Bolsonaro alinea a los duros

La configuración del núcleo del bolsonarismo demuestra que estaba del todo justificado que sonaran las alarmas en cuanto el recuento del 28 de octubre confirmó la victoria del candidato de la extrema derecha en la carrera para presidir Brasil. El perfil ideológico de los primeros escogidos por Jair Bolsonaro confirma la preferencia del vencedor por los muy duros, aquellos que entienden que los males del país y la competencia de la izquierda solo pueden combatirse con puño de hierro, admiradores algunos del legado de la dictadura y de la política de los blancos a pesar de la realidad multicolor de la nación. Nada de cuanto lleva decidido Bolsonaro en su primera semana de presidente electo se separa un milímetro de tal desarrollo argumental mientras la izquierda se lame las heridas y advierte del peligro inminente que se cierne sobre el sistema de libertades.

Cabía esperar cuanto sucede a poco que se hubiese seguido la andadura de Bolsonaro, pero aun así alimenta la inquietud y vaticina un cambio radical que alcanzará a toda Latinoamérica porque cuenta el antiguo capitán con la bendición de Donald Trump, y de presidentes con tanta influencia en los medios como Mauricio Macri (Argetina), Sebastián Piñera (Brasil) e Iván Duque (Colombia), que se han apresurado a resaltar sus coincidencias con el presidente electo. Había en todo lo que difundió Bolsonaro a través de las redes sociales un toque inequívocamente autoritario, de político sin contemplaciones; lo hay ahora en sus primeras decisiones para formar un equipo de fieles adscritos a la mano dura que antes prefieren cometer errores por exceso que por defecto.

Paulo Guedes, el ministro de Economía in péctore, es un seguidor de la escuela de Chicago, que vivió en el Chile de Augusto Pinochet de los años ochenta y admiró la obra de los promotores de la hiperliberalización de la economía, un programa que saneó las cifras macroeconómicas, pero incrementó las desigualdades sociales. Sérgio Moro, el juez que desveló el caso Lava Jato, metió en la cárcel a Lula da Silva y persiguió con saña al Partido de los Trabajadores (PT), será el responsable de Justicia y Seguridad Pública al precio de poner en duda la independencia de sus juicios y su complicidad con el mundo conservador, obsesionado en erosionar el PT. Joao Campos será el próximo presidente de la Cámara de Diputados, impregnará su quehacer con el fundametalismo cristiano que exhiben las iglesias evangélicas –es pastor de una de ellas– y quién sabe si dará una base doctrinal al programa de control-acoso-represión de las minorías tantas veces enunciado por Bolsonaro.

Cualquier posible asomo de transversalidad debe descartarse. No hay en la voluntad de cuantos auparon al vencedor el más mínimo propósito de escuchar al segmento social que no lo votó o que prefirió quedarse en casa. Al igual que Trump hace dos años, el círculo de Bolsonaro interpreta el triunfo como un valor absoluto que lo legitima para tomar cualquier medida en cualquier momento. Ciertamente, no se trata de una forma de pensar ajena a la ambición misma de muchos gobernantes al alcanzar el poder, pero en el caso de Brasil, históricamente sometido a las lacras de la desigualdad extrema, al arraigo de la pobreza y a la doble pandemia de la inseguridad y de la corrupción, la aplicación de cualquier programa exento de matices está irremediablemente condenado a dejar un reguero de víctimas por el camino.

La sentencia de Tácito “el poder nunca es estable cuando es ilimitado” no forma parte del ideario bolsonariano, sino más bien la convicción de que la herencia recibida legitima la aplicación de soluciones extremas. La bolsa de Sao Paulo aplaude este principio, pero el mapa de carreteras que lleva al ganador hasta el palacio de Planalto atiende más a los efectos que a las causas de la crisis social brasileña. Y sin embargo, nada puede deslindarse de la pobreza visible por doquier; de las pretensiones de los grandes propietarios agrícolas, señores de un sistema productivo que cabe considerar indigno; de la codicia que amenaza la explotación de la Amazonia; de la dualidad sin límites de las comunidades urbanas (opulencia máxima y miseria absoluta separadas muchas veces solo por la anchura de una calle).

Nada en Brasil tiende al equilibrio y a la sostenibilidad. Quizá Lula logró materializarlos en parte durante algún tiempo, pero los poderes reales no dejaron nunca de manejar los resortes decisivos de la economía y de la política –dos caras de un mismo dios– y de aprovechar el clima de confusión creado por el caso Lava Jato y sus ramificaciones –Petrobras, un nido de corrupción– para neutralizar el auge del PT. Hoy eso se traduce en una economía emergente estancada por sus propios errores y por el desafío de Trump a la globalización, y por unas clases medias que han buscado el auxilio de un cirujano de hierro capaz de restaurar el orden –no se especifica cuál–, sin que importen mucho los métodos, el coste y la erosión del régimen de libertades.

De los discursos de Bolsonaro y de sus seguidores no se deriva preocupación alguna por la calidad de la democracia en el futuro ni por la posibilidad de cohesionar una sociedad dividida. Se ha impuesto la idea de Thomas Hobbes, quizá muy anterior a él, primum vivere, deinde philosophari, en su peor acepción, como si el riesgo inherente a situar a la extrema derecha en el puente de mando estuviese plenamente justificado vista la situación que hay que superar. Una reacción comprensible entre los electores que añoran los años de la dictadura o del tejemaneje de los gobiernos conservadores, pero no tanto entre el resto de los votantes de la mayoría que se decantó por Bolsonaro, ciudadanos instalados en un pragmatismo lleno de riesgos.

Así se ha concretado la supuesta disputa por el centro después de que los dos candidatos que concurrieron en la segunda vuelta lo hicieran en la primera sin hacer guiños a este espacio político templado, sino al extremismo. Con una ventaja manifiesta para Bolsonaro: él pudo comparecer como potencial reparador de la catástrofe nacional mientras Fernando Haddad apareció como el heredero de los desastres del pasado. Fuese o no cierto esto último, nunca logró convencer a los votantes centristas de lo contrario y solo consiguió movilizar el sufragio militante que, por lo demás, siempre vio en Haddad un sucedáneo de Lula, el gran ausente, el único al que las encuestas daban como posible ganador frente a Bolsonaro, convertido hoy en el triunfador que Donald Trump siempre deseó.

La clase media brasileña decide

El disputado voto de la nueva clase media brasileña será el que decida la suerte de la elección presidencial en Brasil, que este domingo cumple la primera vuelta. No hay encuesta que no establezca que ese segmento de población al que se han incorporado un mínimo de 30 millones de personas en los 12 últimos años será el que decante la balanza entre Dilma Rousseff, la candidata del Partido de los Trabajadores (PT), que opta a la reelección; Marina Silva, ecologista y candidata del Partido Socialista Brasileño (PSB) a la muerte en accidente aéreo de Eduardo Campos el pasado agosto; y Aécio Neves, candidato del Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB). Esa clase media C –entre 780 dólares y 1.400 dólares de renta mensual familiar–, agrandada por los programas contra la pobreza que se remontan al primer mandato de Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2006), esa clase media que pareció abandonar a su suerte a la presidenta en los meses que precedieron al Mundial de fútbol, es la misma que ahora corrige su desencanto con una mezcla de realismo y quizá conformismo, según se colige de los últimos sondeos.

Al empezar la campaña electoral, el índice de aprobación de la labor del Gobierno estaba en el 32%, la figura ascendente de Silva igualaba a Rousseff con el 34% de intención de voto y la modesta previsión de crecimiento hecha por el Banco Central de Brasil –0,7% al acabar el año– parecía un obstáculo insalvable para movilizar al electorado histórico del PT. La perspectiva de que la candidata socialista podía sacarle hasta diez puntos de ventaja a Rousseff en la segunda vuelta reforzó los peores presagios para el equipo gobernante, y las posibilidades de Neves quedaron reducidas al mínimo. Mauro Paulino, director de la firma de sondeos Datafolha, declaró entonces para explicar la reacción de la clase media: “Es un segmento que tuvo acceso a bienes de consumo y a educación, que mejoró su vida y que ha seguido mejorando hasta por lo menos el inicio del gobierno de Dilma. Pero ahora ve que esa mejora no continúa y está dividido entre la gratitud a Lula y el deseo de subir otro peldaño. Y esa duda se manifiesta también en el voto”.

Cartel electoral de Marina Silva.

El panorama cambió de forma espectacular los últimos días de septiembre: Silva pareció encontrarse en el trance de ser una estrella fugaz consumida por la inercia de un electorado más estable de lo previsto hasta entonces, el aspirante del PSDB recobró fuerzas y la presidenta se puso al frente de todas las encuestas a partir de la mejora en la aceptación de su Gobierno (39% de los electores). La ventaja de Rousseff es hoy de unos 15 puntos con relación a Silva –40% a 25%– y de unos 20 puntos con relación a Neves, con un 20% de intención de voto, pero con tendencia al alza, mientras el vector electoral de la candidata socialista evoluciona a la baja. Deducción del editorialista de O Globo: “Ya no queda espacio para un discurso utópico –se supone que el de Silva– de estar al mismo tiempo contra el PT y el PSDB”.

Poco importó que la Bolsa de Sao Paulo acogiera las nuevas previsiones electorales con una caída generalizada de los grandes valores –las acciones de Petrobras llegaron a descender el 11%– y que el real se depreciara frente al dólar. Puede decirse que la reacción del mundo financiero era previsible y que la clase media, a cuyo rescate y crecimiento, las dos cosas al mismo tiempo, acudió en su día Lula, volvió a la senda de las certidumbres ante el temor de que el programa de Silva sea un volantazo en plena autopista con la calzada muy mojada –las previsiones de crecimiento efectivo para el cuatrienio 2011-2014 se quedan en el 6%–, con la economía muy lejos de las magnitudes chinas e indias, que deslumbran a todas las economías emergentes.  “El mercado es maniqueo –dice Luís Eduardo Assís, exdirector del Banco Central de Brasil–. Para él, Rousseff es mala. No hay un análisis político sobre este concepto. No le gusta la presidenta y es correspondido”. Pero eso poco importa a quienes apenas empiezan a disfrutar del confort de un Estado con inquietudes sociales. El “enfático voto de protesta” de la Bolsa al que alude el influyente diario O Estado de S. Paulo queda lejos de las preocupaciones cotidianas del electorado.

Aun así, hay datos suficientes para sostener que las posibilidades de victoria de Marina Silva no se han esfumado antes de llegar a las urnas. El más relevante es el peso del debate político-religioso durante la campaña. La candidata socialista no tiene solo de su lado el haber sido ministra de Medio Ambiente con Lula, sino algo más importante para estimular el voto emocional o confesional: es una evangelista pentecostal de la Asamblea de Dios en un país de tradición católica, pero que cuenta con 42 millones de fieles –20% de la población– de las iglesias evangélicas o protestantes, según se prefiera un término u otro. Se trata de una militancia religiosa reciente y, por esa razón, muy activa que maneja respetables sumas de dinero, que cuenta con telepredicadores que disfrutan de audiencias considerables y transversales y que tienen una influencia directa en los comportamientos electorales de su grey.

Dilma Rousseff, sobre la montaña rusa de la economía brasileña.

Dilma Rousseff, sobre la montaña rusa de las cotizaciones en la Bolsa de Sao Paulo.

Que la mayoría de la población siga siendo católica no significa que los evangélicos no constituyan una fuerza determinan. Al contrario, han demostrado tal capacidad para impregnar y condicionar los programas de los partidos, para obligar a los candidatos a rectificar sobre la marcha en cuanto atañe al matrimonio homosexual, que incluso ha sido precisa la aclaración de un integrante del equipo de Silva para garantizar que, de ganar, su Gobierno será laico, sin asomo de confesionalidad. Tal aclaración era necesaria para no ahuyentar la parte del voto católico lulista que, según los cálculos de los socialistas, podría decantarse ahora por su candidata, creencias al margen, como resultado de la desaprobación global de su gestión en materia social, de los casos de corrupción y de los excesos en gastos suntuarios a propósito del Mundial y de los Juegos Olímpicos de Río del 2016.

“El consenso sociológico imperante es el de que los que estén bien instalados en la mesocracia, aun agradeciendo los servicios prestados a la católica Rousseff, pueden valorar las ventajas del cambio, y hay en Brasil 42 millones de evangélicos sumamente disciplinados y en veloz crecimiento; mientras que los que permanezcan en estado de vulnerabilidad temblorosa y pobres de solemnidad seguirán esperando su oportunidad de Lula-Rousseff. En la suerte electoral influiría, por tanto, la fiabilidad de los números de esa transformación socioeconómica”, ha escrito Miguel Ángel Bastenier en El País.

Es esa una dinámica típica de sociedades extremadamente duales. En ellas, cuando se producen grandes cambios sociales se registran asimismo grandes mutaciones electorales: quienes se pueden subir al ascensor social aspiran muy pronto a estabilizar su situación mediante programas contenidos –puede ser el caso del que presenta Silva–, mientras que quienes siguen en estado de postración confían en aquellos partidos que han demostrado ser capaces de combatir la pobreza. Importa menos que Silva repita que sabe qué es vivir en una favela, que comprometerse a sostener la mejora de cuantos hasta fecha reciente vivían en medios de una pobreza lacerante. Si son exactas las cifras que maneja Datafolha, el 60% de los electores brasileños pertenecen a esa clase media C en la que se libra la batalla de los votos y, de ellos, cerca de la mitad tuvieron plaza en el ascensor social durante el último decenio.

Unos operarios cuelgan un cartel electoral de Dilma Rousseff.

¿Significa todo esto que la suerte está echada y la segunda vuelta será un pulso entre Rousseff y Silva? Hasta hace unas semanas, ese era el panorama, pero los cambios de tendencia han hecho renacer las esperanzas de Neves en la recta final. El PSDB tiene a su favor una implantación territorial sólida, capacidad organizativa y experiencia en el cuerpo a cuerpo, mientras que los socialistas están lejos de reunir estas cualidades. Luego los sondeos dicen que en el ballotage gana Rousseff con entre ocho y nueve puntos de ventaja sea quien su adversario, pero para un candidato que hace un mes estaba fuera de la carrera, el cambio de tendencia es mucho más de lo que podía esperar, especialmente en las grandes ciudades, donde los socialdemócratas suelen disponer de un importante caladero de votos.

El resto de herramientas de campaña han dejado de contar. Lo que importa es la reacción de la clase media después de 12 años de Gobierno lulista –pues Dilma Rousseff no es más que prolongación funcional de su valedor–, de una modificación profunda del mapa social y del camino sin retorno emprendido por Brasil para mantenerse como la gran potencia latinoamericana sin comparación posible. Que Rousseff guste más entre los socios del Mercosur y menos en los despachos de Washington, que los adscritos a la ensoñación bolivariana prefieran la continuidad al cambio, que la autonomía energética de Brasil cambie todas las reglas del juego ha sido menos importante que escudriñar los nuevos comportamientos políticos de esa nueva clase media que todos cortejan porque sus votos serán decisivos.