Archivo para septiembre, 2013

  • Hay ciudades bellas, ciudades feas y ciudades como Ulan Bator. A la capital de Mongolia podrían definirla las largas avenidas, los atascos y las omnipresentes estatuas de Gengis Kan, pero yo la veo más bien como una ciudad contaminada en la que los rascacielos del centro contrastan con los numerosos gers, las tiendas nómadas que se agolpan en las afueras como si la población de la estepa asediara Ulan Bator para poner en duda la viabilidad de una ciudad en un país que era nómada […]

    Ulan Bator existe

    Hay ciudades bellas, ciudades feas y ciudades como Ulan Bator. A la capital de Mongolia podrían definirla las largas avenidas, los atascos y las omnipresentes estatuas de Gengis Kan, pero yo la veo más bien como una ciudad contaminada en la que los rascacielos del centro contrastan con los numerosos gers, las tiendas nómadas que se agolpan en las afueras como si la población de la estepa asediara Ulan Bator para poner en duda la viabilidad de una ciudad en un país que era nómada […]

    Continuar leyendo...

  • Pues, nada, que me voy para Mongolia. Estuve a punto de viajar allí un par de veces, pero a última hora ocurrió algo inesperado que me obligó a cancelar el viaje. Pero, se acabó; por lo menos eso espero. Cruzo los dedos hasta romperme las falanges porque mañana tengo que coger un vuelo para allá. Confío en despertarme en Ulan Bator, con la estepa a un paso y la vida nómada al alcance. Antes de partir, he hecho lo de siempre: estudiar un mapa que, […]

    Me voy a Mongolia

    Pues, nada, que me voy para Mongolia. Estuve a punto de viajar allí un par de veces, pero a última hora ocurrió algo inesperado que me obligó a cancelar el viaje. Pero, se acabó; por lo menos eso espero. Cruzo los dedos hasta romperme las falanges porque mañana tengo que coger un vuelo para allá. Confío en despertarme en Ulan Bator, con la estepa a un paso y la vida nómada al alcance. Antes de partir, he hecho lo de siempre: estudiar un mapa que, […]

    Continuar leyendo...

  • Los rituales en la península monástica de Athos son de los que encogen el alma. La oscuridad del katholikon, las paredes ennegrecidas por el humo y el tiempo, el hábito negro de los monjes, la luz vacilante de las velas, el olor a incienso, el brillo de los ornamentos dorados de los iconos… Todo contribuye a crear un ambiente como de otro mundo; y más cuando el ritual se alarga durante horas y el aire se llena de los cánticos sombríos de los monjes, privados […]

    La otra cara del Monte Athos

    Los rituales en la península monástica de Athos son de los que encogen el alma. La oscuridad del katholikon, las paredes ennegrecidas por el humo y el tiempo, el hábito negro de los monjes, la luz vacilante de las velas, el olor a incienso, el brillo de los ornamentos dorados de los iconos… Todo contribuye a crear un ambiente como de otro mundo; y más cuando el ritual se alarga durante horas y el aire se llena de los cánticos sombríos de los monjes, privados […]

    Continuar leyendo...

  • De todos los monjes de Athos, habrá en total unos dos mil, los que más me emocionan son esos monjes ancianos que avanzan muy lentamente, pasito a pasito y apoyados en su bastón, para desplazarse por las distintas dependencias del monasterio. Apenas si hablan con nadie, viven encerrados en un mundo propio que es imposible conocer. Los hay en todos los monasterios. Conviven con los monjes más jóvenes, pero no parece que compartan mucho con ellos. Asisten a los actos religiosos con devoción callada y […]

    Los monjes más viejos de Athos

    De todos los monjes de Athos, habrá en total unos dos mil, los que más me emocionan son esos monjes ancianos que avanzan muy lentamente, pasito a pasito y apoyados en su bastón, para desplazarse por las distintas dependencias del monasterio. Apenas si hablan con nadie, viven encerrados en un mundo propio que es imposible conocer. Los hay en todos los monasterios. Conviven con los monjes más jóvenes, pero no parece que compartan mucho con ellos. Asisten a los actos religiosos con devoción callada y […]

    Continuar leyendo...

  • Athos es todo un mundo. Sin mujeres, sin vacas, sin cabras, sin televisores, sin Internet… y con muchos monjes. Athos es un mundo aparte en el que viven unos dos mil monjes repartidos en veinte monasterios amurallados a los pies de la Montaña Santa, de 2.033 metros de altura. Todo en Athos respira paz, pero cada monasterio es un mundo. Los hay de rusos, búlgaros, rumanos, chipriotas… El primero al que fui a parar fue Vatopedi, donde hace veinte años todos los monjes eran de […]

    Los peculiares monjes de Athos

    Athos es todo un mundo. Sin mujeres, sin vacas, sin cabras, sin televisores, sin Internet… y con muchos monjes. Athos es un mundo aparte en el que viven unos dos mil monjes repartidos en veinte monasterios amurallados a los pies de la Montaña Santa, de 2.033 metros de altura. Todo en Athos respira paz, pero cada monasterio es un mundo. Los hay de rusos, búlgaros, rumanos, chipriotas… El primero al que fui a parar fue Vatopedi, donde hace veinte años todos los monjes eran de […]

    Continuar leyendo...

  • He estado tres veces en la península monástica del Monte Athos, en Agion Oros (la Montaña Santa), como la llaman los griegos. Es un lugar único, cerca de Salónica, en el que se levantan veinte monasterios amurallados que se diría que viven todavia en los lejanos tiempos de Bizancio, en plena Edad Media. El hecho de que estén prohibidas las mujeres, las vacas y las cabras, y que sólo se pueda acceder con el Diamontirion, un salvoconducto firmado por cuatro abades, aumenta la tracción y […]

    Los impresionantes monasterios de Athos

    He estado tres veces en la península monástica del Monte Athos, en Agion Oros (la Montaña Santa), como la llaman los griegos. Es un lugar único, cerca de Salónica, en el que se levantan veinte monasterios amurallados que se diría que viven todavia en los lejanos tiempos de Bizancio, en plena Edad Media. El hecho de que estén prohibidas las mujeres, las vacas y las cabras, y que sólo se pueda acceder con el Diamontirion, un salvoconducto firmado por cuatro abades, aumenta la tracción y […]

    Continuar leyendo...