Se busca candidato republicano –que no sea Trump-

Nadie creía que Donald Trump fuera a ser finalmente el candidato republicano cuando terminen las primarias. De hecho, nadie lo cree ahora, excepto Trump y sus cada vez más partidarios. Pero es en el propio partido republicano, en sus altos cargos, donde lo que antes era miedo ahora se está convirtiendo en absoluto pánico, tal como indican en un reciente artículo del New York Times, “Wary of Donald Trump”. Siguen sin creérselo, pero tampoco consiguen nada para evitar lo que para las encuestas sigue pareciendo, por increíble que parezca, lo inevitable.

Por el momento, al menos se ha conseguido que todos los super PACs republicanos rehúsen a apoyar a Trump económica y políticamente. El problema estriba en que parece que Trump no necesita apoyos políticos, y mucho menos económicos, para seguir adelante con su campaña. La “solución” republicana sería aupar a algún otro candidato, pero por desgracia para ellos, no hay ninguno que –durante un tiempo prolongado- haya conseguido hacer sombra al magnate. Si las últimas semanas Carson parecía subir, ahora son Ted Cruz y Marco Rubio, pero ninguno de los dos da muestras suficientes de fortaleza para definirse ya como un candidato a la altura de Trump, que pueda ganar seguro las primarias.

Carson también era un outsider (aunque no tan radical como Trump), pero parece que tanto Cruz como Rubio son mucho más del agrado del stablishment republicano, pero con una imagen o idea más fresca de la política (bueno, no realmente pero al menos es la imagen que proyectan). Se espera, ya con ansiedad, que sean ellos quienes vayan a disputarse el título. En cuanto sea palpable, es probable que todo el dinero vaya para ellos, para terminar –o empezar- a descabalgar a Trump de la carrera electoral. Y desde el partido republicano ya tienen ganas de invertir en alguien con cara y ojos (para ellos).