Archivo para abril, 2014

  • Preikestolen, El Púlpito, es una de esas maravillas de la naturaleza que merece la pena visitar por lo menos una vez en la vida. Es la naturaleza en gran formato: una gran roca situada a 604 metros de altura, casi sobrevolando un precioso fiordo noruego, que atrae a unos cien mil visitantes al año. Su espectacular imagen no admite discusión. Llegar al Púlpito requiere esfuerzo. Son unas dos horas de excursión, por un sendero en cuesta con piedras inestables y a veces con barro. Es […]

    El Púlpito de los fiordos noruegos

    Preikestolen, El Púlpito, es una de esas maravillas de la naturaleza que merece la pena visitar por lo menos una vez en la vida. Es la naturaleza en gran formato: una gran roca situada a 604 metros de altura, casi sobrevolando un precioso fiordo noruego, que atrae a unos cien mil visitantes al año. Su espectacular imagen no admite discusión. Llegar al Púlpito requiere esfuerzo. Son unas dos horas de excursión, por un sendero en cuesta con piedras inestables y a veces con barro. Es […]

    Continuar leyendo...

  • Y, de repente, entre viaje y viaje a lugares lejanos, vuelven los paseos apacibles cerca de casa. Son por lo general caminatas sin destino fijo, y sin límite de tiempo, que me permiten descubrir que también aquí tenemos rincones maravillosos. Cerca de Banyoles, por ejemplo, ha estallado una primavera de lujo que ha convertido el Pla de Martís en un encantador mar amarillo. Este año se llevan por aquí los cultivos de colza. Ignoro por qué, pero debe de ser porque hay de por medio […]

    El “mar amarillo” del Pla de Martís

    Y, de repente, entre viaje y viaje a lugares lejanos, vuelven los paseos apacibles cerca de casa. Son por lo general caminatas sin destino fijo, y sin límite de tiempo, que me permiten descubrir que también aquí tenemos rincones maravillosos. Cerca de Banyoles, por ejemplo, ha estallado una primavera de lujo que ha convertido el Pla de Martís en un encantador mar amarillo. Este año se llevan por aquí los cultivos de colza. Ignoro por qué, pero debe de ser porque hay de por medio […]

    Continuar leyendo...

  • No hay mejor modo de decir adiós a Bután que subiendo al santuario del Nido del Tigre, Taktshang Goemba. Desde la base, cerca de la ciudad de Paro, es una excursión relativamente corta (entre dos y tres horas), pero el camino es empinado y los más de 3.000 metros de altura aconsejan hacer un alto de vez en cuando. El lugar es impresionante. Visto desde el valle, colgado de las rocas, tiene la apariencia de un lugar soñado. El paisaje, cubierto de una fina capa […]

    Adiós desde el Nido del Tigre

    No hay mejor modo de decir adiós a Bután que subiendo al santuario del Nido del Tigre, Taktshang Goemba. Desde la base, cerca de la ciudad de Paro, es una excursión relativamente corta (entre dos y tres horas), pero el camino es empinado y los más de 3.000 metros de altura aconsejan hacer un alto de vez en cuando. El lugar es impresionante. Visto desde el valle, colgado de las rocas, tiene la apariencia de un lugar soñado. El paisaje, cubierto de una fina capa […]

    Continuar leyendo...

  • Lo más famoso de la apacible ciudad de Paro es probablemente el aeropuerto, ya que por él entran y salen los miles de turistas que llegan cada año a este país del Himalaya obsesionados con la felicidad. Pero Paro es mucho más. Es, por ejemplo, su calle principal, con casas bajas de arquitectura tradicional, o es el majestuoso dzong (mitad monasterio, mitad centro de gobierno) que la preside. Data del siglo XV y el río que fluye enfrente y las montañas nevadas del fondo le […]

    Días tranquilos en Paro

    Lo más famoso de la apacible ciudad de Paro es probablemente el aeropuerto, ya que por él entran y salen los miles de turistas que llegan cada año a este país del Himalaya obsesionados con la felicidad. Pero Paro es mucho más. Es, por ejemplo, su calle principal, con casas bajas de arquitectura tradicional, o es el majestuoso dzong (mitad monasterio, mitad centro de gobierno) que la preside. Data del siglo XV y el río que fluye enfrente y las montañas nevadas del fondo le […]

    Continuar leyendo...