El iPhone 5, a prueba

Cuando se tiene el iPhone 5 por primera vez entre las manos, casi da miedo tocarlo. Después no. Su resistencia es de libro, tanto la pantalla como la trasera. Te acostumbras a el poco a poco, para reconocer todas y cada una de sus mejoras.

Es mejor, mucho mejor que el 4S,  de mejor diseño y más manejable.

Una pega? Los mapas, espectaculares en su configuración, pero que aún no funcionan.

Lo mejor? La velocidad de trabajo.

Lo más práctico? Una batería que aguanta la ‘animada’ vida que soporta el dispositivo, una vez lo has descubierto.

Pero vayamos paso a paso. Cuando se presento, Philip Schiller, vicepresidente sénior de Marketing Mundial de Apple dijo ‘El iPhone 5 es el dispositivo de consumo más impresionante que hemos creado nunca’. Y estas son algunas de las razones que hemos descubierto durante nuestro test.

Se maneja bien. Respecto al modelo anterior ha reducido su grosor y ha perdido peso. Crece de ancho y mantiene las cuatro pulgadas, lo que permite seguir manejándolo cómodamente con una sola mano.

Cuenta con cuerpo de aluminio anodizado de 7,6 mm que es un 18 por ciento más fina y un 20 por ciento más ligera que la del iPhone 4S. El iPhone 5 ofrece un acabado de alta resistencia gracias a la combinación de su carcasa de aluminio anodizado, bordes biselados y componentes de cristal.

Es cómodo. Gracias a algunos detalles ‘made in Apple’ como un conector mini reversible que evita el tener que estar dándole vueltas hasta que encaja. Otro detalle: la salida de auriculares está situada en la parte inferior, esto responde al hecho de que cuando se guarda el teléfono en el bolsillo el gesto habitual es darle la vuelta de manera inconsciente.

Se oye bien. El modelo incluye auriculares de nuevo diseño, los EarPods que no provocan molestias en los oídos. Esto se ha conseguido gracias a una tecnología que no precisa que el auricular entre completamente en el pabellón auditivo, sino que la propia forma de la oreja hace que el sonido vaya directamente al oído sin aislar a la persona del resto de sonidos ambientales.

El iPhone 5 incorpora también otras prestaciones de audio mejorado, incluido un nuevo sistema de micrófono direccional que mejora la calidad del sonido y una nueva tecnología de supresión del ruido que elimina el ruido de fondo. Es compatible con audio de banda ancha para ofrecer conversaciones de sonido natural.

Es más rápido, algo que sorprende ya que es una diferencia notable con respecto a productos de únicamente una generación anterior como el nuevo iPad o iPhone 4S al que prácticamente triplica. Esta velocidad es obra del chip A6 de Apple, que dobla, por ejemplo, al chip A5X del nuevo iPad. Apple ha diseñado el A6 para optimizar el rendimiento y el consumo energético de las nuevas prestaciones del iPhone 5, como la pantalla Retina de 4 pulgadas, con una batería que ofrece aún más autonomía.

Destacar que el iPhone 5 es compatible con los protocolos inalámbricos ultrarrápidos LTE y DC-HSDPA, y asimismo trabaja con redes Wi-Fi 802.11n de banda doble para ofrecer velocidades inalámbricas de hasta 150 Mb/s.

El iPhone 5 viene con iOS 6, un sistema operativo móvil que incluye más de 200 prestaciones nuevas, como integración con Facebook, organización Passbook y más prestaciones e idiomas para Siri.

Buenas fotos. Incluye una cámara iSight de 8 megapíxeles que se ha rediseñado por completo. Trabaja con una lente de cristal de zafiro más fina y resistente que las de cristal estándar, lo que permite tomar imágenes nítidas. La nueva prestación panorámica sirve para captar imágenes panorámicas de hasta 28 megapíxeles.

A la hora de hacer vídeos el usuario cuenta con prestaciones como tecnología de estabilización mejorada, detección facial de hasta 10 personas y la posibilidad de hacer fotos mientras se graba.

La cámara frontal FaceTime HD hace posible realizar videoconferencias, además de autorretratos y grabaciones de vídeo 720p HD.

Quizás también te interese:

iPhone 5 en imágenes

iPad mini, precio y características

Nuevo iPad, a prueba