Nagorno Karabakh Archivo

  • Cuando en febrero de 1988 el Parlamento de Nagorno Karabakh votó a favor de la unión con Armenia, estalló un conflicto con Azerbaiyán que se prolongó hasta el alto el fuego de 1994. Durante estos años hubo guerra en este territorio montañoso del Cáucaso, de mayoría armenia, adscrito por la URSS a Azerbaiyán años atrás. Hubo una larga guerra en las montañas y numerosas víctimas, y todavía hoy pueden verse muchas casas destruidas y pueblos vacíos después de que los azeríes se vieran forzados a […]

    Aquella guerra de Nagorno Karabakh

    Cuando en febrero de 1988 el Parlamento de Nagorno Karabakh votó a favor de la unión con Armenia, estalló un conflicto con Azerbaiyán que se prolongó hasta el alto el fuego de 1994. Durante estos años hubo guerra en este territorio montañoso del Cáucaso, de mayoría armenia, adscrito por la URSS a Azerbaiyán años atrás. Hubo una larga guerra en las montañas y numerosas víctimas, y todavía hoy pueden verse muchas casas destruidas y pueblos vacíos después de que los azeríes se vieran forzados a […]

    Continuar leyendo...

  • Nagorno Karabakh es un pequeño país, o no país, del Cáucaso, de tan sólo 4.400 kilómetros cuadrados, con montañas, muchas montañas, muchísimas montañas. En 1994 proclamaron la independencia y ahora viven allí unos 140.000 habitantes. No es mucho. Por eso el Gobierno ofrece incentivos a las parejas que tengan hijos, y por eso en 2008 un millonario de la diáspora pagó un festejo por todo lo alto en el que setecientas parejas se casaron el mismo día. Y después: ¡hala, a reproducirse!. En eso están, […]

    Nagorno Karabakh: montañas, bodas y ajedrez

    Nagorno Karabakh es un pequeño país, o no país, del Cáucaso, de tan sólo 4.400 kilómetros cuadrados, con montañas, muchas montañas, muchísimas montañas. En 1994 proclamaron la independencia y ahora viven allí unos 140.000 habitantes. No es mucho. Por eso el Gobierno ofrece incentivos a las parejas que tengan hijos, y por eso en 2008 un millonario de la diáspora pagó un festejo por todo lo alto en el que setecientas parejas se casaron el mismo día. Y después: ¡hala, a reproducirse!. En eso están, […]

    Continuar leyendo...

  • A Stepanakert, la capital de Nagorno Karabakh, se llega por una carretera financiada por millonarios de la diáspora armenia. El último tramo, según reza un gran cartel, se debe a la generosidad de la Comunidad Armenia Argentina. Es una muestra más de que, sin el dinero de la diáspora, tanto Armenia como Nagorno Karabakh lo tendrían difícil para salir adelante. En el centro de la capital, el lifting que se esfuerza en disimular las cicatrices de la guerra ha dejado un centro presentable, con una […]

    Stepanakert y la pizza de hierbas

    A Stepanakert, la capital de Nagorno Karabakh, se llega por una carretera financiada por millonarios de la diáspora armenia. El último tramo, según reza un gran cartel, se debe a la generosidad de la Comunidad Armenia Argentina. Es una muestra más de que, sin el dinero de la diáspora, tanto Armenia como Nagorno Karabakh lo tendrían difícil para salir adelante. En el centro de la capital, el lifting que se esfuerza en disimular las cicatrices de la guerra ha dejado un centro presentable, con una […]

    Continuar leyendo...

  • Aunque Nagorno Karabakh se proclama independiente, la ONU no lo incluye en su listado oficial de estados. Ahora raramente aparece en las noticias, pero sí lo hacía en los años noventa, cuando azeríes y armenios libraron una guerra que acabó ganando Armenia en 1994. Desde entonces, Nagorno Karabakh parece vivir en tierra de nadie, por lo que no me extraña que una espesa niebla envuelva este no país a mi llegada, difuminando los perfiles de los edificios y las siluetas de sus habitantes. Las demasiadas […]

    Nagorno Karabakh, envuelto en niebla

    Aunque Nagorno Karabakh se proclama independiente, la ONU no lo incluye en su listado oficial de estados. Ahora raramente aparece en las noticias, pero sí lo hacía en los años noventa, cuando azeríes y armenios libraron una guerra que acabó ganando Armenia en 1994. Desde entonces, Nagorno Karabakh parece vivir en tierra de nadie, por lo que no me extraña que una espesa niebla envuelva este no país a mi llegada, difuminando los perfiles de los edificios y las siluetas de sus habitantes. Las demasiadas […]

    Continuar leyendo...