El muñeco de Bernie Sanders

El merchandising político, la comunicación a través del objeto de una idea, valor o mensaje, es una técnica imprescindible para el activismo electoral. Esta comunicación permite dar más visibilidad a los mensajes políticos, pero también generar relaciones de empatía y sentimientos positivos que permanezcan en la memoria. Incide en el aspecto emocional a través de la identificación y la integración. Comparto colores, símbolos y objetos… como muestra de mi sintonía y proximidad. Las campañas son, cada vez más, combates culturales y estéticos.

El uso de muñecos políticos es también algo arraigado en algunas culturas políticas, especialmente la norteamericana. Si ya en la campaña de 2008, Hillary Clinton y Barack Obama rivalizaban en ventas y regalos de sus propios muñecos maniquí, el uso de muñecos sigue siendo una constante en la actual campaña. Dos son los que están triunfando, aunque por motivos diferentes.

hillary muñeco

Uno de ellos es el muñeco de Donald Trump, el “Dognald”que se vende como peluche para perros, que pueden jugar y morderlo al mismo tiempo, mientras se escuchan leves gritos del muñeco. Por cierto, no es el único “muñeco” de crítica. El mexicano Fernando Sosa, diseñó consoladores anales con el aspecto de Trump y de otros políticos que desprecia.

Dognald

El otro es el simpático muñeco de peluche de Bernie Sanders (del que hablé en esta ponencia en directo). El muñeco de Bernie está dando mucho juego, sobre todo en Instagram. Ese muñeco aparece en diferentes lugares públicos, en mítines, en casas… Se puede comprar, pero también es subastado. La gente lo muestra con orgullo, como algo divertido. Es también un peluche, más que un muñeco de plástico. Se aleja, pues, del resto de muñecos que suelen usarse en las campañas, más parecidos a madelmans que a ositos de trapo o personajes de Barrio Sésamo. Por cierto, Sanders también lanzó un personaje de barrio Sésamo. Se trata de conectar con ese público, el menor de 45 años. Y que es, de hecho, la mayoría de sus votantes (en New Hampshire, el 80% de jóvenes le apoyó).

captura001105

Muñeco de Bernie Sanders 2

Los juguetes son instrumentos que sirven para humanizar candidatos desde lo lúdico. Remiten al mundo imaginario de la infancia, donde la construcción de la realidad se simplifica entre los personajes que son buenos y los que son malos, los héroes y los villanos. Construye realidad acentuando rasgos característicos que resumen a la totalidad del candidato.

Más allá de que algunos consideren tales prácticas una banalización de la política, los muñecos en la política son el reflejo de nuevas demandas sociales y culturales que, a caballo de lo trivial y superficial, apuntan a un nuevo tipo de político y de política sometidos a una dura y constante rivalidad electoral en todos los escenarios, en todos los medios y ante todos los públicos. También a una nueva relación más emocional con el candidato no exenta de nuevas y sinceras aproximaciones al juego, al afecto, a la ternura. Bernie Sanders lo sabe.

Para más información sobre el muñeco de Bernie Sanders y sobre toda su interesante campaña, recomiendo ver mi ponencia en vídeo de la pasada semana.