada puede ser un factor de sospecha. “Traté de llamar la atención a los padres que permiten a los chicos vestir sudaderas o prendas similares que en determinadas circunstancias, particularmente si se trata de menores, pueden ser peligrosas (…) Nunca pretendí herir los sentimientos de nadie y menos de Sybrina y Tracy (los padres de Trayvon)”. Los aludidos aceptaron las disculpas.

Pero en la calle sigue vivo el lamento por una realidad que condiciona la vida cotidiana, porque los prejuicios raciales parecen no tener fecha de caducidad a pesar de los progresos registrados desde que el presidente Lyndon B. Johnson firmó en 1965 la ley de derechos civiles. De ahí que en las manifestaciones que estos días han reclamado el procesamiento de George Zimmerman se haya recordado alguna vez el discurso pronunciado por Abraham Lincoln en Gettysburg el 19 de noviembre de 1863: “A nosotros, los que aún vivimos, nos toca consagrarnos a la obra, no terminada, que aquellos valientes adelantaran tan notablemente. A nosotros nos toca consagrarnos a la enorme tarea que aún queda por hacer, y que estos muertos gloriosos nos infundan su devoción a la causa por la cual derramaron hasta la última gota de sangre”. El deseo expresado por Lincoln pronto cumplirá 150 años.