El ‘efecto Trump’

La alocada acumulación de candidatos que aspiran a la nominación republicana para disputar a Hillary Clinton la Casa Blanca el 8 de noviembre del próximo año alarma al conservadurismo clásico y envalentona a los estrategas de los aspirantes menos convencionales, con el extravagante ultraconservador Donald Trump en primer lugar. Mientras la mayoría de encuestas no dejan de pronosticar que la candidata in péctore de los demócratas ganaría a cualquier aspirante republicano si hoy se celebraran elecciones, el viejo partido –GOP (Grand Old Party)– ha malgastado los dos primeros debates de sus aspirantes con digresiones absurdas, argumentos falaces y la sensación de que, en medio de la farsa, los asesores afectos al Tea Party son los que mejor se mueven. Como ha escrito Paul Krugman, “ahora tenemos unos candidatos presidenciales [republicanos] que hacen que Bush parezca Lincoln”, y que su hermano Jeb, cabe añadir, se perfile como el menos inconsistente de todos ellos.

Empujados o condicionados por el efecto Trump, si así puede llamarse, los precandidatos republicanos parecen haber llegado a la conclusión de que cuanto más a la derecha se instalen, más posibilidades tendrán en las primarias que empiezan en enero. Esa suposición choca con dos precedentes que atestiguan que, en efecto, esa estrategia vale para ganar la nominación, pero es insuficiente, cuando no dañina, para llegar a la presidencia. El error en el 2008 del senador John McCain, un republicano clásico, de unir su suerte a la de la gobernadora Sarah Palin, candidata a la vicepresidencia, representante de un conservadurismo rudimentario y ágrafo, resulta tan ilustrativo como el de Mitt Romney en 2012, que formó ticket con Paul Ryan, un neocon subido al tren de la austeridad y la restricción del gasto público. Si McCain y Romney perdieron claramente frente a Barack Obama, a pesar de recluir a la ultraderecha en la vicepresidencia, ¿cuál podría ser el resultado si el candidato respondiera a los parámetros de Donald Trump o a los de alguien de su misma cuerda?

Steve Schmidt, asesor político de McCain en la campaña del 2008, cree ver en la debilidad financiera de candidatos inexpertos como Ben Carson y Carly Fiorina un vivero de votos para Donald Trump antes que para políticos profesionales como Jeb Bush, Marco Rubio, Ted Cruz o Chris Christie, integrantes del establishment republicano, aunque de los cuatro, solo Bush forma parte de la aristocracia del partido. El análisis de Schmidt parte de la idea de que los políticos convencionales, incluso los vinculados al Tea Party y opuestos frontalmente al reformismo moderado de Barack Obama, arrastran el desprestigio de las derrotas de 2008 y 2012, y su incapacidad para bloquear las iniciativas de la Casa Blanca más aborrecibles a ojos del electorado ultraconservador: la reforma sanitaria, el acuerdo con Irán, las relaciones diplomáticas con Cuba, los programas relacionados con el cambio climático y el control de las emisiones de gases, la política migratoria, etcétera. Sea o no acertado el argumento de Schmidt, lo cierto es que Donald Trump es de largo el precandidato con mayor capacidad de movilización y recaudación a pesar de la tosquedad de su comportamiento y de sus argumentos.

Lo que resulta impredecible es cuál es la capacidad de destrucción de un candidato como Trump o de un candidato como Bush sometido a las exigencias del sistema planetario de Trump. En la película Game change, reconstrucción de la campaña de Sarah Palin (Julianne Moore), John McCain (Ed Harris) le pide a su compañera de candidatura, después de reconocer la derrota frente a Obama, que no se alíe con quienes pueden destruir el partido. Hoy sigue vigente ese temor a que una derechización sin freno lo ponga en riesgo; “la profunda preocupación por mi país”, expresada en un blog por un votante republicano, coronel retirado, refleja en términos muy sencillos un estado de ánimo muy extendido entre el republicanismo tradicional.

La quincena aproximada de precandidatos que parecen dispuestos a probar suerte contribuye a sembrar la inquietud, porque salvo en el caso de Trump –las encuestas le atribuyen un apoyo ligeramente por encima del 25%–, fragmenta el voto hasta lo indecible. Con el efecto añadido de que candidatos con posibilidades frente a Hillary Clinton o frente al vicepresidente Joe Biden, si finalmente opta a la nominación demócrata, tienen en cambio poco respaldo entre la militancia del partido –por debajo del 17%–, lo que en ningún caso les permitiría obtener la nominación republicana. Así, mientras un articulista de The Washington Post se pregunta dónde están las nuevas caras de los demócratas, un editorial de hace varias semanas lamentaba la ausencia de “republicanos reconocibles” en los prolegómenos de la larga carrera a la Casa Blanca. Como si todo lo que hasta la fecha ha aportado el desafío de Trump fuese la desnaturalización acelerada del partido a causa del deseo incontenible de liquidar la herencia de Obama y abundar en las recetas más derechistas, resumidas en el mantra menos Gobierno, menos Washington.

La consolidación de algunas figuras que cree ver Joe Klein, columnista del semanario Time, detrás de la confusión que se ha adueñado del escenario, parte de la idea de que Trump se ha convertido en un pesado que distorsiona la precampaña, pero no impide que se prefigure un reparto de papeles con Ted Cruz a la derecha, Jeb Bush y John Kasich en el centro y una posición intermedia para Marco Rubio, un neocon tenaz que no recurre al vitriolo para combatir a sus adversarios. Lo malo para quienes aspiran a racionalizar la lucha es que Trump dobla las expectativas de voto de todos ellos, ninguno tiene garantizado el apoyo mayoritario de un segmento concreto de los electores del partido y, además, su fortuna personal le confiere al pesado una autonomía de la que carecen sus oponentes.

El Partido Republicano dispone del gran capital político de la mayoría en las dos cámaras del Congreso, pero corre el riesgo de gastarlo en fuegos de artificio a causa del recurso permanente al no. Quien aspira a encabezar el Ejecutivo no debe solo tener su propio programa, sino que ha de demostrar su voluntad de compromiso para acordar soluciones bipartidistas para problemas concretos, algo que forma parte de la tradición política de Estados Unidos, pero que el republicanismo apenas ha practicado durante los dos mandatos de Obama. Y aunque nada garantiza la victoria ni presagia la derrota a más de un año de distancia del día D, la coincidencia cuatrienal de la elección del presidente con la renovación de toda la Cámara de Representantes y de un tercio del Senado entraña más riesgos que las elecciones legislativas de midterm (a mitad de un mandato presidencial). De ahí, también, la alarma de los más veteranos, de aquellos que temen que el efecto Trump asuste a una parte del electorado y se quede en casa o, lo que sería peor, cambie el color de su voto.

‘Sandy’ cambia la campaña

La sorpresa de octubre capaz de modificar el rumbo de la campaña electoral en Estados Unidos se llamaba Sandy. La tormenta tropical que golpeó con fuerza inusitada los estados de Nueva York, Nueva Jersey y Pensilvania puede haber alterado la suerte del gran combate de forma más determinante que el despliegue de estrategias políticas diseñadas por los asesores del presidente Barack Obama y de Mitt Romney, el candidato republicano renacido en las encuestas en las semanas inmediatamente anteriores a la llegada de Sandy. Después de largas digresiones sobre cómo podía remediar Obama el debilitamiento de su candidatura, fue la situación de emergencia provocada por el huracán lo que permitió al candidato demócrata sacar lo mejor de su reconocida capacidad para mostrarse ante la opinión pública como un pragmático ilustrado con dotes de mando. En sentido contrario, Romney se vio obligado a dar explicaciones sobre asuntos rodeados de polémica y que dividen al cuerpo electoral: el papel y las dimensiones del Estado, el cambio climático y la eficacia de la iniciativa privada en situaciones extremas.

La constancia en el esfuerzo de Romney para despegarse de la sombra proyectada sobre la anterior campaña presidencial por la derecha ágrafa, encarnada en Sarah Palin; el concurso de Paul Ryan, candidato a la vicepresidencia, extremadamente conservador, estrella del Tea Party, pero alejado de las reflexiones de mesa camilla de muchos de sus seguidores; la buena nota media obtenida por los republicanos en los debates, todo se diluyó en la lluvia torrencial, en el metro inundado, los domicilios anegados, la lista de muertos y la aparición del comandante en jefe al frente de las operaciones. Solo analistas como Charles Krauthammer (Fox News, derecha infatigable), movidos más por sus deseos que por el escrutinio de la realidad, pueden sostener que la aparición de Sandy “no afectará a la elección”. Todos los sondeos posteriores al desastre reflejan la recuperación del presidente, su ventaja en votos electorales y a menudo en votos populares y, lo que es más importante, una ventaja apreciable, aunque no definitiva, en ocho de los nueve estados clave. “Obama ha habitado la Casa Blanca durante cuatro años; ahora la Casa Blanca habita en él”, ha escrito Jonathan Schell, profesor en The National Institute, una traducción posmoderna en el seno de una república presidencialista de “l’État c’est moi”, el famoso aserto que la cultura popular atribuyó sin fundamento a Luis XIV de Francia.

EncuestasPero acaso lo peor para Romney sea la concreción de las fisuras en las filas republicanas y la debilidad estructural del partido, el apoyo del exsecretario de Estado Colin Powell a la relección del presidente, los elogios del gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, republicano, dirigidos a Obama –escribió un tweet de agradecimiento a la Casa Blanca que fue un verdadero picotazo a Romney sin mencionarlo–, el reconocimiento del alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, asimismo republicano, por los esfuerzos de la Administración demócrata para luchar contra el cambio climático y, por encima de todo, el clamoroso interés de Romney de mantener a George W. Bush lo más alejado posible de la campaña. El pronunciamiento de Powell se comprende porque su paso por el Departamento de Estado fue inseparable de las agrias diferencias de criterio que mantuvo con los neocon, la prodigalidad de Christie en el elogio tiene que ver con sus aspiraciones presidenciales en el 2016, incluso lo dicho por Bloomberg es comprensible en el fragor agobiante de los destrozos causados por el huracán, pero la ausencia de Bush es más dañina. Significa, como argumenta el asesor político independiente Robert Creamer, que el expresidente “está en una Siberia política”. “Romney hace todo lo humanamente posible –afirma– para tranquilizar a los votantes”, que recelan ante la posibilidad de que quiera restaurar “algunas de las políticas fracasadas de Bush cuando estuvo en la Casa Blanca”. Significa que el pasado más inmediato es una referencia molesta para el aparato electoral republicano, justo lo contrario de lo que sucede en el campo demócrata, donde Bill Clinton hace campaña en un ambiente de aceptación permanente y sin que quepa interpretarse como una necesidad familiar; significa que los republicanos andan en busca de algo los más cercano posible a la derecha compasiva para serenar el voto conservador independiente, mientras los demócratas explotan la idea de que acaso el primer presidente negro para todas las minorías fue Clinton.

Las “políticas fracasadas” a las que alude Creamer incluyen la desastrosa gestión del paso del huracán Katrina, que el 29 de agosto del 2005 arrasó Nueva Orleans y dejó 1.800 muertos. Es posible que muchos electores piensen como el asesor de inversiones John MacIntosh, entrevistado por la CNN, que votará a los demócratas como “el menor de dos males”, pero cuando el recuerdo del Katrina irrumpe en la campaña, también ocupan la primera página algunas declaraciones de Romney que ahora le pasan factura. Dice Creamer: “El fallo de Bush para responder rápida y efectivamente al Katrina no fue solo un reflejo de la incompetencia de su Administración. Fue un reflejo del hecho de que su Administración no creía en el Gobierno [en la gestión pública]”. ¿Qué declaró Romney en junio a John King, de la CNN?: que había que privatizar la función encomendada a la Federal Emergency Management Agency (FEMA), encargada de hacer frente a situaciones como los estragos de un huracán y cuya labor ha sido elogiada con rara unanimidad durante esta semana. ¿Qué diferencia hay entre la actitud de Bush y los propósitos de Romney? Parece que ninguna.

El nobel de Economía Paul Krugman sostiene en su blog que la fijación de Romney con la FEMA es patológica. Ari Melber, un fiscal que frecuenta la publicación progresista The Nation, opina que “ha llegado el momento de explicar en términos simples y humanitarios que en materia de salvamento y seguridad, el Gobierno no es una opción, es una necesidad”. La analista Sally Kohn, en politico.com circula por la misma carretera: “Los planes de Romney para recortar la asistencia para desastres y muchos de los programas en los que confían los estadounidenses parecían imprudentes antes del huracán; ahora parecen francamente desastrosos”. Después del paso del Sandy, Jared Bernstein, asesor del vicepresidente Joe Biden, no desaprovechó la ocasión para desacreditar el debate abierto por los republicanos sobre las dimensiones del Estado: “Al final del día, no necesitamos un Gobierno grande o un Gobierno pequeño. Aquello que necesitamos es un Gobierno financiado con amplitud que afronte desafíos como el que hemos encarado hoy, algo que me temo que Romney y Ryan no entienden”.

EstadosEn el fragor de la discusión, el aspirante republicano se mantuvo a medio camino entre la rectificación y la perseverancia en el error. “Creo que la FEMA tiene un papel clave”, declaró cuando arreciaba la tormenta. “Es interesante ver cómo se une la gente en circunstancias como estas”, enfatizó en Tampa (Florida) cuando escampaba. Más tarde, el silencio, la promesa deslizada por su equipo de campaña de que en el futuro la FEMA dispondrá de los recursos necesarios, pero también la repetición de consignas sobre el valor de la iniciativa privada y el recurso a las autoridades estatales y locales. Una forma confusa, no exenta de prudencia, de responder a las encuestas: la de The Washington Post situó en el 80% los ciudadanos que consideran acertada la gestión que Obama hizo de la crisis. Así las cosas, ¿qué efecto tienen en la dinámica final de la campaña pronunciamientos como el Kevin D. Williamson, en  National Review, una de las biblias de la derecha impertérrita?: “La presencia de un huracán no es un argumento contra la reforma del incontinente gasto federal”.

Es posible que, con las urnas a la vuelta de la esquina, tengan poco impacto opiniones de este tenor, pero pueden poner en un brete a Romney y, desde luego, explican una vez más por qué Bush no es invitado a los mítines. Lo primero entra dentro de lo posible porque entre los errores cometidos por el candidato figura haber discutido los rescates federales a la industria del automóvil, algo criticado incluso por Joe Klein en el semanario conservador Time; un enorme inconveniente ahora que debe acudir a Ohio en busca de votos de los blue collars y los white collars, cuyas economías se han salvado de la ruina gracias precisamente a la recuperación del sector de la automoción con ayudas –préstamos– federales. Lo segundo es consecuencia directa de un dato histórico incontrovertible: la dislocación del presupuesto se debió al esfuerzo de guerra acometido por Bush, que consumió el superávit dejado por Clinton y disparó el déficit de forma imparable. Pueden alegar los republicanos que los últimos días de Bush en la Casa Blanca fueron los primeros de la crisis, pero la decisión de no evitar la quiebra de Lehman Brothers (14 de septiembre del 2008) un año después de la sacudida de las subprime se antoja que fue una opción tan ideológica como insensata.

Tampoco parece que deba tener efecto en el comportamiento del electorado la falta de referencias al cambio climático, aunque la reiteración de episodios extremos ha llevado al 70% de los estadounidenses a inquietarse por la situación, según una encuesta de la Universidad de Yale citada por Le Monde. Ni siquiera los estragos de esta semana –el Frankenstorm, en expresión acuñada por la Asociación Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos– han metido en la campaña este asunto capital. “Esta sucesión [de catástrofes], ¿se debe al cambio climático? Es, a buen seguro, la pregunta que se impone, incluso aunque preocupa poco o nada a Barack Obama y Mitt Romney, que en ningún momento de la campaña presidencial han abordado la cuestión del calentamiento”, ha escrito el editorialista del diario Le Monde. Darrel Moellendorf, director del Instituto para la Ética y los Asuntos Públicos, ha sido más taxativo en la revista estadounidense de izquierda Dissent al referirse al origen del Sandy: “Este monstruo, como el de la novela de Mary Shelley, es una creación humana”. Las campañas electorales también lo son y, en este caso, surge una incompatibilidad manifiesta entre el cortejo de los candidatos con una industria que se recupera lentamente de la crisis y la necesidad de tomar medidas para proteger el medio ambiente.

Obama-Romney

El candidato republicano, Mitt Romney, y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante el debate sobre política exterior celebrado en la Universidad de Lynn, en Florida, el 22 de octubre.

Puede que, en última instancia, los candidatos no puedan ser, al mismo tiempo, ideólogos, o solo puedan serlo en la medida en que no alteren en demasía los equilibrios sociales. Ángel Martínez, del think tank New America Foundation, ha emitido un diagnóstico tajante de la campaña a punto de terminar: “Los desafíos rara vez fueron más bajos que en esta carrera presidencial. Eso significa que esta es una de las elecciones presidenciales menos consecuente en mucho tiempo”. En el trabajo de Martínez coexisten las acotaciones impuestas al debate político por los candidatos, destinadas a no correr riesgos excesivos, con la confirmación de prejuicios políticos que afectan a los comportamientos cívicos, como “los constantes esfuerzos” para deslegitimar al presidente “por no ser realmente estadounidense, cristiano, uno de nosotros (…) lo que hace realmente desagradable este periodo electoral”.

Pero lo más relevante del análisis de Martínez es que encuentra en el perfil de los contrincantes más afinidades de las que se desprenden de las caricaturas partidistas que manejan sus estados mayores: un socialista frente a un plutócrata. Y así afirma: “Son dos moderados pragmáticos. Barack Obama y Mitt Romney son solucionadores de problemas de forma deliberada que se deleitan con la recopilación y análisis de datos para tomar decisiones informadas. Romney se acerca a cada problema  como un caso de estudio en la Harvard Business School; Obama, como un caso de la escuela de Derecho para ser socráticamente desentrañado (…) Ninguno de los candidatos es un ideólogo: Romney sigue siendo en el fondo un consultor e inversor dispuesto a cambiar las cosas a su alrededor –en este caso el Gobierno– para extremar la eficiencia y el retorno de la inversión. Obama es en el fondo un mediador deseoso de salvar las diferencias entre las facciones en guerra, en casa y en el extranjero, mediante compromisos viables”.

Si la realidad es esta, ¿dónde radica la esencia de la división profunda que transpira la sociedad estadounidense? ¿O no se puede aspirar a la presidencia sin reunir una serie de requisitos mínimos y esenciales, iguales en los dos grandes partidos, donde las grandes divisiones ideológicas no tienen cabida? ¿O quizá el statu quo bipartidista precisa de tal división social para ofrecer una versión eficaz y unida de la nación cuando la naturaleza arremete contra los rascacielos de Manhattan? ¿O las campañas son sobre todo grandes castillos de fuegos artificiales, cada día más alejadas de la vida cotidiana? A juzgar por la desgana con la que el viernes acogieron los candidatos el leve aumento de una décima en el índice de paro de octubre –7,9%, una décima más que en enero de 2009, cuando Obama llegó a la Casa Blanca–, se diría que sí; a juzgar por la atención prestada a los problemas de una clase media desfallecida, se diría que no. A juzgar por el griterío con el que la América profunda acogió desde el primer día a Obama, se diría que el debate ideológico está definitivamente más vivo que nunca.

 

A la medida de Obama

El Partido Demócrata ha vuelto a fiar su suerte en la mezcla de emotividad, pragmatismo, diversidad cultural y unos gramos de utopía social que tan bien maneja el presidente Barack Obama. La convención de Charlotte (Carolina del Norte) ha reunido y combinado estos ingredientes con una asombrosa facilidad y eficacia, desde el recuerdo al senador Edward Kennedy, fallecido en el 2009, a la oratoria desbordada del candidato a la reelección y al servicio impagable rendido por Bill Clinton, cada día mejor expresidente y más útil a los suyos en los momentos decisivos. Este es el partido de Obama, con toda la grandeza del 2008, pero también con todos los lastres de cuatro años con la economía en la uvi y los republicanos movidos por un único sentimiento: acabar con el moderado reformismo promovido por el presidente.

Este es el Partido Demócrata de Obama porque quizá es el único posible cuando el déficit público acumulado se eleva a 16 billones de dólares, el paro no baja del 8% y es urgente acudir al rescate de la clase media sin dejar a su suerte a los pobres de solemnidad. Este es el Partido Demócrata de Obama con todas las contradicciones que atesora por ser el refugio ineludible de las minorías y verse obligado todos los días del año a poner una vela a Dios y otra al diablo. Este es el Partido Demócrata de Obama, que recurre al realismo cuando los rivales se alarman por el estado de las finanzas federales –“es más que la deuda por habitante en Portugal, Italia, España y Grecia”, recuerda el senador republicano por Alabama Jeff Sessions–, y se nutre del experimentado argumentario de David Axelrod, asesor de cabecera de la Casa Blanca: “No se puede equilibrar el presupuesto a corto plazo porque podría desplomarse la economía”. Este es, en fin, el partido de un presidente que aspiró a formar un Gobierno de los adversarios, a imitación de Abraham Lincoln, y al final tuvo que convivir con la hostilidad sin tregua de los republicanos y la consiguiente polarización.

Newsweek

Portada de 'Newsweek' con el título 'Sal de la carretera, Barack' y el subtítulo '¿Por qué necesitamos un nuevo presidente?'.

No hay mejor ejemplo de esa polarización, en las antípodas de las políticas bipartidistas que precisa Estados Unidos, que la sorprendente portada del 27 de agosto dedicada por el semanario liberal Newsweek a un trabajo del historiador del claustro de Harvard Niall Ferguson, ejercicio sorprendente de provocación periodística titulado Sal de la carretera, Barack y subtitulado de forma no menos contundente ¿Por qué necesitamos un nuevo presidente? Ante la sorpresa y, por qué no, la indignación de los estrategas demócratas, Newsweek puso cuatro páginas a disposición del autor de un libro con un título tan expresivo como Civilization: The West and the Rest (Civlización: Occidente y el resto) para que denostara los cuatro años de Obama con una afirmación contundente: “El presidente rompió sus promesas y el sendero de Romney-Ryan hacia la prosperidad es nuestra única esperanza”.

¿Dónde reside, según Ferguson, el desastre perpetrado por el presidente? En la administración de las cuentas públicas, lo cual incluye la reforma sanitaria, que causa alarma en la clase media. “El fallo de liderazgo en política económica y fiscal –escribe Ferguson– durante los pasados cuatro años ha tenido consecuencias geopolíticas. El Banco Mundial espera que el crecimiento sea apenas del 2% en el 2012. China crecerá cuatro veces más; la India, tres veces más deprisa. Para el 2017, el Fondo Monetario Internacional predice que el PIB de China sobrepasará el de Estados Unidos”. La narración de Ferguson de los problemas económicos llega a un puerto impensable en las páginas de una publicación liberal: “Conozco, me gusta y admiro a Paul Ryan [el candidato republicano a la vicepresidencia]. Para mí, lo que tiene a su favor es simple: es el único de un puñado de políticos en Washington que es auténticamente sincero acerca de la rectificación de la crisis fiscal del país”. Y enseguida recurre al gran temor que alienta en las filas conservadores, la europeización de los males de Estados Unidos, “con un crecimiento bajo, desempleo alto, una deuda incluso mayor y una real decadencia geopolítica”. Conclusión final acerca de qué está en juego el 6 de noviembre: “Es una elección entre les États Units y la república del Himno de Batalla [canción patriótica del siglo XIX]”.

Al margen de la grandilocuencia de Ferguson, envuelto en la bandera, de que Ryan se ha convertido a todos los efectos en el director ideológico de la campaña republicana, lo cierto es que una parte de la clase media, dañada por la crisis y desorientada, suscribe las ideas del ensayista y teme que el futuro sea peor que el presente. Para contrarrestar a los muñidores del desencanto, una de las grandes bazas de que dispone Obama es el recurso al pasado, a la popularidad de Clinton, a los días felices del final de la guerra fría y el superávit presupuestario (William McGurn en The Wall Street Journal). Importa relativamente poco que Richard Cohen escriba en las páginas de The Washington Post que “el presidente tiene muchos enemigos; uno de ellos, sorprendentemente, es él mismo”, si después sube a la tribuna Bill Clinton y expone la idea esperada: ni él ni ninguno de sus predecesores hubiera enderezado en cuatro años la situación heredada. Heredada, ¿de quién? De George W. Bush, que vació la caja en un esfuerzo de guerra insensato y estéril; el mismo Bush ausente de las referencias históricas del pasado republicano para no invocar los fantasmas del desprestigio, el desastre de Irak, la tragedia del Katrina y los diques de Nueva Orleans y el enorme error de cálculo que cometió al dejar caer Lehman Brothers cuando la metástasis de las subprime había minado el sistema financiero global.

Claro que Obama no tiene bastante con el gancho de Clinton y sus dotes de orador sin rival. Porque, en última instancia, las encuestas coinciden en que la clase media da por descontado el legado de Bush y solo desea que alguien salve los muebles, aunque sea mediante el regreso republicano y la contracción del Estado a su mínima expresión. Según un informe de agosto del prestigioso Pew Center, citado por The Charlotte Observer, el periódico de la ciudad que acogió la convención demócrata, la clase media es más pequeña, se ha empobrecido y es más pesimista. Taylor Batten, del mismo diario, cita unas declaraciones hechas a Los Angeles Times por Paul Taylor, del Pew Center, que insinúan el riesgo de fractura social: “La idea de que somos una sociedad con una amplia clase media, con mucha movilidad económica y social y que cree que cada generación está mejor que la anterior, es algo que forma parte del núcleo de lo que significa ser americano. Pero esa no seguirá siendo la situación (…) Sin una respuesta del próximo presidente y del Congreso, es posible que la clase media se desgaste aún más”.

Obama Biden

El presidente Barack Obama y el vicepresidente Joe Biden, que trabajan juntos diariamente entre cuatro y seis horas.

Para los analistas Edward-Isaac Dovere y Darren Samuelsohn, ahí entra en juego el “factor Joe Biden”, otra de las grandes bazas de Obama. Biden no es un ideólogo, tampoco es un líder y mucho menos un orador a la altura de la tradición demócrata, pero es un profesional, un legislador experimentado que conoce la letra menuda de Washington y es “hijo de la clase media de América”. Biden es tan imprescindible para dar la batalla en el Congreso después de que la brillante Nancy Pelosi perdiera la presidencia de la Cámara de Representantes en las legislativas del 2010, que hubo de archivarse el gran proyecto de los estrategas demócratas para estas elecciones: situar a Hillary Clinton en la vicepresidencia, para saltar a la carrera presidencial en el 2016, y enviar a Biden al Departamento de Estado, donde estaría en su salsa. De entre los colaboradores más próximos de Obama, Biden es el que mejor puede responder con convicción a la pregunta que se formula todos los días la clase media urbana: ¿estamos mejor ahora que hace cuatro años? Y Obama precisa del olfato de Biden, como cuentan Dovere y Samuelshon: “Entre las sesiones informativas y otras reuniones, Obama y Biden ocupan normalmente de cuatro a seis horas diarias, con Obama pidiendo casi siempre la opinión de Biden”.

Claro que Biden tampoco es suficiente. Aunque los sondeos aseguran que Obama es el favorito de la minoría negra –una obviedad–, las mujeres, los hispanos y cuantos dependen para subsistir de un programa federal –aunque la mayoría de esta franja de población no se inscribe para votar–, “dos tercios de los votantes, con sensatez suficiente, piensan que el país va por el camino equivocado”, según Robert L. Borosage, presidente del conservador Instituto para el futuro de América. Es decir, piensan que el país está peor que hace cuatro años, algo que facilita el mensaje de Mitt Romney, el aspirante republicano. “La esencia del mensaje de Romney es: la economía apesta; Obama ha fallado; soy un hombre de negocios; puedo arreglar esto”, escribe Borosage en su blog.

A lo que el analista y exasesor de la Casa Blanca Keith Boykin responde: “Hace cuatro años, Estados Unidos estaba empantanado en dos guerras costosas y mortíferas, la economía perdía 800.000 empleos al mes, la bolsa se ​​estrelló, Wall Street tuvo que ser rescatado con 700.000 millones [de dólares], la industria del automóvil estaba a punto de hundirse y, de diferentes maneras, el terror nos recordó la amenaza persistente de Osama Bin Laden”. Un laberinto del que cree que Obama ha dado con la salida: “Hemos terminado la guerra en Irak, creado 4,5 millones de empleos nuevos, se duplicó el índice industral Dow Jones, que generó ganancias récord para la industria del automóvil, y hemos acabado con Osama Bin Laden”. ¿Es este un análisis verosímil del presente o se trata de la opinión de alguien que prefiere ver la botella medio llena, mientras Borosage la ve medio vacía, por no decir vacía del todo?

Ross Douthat, un analista de pluma sensible, llega a una conclusión en el liberal  The New York Times alejada de toda militancia: “Los tiempos son difíciles y el camino de la reeleción, duro, pero este es el Partido Demócrata de Obama tanto como los republicanos fueron el partido de Ronald Reagan en los años 80”. Que esa personalización del partido resulte atractiva y convincente para los votantes independientes, es algo diferente, acaso inescrutable, porque, como indica Douthat, las campañas del presidente y de Romney “parecen destinadas mucho más a movilizar a las bases que a apoderarse de cualquier tipo de centro”. Dicho de otra forma, las campañas están poseídas por una radicalización en la que cuentan más los gestos que los datos. Es difícil compartir la opinión del profesor Niall Ferguson de que Obama se enfrenta a su némesis (Romney), “un político que cree más en el contenido que en la forma, más en la reforma que en la retórica” –en la convención estuvo bastante retórico–, pero no es más fácil creer que los tres debates televisados que aguardan a los candidatos “descubrirán al verdadero Romney y lo dejarán fuera de combate”, una opinión deslizada en Charlotte por un empleado del Partido Demócrata.

Todo es más endiabladamente complejo. Quizá por eso la militancia que acudió a Charlotte no pudo resistirse a la parábola de la venida del mesías, Edward Kennedy, cuando apareció en la pantalla gigante de la convención (Kennedy logró el 58% de los votos frente al 41% de Romney en la elección de 1994 de un escaño en el Senado por Massachusetts). “Es como si regresara para ayudarnos a vencer a Mitt una veces más”, dijo Karen Packer, delegada de Portland (Oregón), según recogió John Nichols en la web del mensual progresista The Nation. Este también es el partido de Obama.

Obama Romney

Evolución del apoyo a Barack Obama y Mitt Romney desde diciembre del 2011 a agosto del 2012 (antes de las convenciones), según un estudio de Gallup.