Bután Archivo

  • No hay mejor modo de decir adiós a Bután que subiendo al santuario del Nido del Tigre, Taktshang Goemba. Desde la base, cerca de la ciudad de Paro, es una excursión relativamente corta (entre dos y tres horas), pero el camino es empinado y los más de 3.000 metros de altura aconsejan hacer un alto de vez en cuando. El lugar es impresionante. Visto desde el valle, colgado de las rocas, tiene la apariencia de un lugar soñado. El paisaje, cubierto de una fina capa […]

    Adiós desde el Nido del Tigre

    No hay mejor modo de decir adiós a Bután que subiendo al santuario del Nido del Tigre, Taktshang Goemba. Desde la base, cerca de la ciudad de Paro, es una excursión relativamente corta (entre dos y tres horas), pero el camino es empinado y los más de 3.000 metros de altura aconsejan hacer un alto de vez en cuando. El lugar es impresionante. Visto desde el valle, colgado de las rocas, tiene la apariencia de un lugar soñado. El paisaje, cubierto de una fina capa […]

    Continuar leyendo...

  • Lo más famoso de la apacible ciudad de Paro es probablemente el aeropuerto, ya que por él entran y salen los miles de turistas que llegan cada año a este país del Himalaya obsesionados con la felicidad. Pero Paro es mucho más. Es, por ejemplo, su calle principal, con casas bajas de arquitectura tradicional, o es el majestuoso dzong (mitad monasterio, mitad centro de gobierno) que la preside. Data del siglo XV y el río que fluye enfrente y las montañas nevadas del fondo le […]

    Días tranquilos en Paro

    Lo más famoso de la apacible ciudad de Paro es probablemente el aeropuerto, ya que por él entran y salen los miles de turistas que llegan cada año a este país del Himalaya obsesionados con la felicidad. Pero Paro es mucho más. Es, por ejemplo, su calle principal, con casas bajas de arquitectura tradicional, o es el majestuoso dzong (mitad monasterio, mitad centro de gobierno) que la preside. Data del siglo XV y el río que fluye enfrente y las montañas nevadas del fondo le […]

    Continuar leyendo...

  • Ignoro qué tanto por ciento de los 38.000 kilómetros cuadrados de Bután corresponde a la montaña. Muy elevado, seguro. En el Himalaya es así. Pero es en los valles donde encuentras la explosión de vida. Junto a los ríos de aguas bravas hay una tierra fértil donde se cultiva arroz. Una contradicción, por cierto: mientras que en todo el país está prohibido fumar, las plantas de marihuana crecen libremente en el monte, aunque es obvio el señor de la foto prefiere otras hojas para alimentar […]

    Caminando por los campos de Bután

    Ignoro qué tanto por ciento de los 38.000 kilómetros cuadrados de Bután corresponde a la montaña. Muy elevado, seguro. En el Himalaya es así. Pero es en los valles donde encuentras la explosión de vida. Junto a los ríos de aguas bravas hay una tierra fértil donde se cultiva arroz. Una contradicción, por cierto: mientras que en todo el país está prohibido fumar, las plantas de marihuana crecen libremente en el monte, aunque es obvio el señor de la foto prefiere otras hojas para alimentar […]

    Continuar leyendo...

  • Cada día que pasa pienso a ver si tendrán razón los habitantes de Bután cuando dicen que ellos tienen el copyright de la felicidad. Cuando paseas por el valle de Punakha, entre campos de arroz, templos, monasterios y gente que sonríe, te invade la sensación de que aquí son felices. Quizás porque no tuvieron televisión hasta 1999, o por aquello de la Felicidad Nacional Bruta. De vez en cuando, te sorprende descubrir una casa con un gran falo dibujado en la fachada. Lo hacen, dicen, […]

    La falicidad, “made in Bután”

    Cada día que pasa pienso a ver si tendrán razón los habitantes de Bután cuando dicen que ellos tienen el copyright de la felicidad. Cuando paseas por el valle de Punakha, entre campos de arroz, templos, monasterios y gente que sonríe, te invade la sensación de que aquí son felices. Quizás porque no tuvieron televisión hasta 1999, o por aquello de la Felicidad Nacional Bruta. De vez en cuando, te sorprende descubrir una casa con un gran falo dibujado en la fachada. Lo hacen, dicen, […]

    Continuar leyendo...

  • Cuando llegas al valle de Punakha, a unos 1.800 metros de altura, entiendes porque a Bután lo llaman “el nuevo Shangri-la”. Hay algo mágico en este extenso valle lleno de templos, monasterios y campos de arroz, con un ancho río, casas rematadas con madera pintada, banderolas budistas y el impresionante dzong, mitad monasterio, mitad centro administrativo, que ejerce de capital de invierno. Visto desde fuera, el dzong de Punakha impresiona. Está situado en la confluencia de dos ríos que bajan de las cumbres del Himalaya. […]

    Punakha, el shangri-la de Bután

    Cuando llegas al valle de Punakha, a unos 1.800 metros de altura, entiendes porque a Bután lo llaman “el nuevo Shangri-la”. Hay algo mágico en este extenso valle lleno de templos, monasterios y campos de arroz, con un ancho río, casas rematadas con madera pintada, banderolas budistas y el impresionante dzong, mitad monasterio, mitad centro administrativo, que ejerce de capital de invierno. Visto desde fuera, el dzong de Punakha impresiona. Está situado en la confluencia de dos ríos que bajan de las cumbres del Himalaya. […]

    Continuar leyendo...

  • El Gangkhar Puensum, la montaña más alta de Bután, mide 7.540 metros. Es alta, muy alta; no en vano estamos en el corazón del Himalaya. De hecho, Bután es una sucesión de montañas y valles (más montañas que valles), lo que provoca que en los desplazamientos por el país tengas que circular por carreteras serpentinas en las que siempre hay algún paso de montaña que se eleva por encima de los 3.000 metros. Un ejemplo: el Dochula Pass, a unos treinta kilómetros de Thimphu. Se […]

    Entre picos de más de 7.000 metros

    El Gangkhar Puensum, la montaña más alta de Bután, mide 7.540 metros. Es alta, muy alta; no en vano estamos en el corazón del Himalaya. De hecho, Bután es una sucesión de montañas y valles (más montañas que valles), lo que provoca que en los desplazamientos por el país tengas que circular por carreteras serpentinas en las que siempre hay algún paso de montaña que se eleva por encima de los 3.000 metros. Un ejemplo: el Dochula Pass, a unos treinta kilómetros de Thimphu. Se […]

    Continuar leyendo...

  • En Thimphu, la capital de Bután, te comentan con orgullo que no hay ningún semáforo en sus calles. No sé si esto contribuye a la felicidad, pero lo cierto es que no hay atascos en Bután. Claro que son sólo 600.000 (50.000 en Thimphu) en un país del tamaño de Suiza, aunque con montañas más altas. En cualquier caso, en la esquina principal de Thimphu los guardias no parecen muy agobiados con el tráfico.   A la salida de Thimphu, por cierto, hay la única […]

    Thimphu, una capital sin semáforos

    En Thimphu, la capital de Bután, te comentan con orgullo que no hay ningún semáforo en sus calles. No sé si esto contribuye a la felicidad, pero lo cierto es que no hay atascos en Bután. Claro que son sólo 600.000 (50.000 en Thimphu) en un país del tamaño de Suiza, aunque con montañas más altas. En cualquier caso, en la esquina principal de Thimphu los guardias no parecen muy agobiados con el tráfico.   A la salida de Thimphu, por cierto, hay la única […]

    Continuar leyendo...

  • El vuelo de Katmandú a Paro, el aeropuerto internacional de Bután, es un buen prólogo para introducirse en la geografía de Bután, un reino oculto entre los altos picos del Himalaya. Michel Peissel escribió en 1971 un libro titulado Bután secreto, y hay que admitir que este pequeño país, poblado tan sólo por 600.000 personas, sigue teniendo mucho misterio. Su nombre en butanés es Druk Yul, que significa “la tierra del trueno del dragón”, y la única compañía aérea que vuela hasta allí, con un […]

    Bután, la felicidad a 250 dólares por día

    El vuelo de Katmandú a Paro, el aeropuerto internacional de Bután, es un buen prólogo para introducirse en la geografía de Bután, un reino oculto entre los altos picos del Himalaya. Michel Peissel escribió en 1971 un libro titulado Bután secreto, y hay que admitir que este pequeño país, poblado tan sólo por 600.000 personas, sigue teniendo mucho misterio. Su nombre en butanés es Druk Yul, que significa “la tierra del trueno del dragón”, y la única compañía aérea que vuela hasta allí, con un […]

    Continuar leyendo...