Acerca del autor: Xavier Moret

Perfil
Es reportero de viajes de EL PERIÓDICO. En 1998 publicó su primer libro de viajes, "América, América", y en 2002 ganó el premio Grandes Viajeros con "La isla secreta", un libro sobre Islandia. Ha viajado, y sigue viajando, por los cinco continentes y ha publicado, además de otros libros de viajes, incontables reportajes. www.xaviermoret.com

Posts escritos por Xavier Moret

  • En Siargao, la vida es fácil. Las excursiones por las pequeñas islas de los alrededores te ofrecen unas playas maravillosas que parecen paraísos de bolsillo, como Naked Island, la isla en la que sólo hay arena blanca, agua transparente y fondos de coral. Daku es otra de las pequeñas islas que merece la pena visitar. Allí vive una comunidad de pescadores que buscan la sombra de las palmeras mientras limpian el pescado o entrenan a sus gallos de pelea. Más al sur, la cueva de […]

    Esperando la última ola en Siargao

    En Siargao, la vida es fácil. Las excursiones por las pequeñas islas de los alrededores te ofrecen unas playas maravillosas que parecen paraísos de bolsillo, como Naked Island, la isla en la que sólo hay arena blanca, agua transparente y fondos de coral. Daku es otra de las pequeñas islas que merece la pena visitar. Allí vive una comunidad de pescadores que buscan la sombra de las palmeras mientras limpian el pescado o entrenan a sus gallos de pelea. Más al sur, la cueva de […]

    Continuar leyendo...

  • En Siargao, una pequeña isla pegada a la gran isla de Mindanao, el paraíso parece estar más cerca. Para llegar hasta aquí hay que subirse a un avión en Manila que sobrevuela algunas de las más de siete mil islas que hay en Filipinas. Pasada hora y media aterrizamos en Surigao, al norte de Mindanao. Desde aquí, tres horas en barco nos llevan hasta el pequeño paraíso de Siargao. Siargao tiene sólo 430 kilómetros cuadrados, pero goza de unas playas y acantilados que la han […]

    Siargao, donde el paraíso está más cerca

    En Siargao, una pequeña isla pegada a la gran isla de Mindanao, el paraíso parece estar más cerca. Para llegar hasta aquí hay que subirse a un avión en Manila que sobrevuela algunas de las más de siete mil islas que hay en Filipinas. Pasada hora y media aterrizamos en Surigao, al norte de Mindanao. Desde aquí, tres horas en barco nos llevan hasta el pequeño paraíso de Siargao. Siargao tiene sólo 430 kilómetros cuadrados, pero goza de unas playas y acantilados que la han […]

    Continuar leyendo...

  • La isla de Palawan es una maravilla que invita a pensar que el paraíso existe y se encuentra en Filipinas. Una costa virgen, una vegetación exuberante, pequeñas islas y fondos de coral jalonan un paseo por esta isla que los españoles llamaron, se supone que por similitud fonética, isla de la Paragua. La capital de la isla, Puerto Princesa, es un conjunto de hoteles, restaurantes y bares que no tiene más virtud que tener cerca el aeropuerto. Para ver la auténtica belleza de Palawan hay […]

    El río subterráneo de Palawan

    La isla de Palawan es una maravilla que invita a pensar que el paraíso existe y se encuentra en Filipinas. Una costa virgen, una vegetación exuberante, pequeñas islas y fondos de coral jalonan un paseo por esta isla que los españoles llamaron, se supone que por similitud fonética, isla de la Paragua. La capital de la isla, Puerto Princesa, es un conjunto de hoteles, restaurantes y bares que no tiene más virtud que tener cerca el aeropuerto. Para ver la auténtica belleza de Palawan hay […]

    Continuar leyendo...

  • En Filipinas llaman la atención las muchas parroquias de la llamada Iglesia Ni Cristo. El nombre sorprende de entrada, porque parece decir que no las frecuenta ni dios. Pero, no van por ahí los tiros. “Ni”, en tagalo, significa “de”, con lo que tenemos que se trata de la Iglesia de Cristo. Esta original iglesia la fundó en 1914 el filipino Félix Manalo, con la intención de acercarla a la auténtica doctrina de Cristo. Le sucedió su hijo, Eraño Manalo, y a éste su hijo, […]

    La original Iglesia Ni Cristo

    En Filipinas llaman la atención las muchas parroquias de la llamada Iglesia Ni Cristo. El nombre sorprende de entrada, porque parece decir que no las frecuenta ni dios. Pero, no van por ahí los tiros. “Ni”, en tagalo, significa “de”, con lo que tenemos que se trata de la Iglesia de Cristo. Esta original iglesia la fundó en 1914 el filipino Félix Manalo, con la intención de acercarla a la auténtica doctrina de Cristo. Le sucedió su hijo, Eraño Manalo, y a éste su hijo, […]

    Continuar leyendo...

  • El viaje de Manila a Banaue son diez horas de carretera, con algunos atascos de por medio y circulación poco fluida. Por el camino, muchos arrozales, muchos triciclos y algunos pueblos que se alargan siguiendo la carretera. Se hace largo, pero a la llegada a Banaue, cuando estalla el verde de las terrazas de arroz escalonadas en la montaña, todo se da por bien invertido. El Hotel Banaue and Youth Hostel es una buena base para visitar las antiguas terrazas de arroz. A bordo de […]

    Las terrazas de arroz de Banaue

    El viaje de Manila a Banaue son diez horas de carretera, con algunos atascos de por medio y circulación poco fluida. Por el camino, muchos arrozales, muchos triciclos y algunos pueblos que se alargan siguiendo la carretera. Se hace largo, pero a la llegada a Banaue, cuando estalla el verde de las terrazas de arroz escalonadas en la montaña, todo se da por bien invertido. El Hotel Banaue and Youth Hostel es una buena base para visitar las antiguas terrazas de arroz. A bordo de […]

    Continuar leyendo...

  • En Manila la mayoría de apellidos son españoles, pero muy poca gente habla castellano. Cierto que Magallanes tomó posesión de las islas, en 1521, en nombre de España, y las llamó Filipinas en homenaje a Felipe II, pero ha llovido mucho desde entonces. Las islas fueron españolas hasta que en 1898 pasaron a Estados Unidos, que organizaron la enseñanza en inglés. Los gringos se quedaron hasta 1946, y ahí siguen los filipinos, hablando inglés y tagalo, además de 111 dialectos. Como lo que se lleva […]

    Filipinas y el lejano legado español

    En Manila la mayoría de apellidos son españoles, pero muy poca gente habla castellano. Cierto que Magallanes tomó posesión de las islas, en 1521, en nombre de España, y las llamó Filipinas en homenaje a Felipe II, pero ha llovido mucho desde entonces. Las islas fueron españolas hasta que en 1898 pasaron a Estados Unidos, que organizaron la enseñanza en inglés. Los gringos se quedaron hasta 1946, y ahí siguen los filipinos, hablando inglés y tagalo, además de 111 dialectos. Como lo que se lleva […]

    Continuar leyendo...

  • Lo malo de las Filipinas es que pillan lejos, muy lejos. Son seis horas de avión hasta Qatar y, después de una pausa poco oportuna en el territorio desabrido del aeropuerto, nueve más hasta Manila. Si a esto le sumamos el cambio de hora, llegas descompuesto. Lo bueno es que merece la pena viajar hasta allí. La bienvenida te la dan los numerosos jeepneys que nos cruzamos en el camino hacia el hotel.   Los jeepneys son un invento de Leonardo Sarao, un filipino con […]

    Los jeepneys te dan la bienvenida a Manila

    Lo malo de las Filipinas es que pillan lejos, muy lejos. Son seis horas de avión hasta Qatar y, después de una pausa poco oportuna en el territorio desabrido del aeropuerto, nueve más hasta Manila. Si a esto le sumamos el cambio de hora, llegas descompuesto. Lo bueno es que merece la pena viajar hasta allí. La bienvenida te la dan los numerosos jeepneys que nos cruzamos en el camino hacia el hotel.   Los jeepneys son un invento de Leonardo Sarao, un filipino con […]

    Continuar leyendo...

  • Hay meses en que los viajes se acumulan y te invade la sensación de que te estás viajando encima sin remedio. Después de Costa de Marfil, he estado unos días por el sur de Etiopía de la mano de un experto como Jordi García Guitart, de Terres Llunyanes. Ha sido un maravilloso viaje que relataré más adelante en el blog, ya que mañana mismo tengo que volar a Oslo. Regreso el domingo para irme el lunes a Filipinas… Inevitable: el síndrome “si hoy es martes […]

    De Etiopía a Oslo… y a Filipinas

    Hay meses en que los viajes se acumulan y te invade la sensación de que te estás viajando encima sin remedio. Después de Costa de Marfil, he estado unos días por el sur de Etiopía de la mano de un experto como Jordi García Guitart, de Terres Llunyanes. Ha sido un maravilloso viaje que relataré más adelante en el blog, ya que mañana mismo tengo que volar a Oslo. Regreso el domingo para irme el lunes a Filipinas… Inevitable: el síndrome “si hoy es martes […]

    Continuar leyendo...

  • En cuestiones de decadencia, como en casi todo, hay un punto de no retorno. La decadencia tiene su encanto mientras no rebase unos límites, pero cuando va un poco más allá puede convertirse en ruina. Grand Bassam, la ciudad marfileña declarada Patrimonio de la Humanidad en 2012, está justo en este punto en el que los edificios coloniales, asediados por el paso del tiempo, la humedad, la desidia y la maleza, tienen aún un encanto innegable. Un paso más, sin embargo, y el encanto se […]

    La encantadora decadencia de Grand Bassam

    En cuestiones de decadencia, como en casi todo, hay un punto de no retorno. La decadencia tiene su encanto mientras no rebase unos límites, pero cuando va un poco más allá puede convertirse en ruina. Grand Bassam, la ciudad marfileña declarada Patrimonio de la Humanidad en 2012, está justo en este punto en el que los edificios coloniales, asediados por el paso del tiempo, la humedad, la desidia y la maleza, tienen aún un encanto innegable. Un paso más, sin embargo, y el encanto se […]

    Continuar leyendo...

  • Abidján es una gran ciudad típicamente africana, difícil de entender a primera vista, a caballo entre el mar y la laguna. Sea como sea, lo que más me llama la atención es la cantidad de gente que acude a lavar la ropa a orillas del riachuelo Banco. Para secar la colada, no problem: lo mejor es tenderla con esmero sobre la hierba y los arbustos. Abidjan tiene un puerto enorme y viven en ella entre tres y cinco millones de habitantes, aunque hay quien eleva […]

    Lavar la ropa en Abidjan

    Abidján es una gran ciudad típicamente africana, difícil de entender a primera vista, a caballo entre el mar y la laguna. Sea como sea, lo que más me llama la atención es la cantidad de gente que acude a lavar la ropa a orillas del riachuelo Banco. Para secar la colada, no problem: lo mejor es tenderla con esmero sobre la hierba y los arbustos. Abidjan tiene un puerto enorme y viven en ella entre tres y cinco millones de habitantes, aunque hay quien eleva […]

    Continuar leyendo...