Panamá (5): Río arriba

No es fácil llegar a la comunidad Candí Yala, una de las más aisladas de los kuna. De las 49 comunidades kuna que hay en Panamá, ésta es una de las 9 que se encuentra en la costa, pero es imposible llegar en vehículo. La elección es sencilla: o caminar dos horas y media por la selva o remontar el río. Yo elegí la segunda, pero no tardaron en surgir los problemas: el río bajaba con poca agua y en algunos tramos había que bajar para aligerar peso, para empujar o para tirar de una cuerda desde la orilla.
A pesar de todo, después de dos horas y media de río, conseguimos llegar a nuestro destino. Después todo fue fácil: una caminata de un cuarto de hora por la selva y ya estábamos en Candí Yala, un poblado de chozas, una escuela “de concreto” de la que se sienten muy orgullosos, kunas que nos observaban extrañados y niños que jugaban en el patio más extenso del mundo.
 El sayla, el jefe de la comunidad, no recibió con una sonrisa, tal como manda el protocolo, y nos contó algunas curiosidades de la tradición kuna. Me gustó que llevara corbata y chanclas, y que no se disfrazara de indio para recibirnos.
 Como ceremonia de bienvenida, los niños bailaron danzas tradicionales y las mujeres lucieron sus vestidos de colores y sus tradicionales adornos de oro.
 
Regreso por el mismo río.