Trump y Clinton, sin rivales

Las elecciones primarias celebradas el martes pasado en el estado de Nueva York han dejado casi sin aliento a los adversarios del republicano Donald Trump y de la demócrata Hillary Clinton. Acertaron quienes marcaron en sus agendas la cita del 19 de abril como aquella en la que podían cerrarse las primarias mucho antes de lo previsto si los favoritos lograban victorias claras, como así fue. La inquietante propuesta vociferante de Trump y el posibilismo reformista de Clinton lo tienen toda a su favor para llegar a las convenciones con el terreno desbrozado para ser los adversarios que el 8 de noviembre se disputarán la Casa Blanca, una situación que tranquiliza las oficinas del Partido Demócrata y desasosiega las del Partido Republicano, condenado a aceptar lo indeseado (la candidatura de Trump) o a forzar la mano y sacarse un conejo de la chistera (alguien acorde con la tradición política del Grand Old Party).

Como tantas veces sucede, las razones del éxito de Trump están perfectamente identificadas, la comprensión del fenómeno está básicamente acotada, pero el establishment republicano es consciente de que el partido deberá afrontar grandes riesgos por más adhesiones que el millonario de Nueva York coseche en la América profunda, en los ambientes más conservadores y defraudados por los efectos de la salida de la crisis, en el entramado del Tea Party, entre los supremacistas blancos y en un enjambre muy diversificado de votantes antisistema de extrema derecha. “Trump supo leer el espíritu de los tiempos”, sostiene la analista Elizabeth Drew, habitual en las páginas de The New York Times; supo percibir el coste del tránsito de una economía fabril, precisada de mano de obra intensiva, a otra basada en la información y necesitada de menos efectivos, pero muchísimo más especializados, cualificados, podría decirse.

No son menos conocidas las causas que han obligado de Clinton a competir sin tregua con Bernie Sanders. La falta de instinto político –“su pastel no tiene sabor”, como diría Winston Churchill y recuerda Drew– y una cierta frialdad no exenta de soberbia, más el reproche permanente por su proximidad a Wall Street y su lejanía de los segmentos sociales más vulnerables, ha dejado a Sanders un gran margen de maniobra para crecer como candidato contra todo pronóstico, incluso entre las mujeres de menos de 40 años, que lo prefieren a Clinton. Pero, al mismo tiempo, la exsenadora ha sabido explotar en su beneficio la tradición demócrata de ser el partido de las minorías históricas –negros, hispanos, sindicalistas, trabajadores industriales (blue collars)– y de aquellas otras surgidas del cambio social provocado por la transformación del modelo económico. Sin que quepa considerar a Sanders un candidato antisistema, sino un político impregnado de la experiencia socialdemócrata europea, está lejos de ser un continuador del relato demócrata del último medio siglo, en cambio, Clinton lo encarna a grandes rasgos, y eso reconforta a la plana mayor del partido.

De la combinación de certidumbres relativas a Trump y a Clinton a partir del resultado de las primarias de Nueva York se deduce que ella es, a todos los efectos, se mire con ojos demócratas o republicanos, la candidata moderada, la que promete actuar sin poner el sistema patas arriba. Por el contrario, sigue sin respuesta la pregunta dirigida por Kristen Hughes, presidenta del comité nacional republicano de Massachusetts, a los contendientes de su partido en las primarias: ¿cómo van a atraer a los moderados? Porque sin la movilización de una parte del voto moderado es imposible salir elegido. John Kasich, gobernador de Ohio, pudiera haber respondido que tiene posibilidades de hacerlo, pero con su modesto 25,1% en Nueva York y con 700 delegados menos que Trump apenas le quedan fuerzas para abrir la boca. Y Ted Cruz, tan conservador e imprevisible como Trump, aunque menos lenguaraz, entiende que su electorado natural es aquel muy poco apegado a la moderación del centro político.

La realidad es que no hay un moderado republicano a la vista ni se le espera. Es este un dato incontrovertible y alarmante para figuras del partido como John McCain, senador por Arizona, que vaticina la catástrofe si no es posible corregir la inercia de los acontecimientos, la propensión de Trump de ser cada día más él mismo y menos la expresión del programa que se espera de un republicano. La elección presidencial se decide siempre en la oscilación del voto centrista, algo que condena a los extremos a una derrota casi segura y provoca en los dos grandes partidos crisis de identidad. La estrepitosa derrota sufrida por el senador demócrata George McGovern en 1972 frente a Richard Nixon figura en la memoria histórica de Estados Unidos para recordar que las opciones que se alejan de las convenciones del sistema, incluso en situaciones dramáticas como la guerra de Vietnam, no solo tienden a transferir votantes hacia la opción moderada, sino que desmovilizan a una parte del electorado, que prefiere quedarse en casa.

Aunque en un artículo publicado en el periódico liberal británico The Guardian se considera incluso la posibilidad de que una parte del electorado que en las primarias ha apoyado a Sanders se decante por Trump antes que por Clinton, tal posibilidad, que se antoja francamente remota, tendría un efecto menor en el contador de votos del presumible candidato republicano a la presidencia. Tiene más sentido pensar que una parte de la clientela de Sanders prefiera no ir a votar antes que apoyar con su papeleta la llegada de Clinton a la Casa Blanca. Pero este juego de cruce o redistribución de votos de última hora no disuelve el temor del núcleo duro republicano, que lamenta ahora la incapacidad demostrada durante cuatro años para promover una figura de síntesis, deslumbrado el partido por la mayoría en las dos cámaras del Congreso mediante el inestimable auxilio del Tea Party y territorios afines.

Hay en la configuración del escenario electoral de noviembre el rastro de la fractura social y el enconamiento político que se adueñó de la presidencia de Barack Obama. Se trata de un agravamiento de la fractura asimismo social y política causada por la presidencia de George W. Bush, solo que con los papeles cambiados: quienes antes se sentían a gusto hoy acuden a la llamada de Trump; quienes vieron en Bush al peor presidente de la historia temen un retorno al pasado. Al mismo tiempo, una parte de cuantos apreciaron en la llegada de Obama una ocasión para sanear la política, sienten que quizá se encuentre en Sanders aquello que esperaron de Obama y que este no les dio, mientras que intuyen que la presidencia de Clinton no será otra cosa que un ejercicio continuado de sujeción a las reglas del juego, sin mayores innovación y atrevimiento. ¿Será finalmente la opción del mal menor la que sume más adeptos? Y, llegado el caso, ¿dónde habitará el mal menor en noviembre?

About Albert Garrido

Albert Garrido. Licenciado en Periodismo. Cursó Historia en la Universitat de Barcelona. Profesor en la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona y en la Universitat Internacional de Catalunya. Autor de los libros 'La sacudida árabe' y 'En nombre de la yihad'.
Tagged , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario