Me voy a Mongolia

Pues, nada, que me voy para Mongolia. Estuve a punto de viajar allí un par de veces, pero a última hora ocurrió algo inesperado que me obligó a cancelar el viaje. Pero, se acabó; por lo menos eso espero. Cruzo los dedos hasta romperme las falanges porque mañana tengo que coger un vuelo para allá. Confío en despertarme en Ulan Bator, con la estepa a un paso y la vida nómada al alcance. Antes de partir, he hecho lo de siempre: estudiar un mapa que, aunque al principio era sólo un pedazo de papel, se ha transformado en algo cálido a medida que he ido situando en él los lugares que visitaré.
mongolia mapa
Vamos a los datos: Mongolia tiene una superficie de 1.564.000 kilómetros cuadrados, tres veces la superficie de España. El número de habitantes es 2.800.000, a los que hay que añadir 3.000.000 de caballos y centenares de miles de camellos. Un 45% de la población humana vive en Ulan Bator, la capital; un 30% son nómadas que se reparten con los caballos, las cabras y los camellos la estepa y el desierto. Su bandera consta de tres franjas verticales: azul en el centro y rojas a ambos lados. A la izquierda se ve el símbolo Soyombo, un ideograma que se asocia con el fuego y el éxito.
Mongolia bandera
Antes de marchar, he vuelto a mirar Historia del camello que llora (2003), una película de Byambasuren Davaa. Es una buena introducción a Mongolia, a la estepa, a los nómadas y a una vida dura que no cesa. Para leer en el avión me llevo una novela, Canadá, de Richard Ford, y el último número de la revista Mongolia. Ya sé que Canadá induce al despiste geográfico, pero me está gustando. En cuanto a la revista, por supuesto que no tiene nada que ver con este lejano país, pero por lo menos me echaré unas risas con su humor a toda prueba. Aquí y en Mongolia.
Temas ,