Museos 2.0

Ver desde casa obras maestras del MNAC o de la Fundació Miró, participar en una exposición del CCCB o escribir un relato colectivo sobre Picasso ya es posible gracias a internet y las redes sociales Museos 2.0

‘Ciencia y caridad’ Foto de Joan Puig

Las instituciones culturales han entrado en internet, han digitalizado sus fondos, han abierto blogs y, hace tan solo dos años, se han sumergido en las redes sociales. No hay guiones preestablecidos en el novedoso fenómeno de la web 2.0. Los museos y los centros culturales experimentan y lo aprovechan para establecer una comunicación más cercana y desenfadada con el público y compartir contenidos. Las instituciones más innovadoras, las utilizan para hacer que los usuarios participen en sus actividades, con los cambios y retos que ello conlleva en su organización interna. «Las redes sociales han abierto un mundo de conocimiento y de exploración mutuo. A los usuarios les permite tener acceso a la parte más humana de las instituciones. Nosotros ganamos porque mejora la calidad de la relación con ellos y llegamos a más públicos», comenta Conxa Rodà, coordinadora de proyectos del Museu Picasso de Barcelona. El museo obtuvo el año pasado el premio Best of the web –al que optan los portales de los museos de todo el mundo– en reconocimiento a la gestión de su comunidad virtual. El Picasso utiliza su blog para mostrar lo que ocurre en la trastienda. «Es lo que más valoran los usuarios», comenta Rodà. Desde los comisarios hasta el conservador de la institución explican los procesos, los descubrimientos, las anécdotas, cómo se crea una exposición o por qué se ha escogido la portada de un determinado catálogo. A su vez, los lectores opinan y plantean dudas

FACEBOOK Y TWITTER / Curiosamente, el Picasso recibe casi el mismo número de visitas en el museo físico que en su web, s, cerca de 1,3 millones anuales. El 75% de los visitantes de su site son extranjeros. Sin embargo, en las redes sociales, sobre todo en Facebook, esta proporción se invierte. El 75% de los seguidores son de ámbito estatal y local. Las instituciones culturales utilizan Facebook y Twitter para informar de su programación, dialogar con los usuarios, responder a sus quejas y dudas, organizar juegos y concursos…. ¿Iniciativas concretas? El Museu Picasso, con más de 14.000 seguidores en Facebook, ha propuesto a sus seguidores crear un microrrelato colectivo en torno a la obra El diván de Picasso. Otro ejemplo. Con motivo del festival de literatura Kosmopolis, el CCCB organizó en Twitter una propuesta similar, un concurso de twitteratura. Hace unas semanas, el Picasso ha saltado de la web al iPhone y al iPad. Es el primer museo de Barcelona que crea una aplicación para estas plataformas. En ella muestra sus obras más emblemáticas. El CCCB no ha desarrollado aún aplicaciones para iPhone pero destaca por su capacidad de innovar. Es la institución cultural de la capital catalana con mayor número de seguidores en Twitter, más de 7.200, y ha creado diferentes comunidades temáticas con sus blogs y redes sociales correspondientes.

RETRANSMISIONES EN DIRECTO/ El CCCB retransmite a través de su web casi todos las actividades, tanto en vídeo como por Twitter. Sus conferencias han llegado a tener hasta 1.600 seguidores por internet. Pero la principal preocupación del CCCB es cómo hacer participar a los usuarios en su actividad. Destacan proyectos participativos como La ciudad de los horrores, un mural interactivo con 477 fotografías enviadas por particulares y elegidas por votación entre 84.700 persona que formó parte de la exposición Barcelona, Palma, Valencia. Este proyecto ha recibido una mención honorífica en los premios Best of the web 2011. Otra iniciativa reseñable es el Bookcam. En el marco del festival de literatura Kosmópolis, los usuarios organizaron a través de una wiki 17 sesiones para reflexionar sobre las transformaciones que experimenta el entorno literario. De cara a 2012, el centro ha abierto un proceso participativo para organizar la exposición Pantalla Global. También son muy innovadores los contenidos digitales que genera el MACBA para su web, sobre todo los del programa de Ràdio Web Macba, que en 2009 fueron premiados en Best of the web.