Uzbekistán Archivo

  • De Khiva a Bukhara hay 480 kilómetros. Por autopista podrían hacerse en unas cinco horas, pero el problema es que la autopista no estará lista hasta el 2014. Mientras, el recorrido se hace por la vieja carretera, llena de baches y desvíos, con tramos destrozados por el paso de camiones y maquinaria pesada. Resultado: el trayecto se hace en once horas, yendo bien.         A la salida de Khiva vemos campos de algodón, el oro blanco de Uzbekistán, y furgonetas de fabricación coreana que se […]

    Uzbekistán (5): Oxus, el río que cruzó Alejandro Magno

    De Khiva a Bukhara hay 480 kilómetros. Por autopista podrían hacerse en unas cinco horas, pero el problema es que la autopista no estará lista hasta el 2014. Mientras, el recorrido se hace por la vieja carretera, llena de baches y desvíos, con tramos destrozados por el paso de camiones y maquinaria pesada. Resultado: el trayecto se hace en once horas, yendo bien.         A la salida de Khiva vemos campos de algodón, el oro blanco de Uzbekistán, y furgonetas de fabricación coreana que se […]

    Continuar leyendo...

  • Escribe Colin Thubron en El corazón perdido de Asiaque Khiva “había sido restaurada implacablemente bajo el régimen soviético y la habían despojado de vida”. Y añade: “Sentí que en el interior de sus murallas nunca había pasado, ni nunca pasaría nada”.        Thubron estuvo en Khiva en los primeros noventa, cuando Uzbekistán acababa de independizarse, y seguro que su descripción era entonces exacta. Sin embargo, yo me encontré con una ciudad muy distinta, en la que supongo que el paso de los años había contribuido […]

    Uzbekistán (4): Una boda en Khiva

    Escribe Colin Thubron en El corazón perdido de Asiaque Khiva “había sido restaurada implacablemente bajo el régimen soviético y la habían despojado de vida”. Y añade: “Sentí que en el interior de sus murallas nunca había pasado, ni nunca pasaría nada”.        Thubron estuvo en Khiva en los primeros noventa, cuando Uzbekistán acababa de independizarse, y seguro que su descripción era entonces exacta. Sin embargo, yo me encontré con una ciudad muy distinta, en la que supongo que el paso de los años había contribuido […]

    Continuar leyendo...

  • Hoy toca volar a Urgench. Me levantó a las 4.30 y me dirijo como un zombie al aeropuerto, donde no me esperan buenas noticias: cuando voy a facturar, un funcionario arisco me informa de que mi nombre no está en la lista de pasajeros. Le digo que he hecho la reserva desde Barcelona y que por favor lo consulte de nuevo, pero no hay nada que hacer. Recurro a su superior y también me ningunea.          Por suerte, desde hoy no viajo solo. La agencia […]

    Uzbekistan (3): Vuelo a Urgench

    Hoy toca volar a Urgench. Me levantó a las 4.30 y me dirijo como un zombie al aeropuerto, donde no me esperan buenas noticias: cuando voy a facturar, un funcionario arisco me informa de que mi nombre no está en la lista de pasajeros. Le digo que he hecho la reserva desde Barcelona y que por favor lo consulte de nuevo, pero no hay nada que hacer. Recurro a su superior y también me ningunea.          Por suerte, desde hoy no viajo solo. La agencia […]

    Continuar leyendo...

  • <!–[if !mso]><![endif]–> Paseando por Tashkent se me ocurre una frase para una novela: “Era una chica tan triste como una ciudad soviética”. ¿Por qué será? Calles sin vida, gente alicaída, tiendas vacías, bloques de apartamentos con enormes números pintados en la fachada, un metro lúgubre… En 1966 un terremoto destruyó Tashkent. Se apresuraron a reconstruir la ciudad, pero se olvidaron de ponerle unas dosis de encanto. Sólo en la Ciudad Vieja las mezquitas, mausoleos y madrazas parecen reivindicar un poco de alma.             En 1991, […]

    Uzbekistán (2): Triste Tashkent

    <!–[if !mso]><![endif]–> Paseando por Tashkent se me ocurre una frase para una novela: “Era una chica tan triste como una ciudad soviética”. ¿Por qué será? Calles sin vida, gente alicaída, tiendas vacías, bloques de apartamentos con enormes números pintados en la fachada, un metro lúgubre… En 1966 un terremoto destruyó Tashkent. Se apresuraron a reconstruir la ciudad, pero se olvidaron de ponerle unas dosis de encanto. Sólo en la Ciudad Vieja las mezquitas, mausoleos y madrazas parecen reivindicar un poco de alma.             En 1991, […]

    Continuar leyendo...

  • Teniendo en cuenta que estaré unos días en stand by, recupero para el blog las notas de un viaje a Uzbekistán del pasado noviembre. Un viaje extraño, con rusos, ucranianos y vodka de por medio. Además de uzbekos, claro. Para empezar, aunque el visado es obligatorio, viajé allí sin él. Después de cruzarme unos cuantos e-mails contradictorios con una agencia uzbeka, al final me dijeron que se había agotado el tiempo para la burocracia, que subiera al avión y mirarían de arreglarlo a mi llegada […]

    Uzbekistán (1): Llegada a Tashkent

    Teniendo en cuenta que estaré unos días en stand by, recupero para el blog las notas de un viaje a Uzbekistán del pasado noviembre. Un viaje extraño, con rusos, ucranianos y vodka de por medio. Además de uzbekos, claro. Para empezar, aunque el visado es obligatorio, viajé allí sin él. Después de cruzarme unos cuantos e-mails contradictorios con una agencia uzbeka, al final me dijeron que se había agotado el tiempo para la burocracia, que subiera al avión y mirarían de arreglarlo a mi llegada […]

    Continuar leyendo...