Hillary y su furgoneta “Scooby”

Tras el anuncio de su candidatura, la –por ahora- única candidata demócrata, ha empezado su campaña, especialmente en Iowa, donde serán las primeras elecciones. No es tan importante por los votos, sino por la importancia de la victoria en ese Estado para los medios de comunicación. En 2008, ganó un semidesconocido Barack Obama, lo que le llevó a tener una visibilidad ingente en todo el país, mientras que la gran favorita, Hillary, quedó tercera. Fue el principio del fin de su candidatura.

Ocho años después, las cosas parecen que van a cambiar, al menos por lo que se refiere a la campaña de Hillary. Iowa es una prioridad, como también lo es lograr presencia en el territorio, mucho más cercana a los votantes.

Es por eso que Hillary se fue de su casa en Chappaqua, Nueva York, en un convoy de tres vehículos el domingo, el día después de lanzar su campaña. En uno de estos vehículos va siempre ella. Se trata de  una furgoneta, bautizada como Scooby, con la que ha recorrido unos 1.800 kilómetros. Por lo que se refiere al vehículo, es una furgoneta Explorer Van, con todo lo necesario para tener un “placentero” viaje, aunque no se ha podido ver aun el interior.

Una vez en Iowa, se han organizado unos encuentros con grupos pequeños. Es lo que han denominado el “Listening Tour”, para escuchar a la gente. Se trata de cafés, pequeños encuentros, comidas… con mucha gente en grupos muy reducidos y con poco tiempo.

Scooby y Hillary

Estos encuentros tienen ventajas claras, especialmente porque el formato íntimo no es un obstáculo para que se entere todo el mundo: hoy día se puede filmar, se puede distribuir por las redes sociales… Y humaniza la campaña electoral. Hace que los electores perciban una doble representación: con los políticos por su cercanía y con los ciudadanos con los que este interactúa. El elector no se siente un mero espectador, como en un gran mitin, sino que participa y se convierte en protagonista del acto político, no solo al final con su voto. Por eso es un formato de una gran fuerza.

Una vez recorrida Iowa, Hillary bajó de Scooby y cogió un avión para volver a casa.