Móviles amenazados

Según un informe sobre Cibercrimen de la compañía Norton los usuarios europeos no toman las precauciones necesarias para proteger sus dispositivos y los contenidos que almacenan.

De acuerdo con el informe, los europeos han trasladado parte de su vida laboral, social y online a sus dispositivos móviles, en este sentido más de un tercio de los europeos (34%) indicaron que no podrían estar sin sus terminales y cerca de un cuarto de los adultos (24%) aseguraron que su dispositivo sería uno de los dos objetos personales que salvarían de sus hogares en caso de un incendio.

“La gente cada vez confía más en sus terminales para sus actividades diarias como navegar, socializar y comprar online en el actual panorama de constante comunicación global”, explica Roberto Testa, Consumer Iberia Marketing Manager de Norton by Symantec. “Lo que muchos usuarios no suelen tener en cuenta es la enorme cantidad de información privada que puede quedar comprometida en caso de sufrir el robo o pérdida de su dispositivo”.

Pese a que una amplia mayoría de usuarios europeos (69%) reconocieron que acceden y almacenan información privada en sus dispositivos, más de un tercio de ellos (35%) admitieron que no utilizan una contraseña especial para proteger estos contenidos. En el caso de sufrir la pérdida o robo del dispositivo, la valiosísima y sensible información personal alojada en el terminal podría ser accesible para cualquiera, lo que incluye correos electrónicos y con ellos correspondencia y documentos laborales, contraseñas de otras cuentas y movimientos bancarios.

El estudio también concluye que la pérdida de un dispositivo es una situación común, costosa y estresante para los usuarios. Tres de cada diez europeos han sufrido el robo o pérdida de sus equipos, lo que implica un gasto de unos 122 euros por el reemplazo o uso temporal de otro terminal y de unos 233 euros en el caso de un tablet. Ante la pérdida del móvil, los consumidores europeos indicaron como principales preocupaciones el aumento en la tarifa mensual por posibles llamadas realizadas tras la pérdida del mismo (43%), el riesgo de que extraños puedan tener acceso a sus contactos (26%) o la utilización de datos de compras anteriores para realizar nuevas transacciones desde sus terminales extraviados (26%).

Acciones de riesgo

Dos de cada cinco usuarios confirman que no siempre descargan aplicaciones de fuentes de confianza y más de un tercio reconocen que no utilizan sistemas de pago seguro cuando realizan compras online, permitiendo así que información como los detalles de su tarjeta de crédito sea vulnerable. De hecho, uno de cada diez usuarios ya ha sido víctima del cibercrimen .

La mayoría de usuarios europeos utilizan redes Wi-Fi abiertas y cerca de la mitad son conscientes de los riesgos que pueden encontrar en ellas, pero no por ello cesan en su uso. Más de dos de cada cinco acceden a datos bancarios a través de redes abiertas inseguras, con lo que exponen su información financiera a los cibercriminales.