Asia Archivo

  • En Siargao, una pequeña isla pegada a la gran isla de Mindanao, el paraíso parece estar más cerca. Para llegar hasta aquí hay que subirse a un avión en Manila que sobrevuela algunas de las más de siete mil islas que hay en Filipinas. Pasada hora y media aterrizamos en Surigao, al norte de Mindanao. Desde aquí, tres horas en barco nos llevan hasta el pequeño paraíso de Siargao. Siargao tiene sólo 430 kilómetros cuadrados, pero goza de unas playas y acantilados que la han […]

    Siargao, donde el paraíso está más cerca

    En Siargao, una pequeña isla pegada a la gran isla de Mindanao, el paraíso parece estar más cerca. Para llegar hasta aquí hay que subirse a un avión en Manila que sobrevuela algunas de las más de siete mil islas que hay en Filipinas. Pasada hora y media aterrizamos en Surigao, al norte de Mindanao. Desde aquí, tres horas en barco nos llevan hasta el pequeño paraíso de Siargao. Siargao tiene sólo 430 kilómetros cuadrados, pero goza de unas playas y acantilados que la han […]

    Continuar leyendo...

  • En Filipinas llaman la atención las muchas parroquias de la llamada Iglesia Ni Cristo. El nombre sorprende de entrada, porque parece decir que no las frecuenta ni dios. Pero, no van por ahí los tiros. “Ni”, en tagalo, significa “de”, con lo que tenemos que se trata de la Iglesia de Cristo. Esta original iglesia la fundó en 1914 el filipino Félix Manalo, con la intención de acercarla a la auténtica doctrina de Cristo. Le sucedió su hijo, Eraño Manalo, y a éste su hijo, […]

    La original Iglesia Ni Cristo

    En Filipinas llaman la atención las muchas parroquias de la llamada Iglesia Ni Cristo. El nombre sorprende de entrada, porque parece decir que no las frecuenta ni dios. Pero, no van por ahí los tiros. “Ni”, en tagalo, significa “de”, con lo que tenemos que se trata de la Iglesia de Cristo. Esta original iglesia la fundó en 1914 el filipino Félix Manalo, con la intención de acercarla a la auténtica doctrina de Cristo. Le sucedió su hijo, Eraño Manalo, y a éste su hijo, […]

    Continuar leyendo...

  • El viaje de Manila a Banaue son diez horas de carretera, con algunos atascos de por medio y circulación poco fluida. Por el camino, muchos arrozales, muchos triciclos y algunos pueblos que se alargan siguiendo la carretera. Se hace largo, pero a la llegada a Banaue, cuando estalla el verde de las terrazas de arroz escalonadas en la montaña, todo se da por bien invertido. El Hotel Banaue and Youth Hostel es una buena base para visitar las antiguas terrazas de arroz. A bordo de […]

    Las terrazas de arroz de Banaue

    El viaje de Manila a Banaue son diez horas de carretera, con algunos atascos de por medio y circulación poco fluida. Por el camino, muchos arrozales, muchos triciclos y algunos pueblos que se alargan siguiendo la carretera. Se hace largo, pero a la llegada a Banaue, cuando estalla el verde de las terrazas de arroz escalonadas en la montaña, todo se da por bien invertido. El Hotel Banaue and Youth Hostel es una buena base para visitar las antiguas terrazas de arroz. A bordo de […]

    Continuar leyendo...

  • En Manila la mayoría de apellidos son españoles, pero muy poca gente habla castellano. Cierto que Magallanes tomó posesión de las islas, en 1521, en nombre de España, y las llamó Filipinas en homenaje a Felipe II, pero ha llovido mucho desde entonces. Las islas fueron españolas hasta que en 1898 pasaron a Estados Unidos, que organizaron la enseñanza en inglés. Los gringos se quedaron hasta 1946, y ahí siguen los filipinos, hablando inglés y tagalo, además de 111 dialectos. Como lo que se lleva […]

    Filipinas y el lejano legado español

    En Manila la mayoría de apellidos son españoles, pero muy poca gente habla castellano. Cierto que Magallanes tomó posesión de las islas, en 1521, en nombre de España, y las llamó Filipinas en homenaje a Felipe II, pero ha llovido mucho desde entonces. Las islas fueron españolas hasta que en 1898 pasaron a Estados Unidos, que organizaron la enseñanza en inglés. Los gringos se quedaron hasta 1946, y ahí siguen los filipinos, hablando inglés y tagalo, además de 111 dialectos. Como lo que se lleva […]

    Continuar leyendo...

  • Lo malo de las Filipinas es que pillan lejos, muy lejos. Son seis horas de avión hasta Qatar y, después de una pausa poco oportuna en el territorio desabrido del aeropuerto, nueve más hasta Manila. Si a esto le sumamos el cambio de hora, llegas descompuesto. Lo bueno es que merece la pena viajar hasta allí. La bienvenida te la dan los numerosos jeepneys que nos cruzamos en el camino hacia el hotel.   Los jeepneys son un invento de Leonardo Sarao, un filipino con […]

    Los jeepneys te dan la bienvenida a Manila

    Lo malo de las Filipinas es que pillan lejos, muy lejos. Son seis horas de avión hasta Qatar y, después de una pausa poco oportuna en el territorio desabrido del aeropuerto, nueve más hasta Manila. Si a esto le sumamos el cambio de hora, llegas descompuesto. Lo bueno es que merece la pena viajar hasta allí. La bienvenida te la dan los numerosos jeepneys que nos cruzamos en el camino hacia el hotel.   Los jeepneys son un invento de Leonardo Sarao, un filipino con […]

    Continuar leyendo...

  • Asociamos Shangri-la con la utopía, con un mundo aparte en el que la felicidad está al alcance, pero el nombre de Shanrgi-la fue usurpado hace años por una cadena hotelera que pretendió asociarlo al lujo oriental. No nos engañemos: felicidad y lujo son cosas muy diferentes. Llego a Shangri-la, en la provincia de Yunnan, no muy lejos del Tíbet, sabiendo que hay algo de trampa en este lugar. Fue el novelista británico James Hilton quien en 1933, en la novela Horizontes perdidos, escribió por primera […]

    Un lugar mágico llamado Shangri-la

    Asociamos Shangri-la con la utopía, con un mundo aparte en el que la felicidad está al alcance, pero el nombre de Shanrgi-la fue usurpado hace años por una cadena hotelera que pretendió asociarlo al lujo oriental. No nos engañemos: felicidad y lujo son cosas muy diferentes. Llego a Shangri-la, en la provincia de Yunnan, no muy lejos del Tíbet, sabiendo que hay algo de trampa en este lugar. Fue el novelista británico James Hilton quien en 1933, en la novela Horizontes perdidos, escribió por primera […]

    Continuar leyendo...

  • Vista desde las alturas, Lijiang parece una ciudad de cuento. Los tejados grises y uniformes de sus bellas casas de piedra, con las altas montañas al fondo, le otorgan una consistencia etérea, como si hubiera surgido de un sueño. Cuando desciendes a la ciudad, al atardecer, esperas que el sueño se prolongue, pero no tarda en convertirse en una especie de pesadilla. Lijiang, una de las ciudades más bien conservadas de la provincia de Yunnan, con sus calles empedradas sin coches y sus más de […]

    Lijiang, una ciudad de cuento

    Vista desde las alturas, Lijiang parece una ciudad de cuento. Los tejados grises y uniformes de sus bellas casas de piedra, con las altas montañas al fondo, le otorgan una consistencia etérea, como si hubiera surgido de un sueño. Cuando desciendes a la ciudad, al atardecer, esperas que el sueño se prolongue, pero no tarda en convertirse en una especie de pesadilla. Lijiang, una de las ciudades más bien conservadas de la provincia de Yunnan, con sus calles empedradas sin coches y sus más de […]

    Continuar leyendo...

  • Los chinos no se andan con rodeos: si un lugar merece el nombre de Garganta del Salto del Tigre hay que poner la estatua de un tigre en algún lugar. Hay una, por tanto, a la entrada de la gran atracción de la provincia de Yunnan, calificada AAAA según el criterio oficial. Aunque le falte una A para alcanzar la perfección turística, cada año acuden a esta impresionante garganta millones de turistas. A lo largo de quince kilómetros, el río Yangtsé se abre paso entre […]

    El Salto del Tigre

    Los chinos no se andan con rodeos: si un lugar merece el nombre de Garganta del Salto del Tigre hay que poner la estatua de un tigre en algún lugar. Hay una, por tanto, a la entrada de la gran atracción de la provincia de Yunnan, calificada AAAA según el criterio oficial. Aunque le falte una A para alcanzar la perfección turística, cada año acuden a esta impresionante garganta millones de turistas. A lo largo de quince kilómetros, el río Yangtsé se abre paso entre […]

    Continuar leyendo...

  • A la entrada de Shaxi hay un monumento con caballos y arrieros que recuerdan que la riqueza de la población viene de la antigua Ruta del Te, que unía Yunnan con el Tíbet, por caminos de herradura, para comerciar con el famoso te que se cultiva en esta región. Alrededor de Shaxi, sin embargo, no hay campos de te; sólo un precioso valle lleno de arrozales y un río de aguas tranquilas. En el río hay un bello puente que se diría que está para […]

    El puente, la plaza, el mercado y la calma de Shaxi

    A la entrada de Shaxi hay un monumento con caballos y arrieros que recuerdan que la riqueza de la población viene de la antigua Ruta del Te, que unía Yunnan con el Tíbet, por caminos de herradura, para comerciar con el famoso te que se cultiva en esta región. Alrededor de Shaxi, sin embargo, no hay campos de te; sólo un precioso valle lleno de arrozales y un río de aguas tranquilas. En el río hay un bello puente que se diría que está para […]

    Continuar leyendo...

  • La ciudad de Dali, situada a unos 300 kilómetros de Kunming, la capital de Yunnan, es una meca turística desde hace años. Los viajeros independientes solían ir allí, con la mochila a la espalda, en busca de lo auténtico, pero en los últimos años el turismo ha aumentado a niveles increíbles. Sea como sea, a pesar de las multitudes, Dali sigue siendo una ciudad bonita, con hoteles con encanto (como el Fairlyland), ambiente tranquilo, un mercado lleno de colorido y restaurantes que muestran en la […]

    Excelencia de la comida en Dali (Yunnan)

    La ciudad de Dali, situada a unos 300 kilómetros de Kunming, la capital de Yunnan, es una meca turística desde hace años. Los viajeros independientes solían ir allí, con la mochila a la espalda, en busca de lo auténtico, pero en los últimos años el turismo ha aumentado a niveles increíbles. Sea como sea, a pesar de las multitudes, Dali sigue siendo una ciudad bonita, con hoteles con encanto (como el Fairlyland), ambiente tranquilo, un mercado lleno de colorido y restaurantes que muestran en la […]

    Continuar leyendo...