Mercados beduinos, fortalezas y “uedis”

Un viaje por Omán ofrece, además de la posibilidad de atravesar el desierto y de bañarse en el Índico, la visión de unas fortalezas impresionantes, de mercados beduinos en los que el tráfico de camellos es una constante y, de vez en cuando, la tentación de adentrarse en un río, un uedi, en el que el frescor del agua resulta siempre una bendición. Si tienes la suerte de encontrar un mercado como el de Sinaw, que se celebra los viernes, la fiesta es absoluta, ya que a los rostros bíblicos de los beduinos se suman las máscaras de distintos estilos de las mujeres.
IMG_4667El mercado transmite una sensación de autenticidad difícil de superar. La venta de camellos y cabras se mantiene, y también la de armas, que suelen ofrecer vendedores de ropaje blanco, alfanje en el cinto y bastón de mando en la mano.
IMG_4528

Un baño en un uedi, cuando el calor aprieta, sirve para recargar las baterías para visitar una fortaleza como la de Bahla, impresionante junto al oasis y al pie de las montañas. Y es que Omán da para mucho.

Temas